Novaltea  ALTEA (Alicante – España)

 

 E-mail ediciones@novaltea.es

 

INICIO

SECCIONES

COLABORACIONES

 

Nuestra política, nuestra economía, nuestro trabajo...

 

Narrativa

 

Versos

 

Comentarios de Textos

 

FORO LITERARIO

 

LITERATURA y

noticias de colaboradores

 

 

OTRAS SECCIONES

 

 

PUBLICACIONES NOVALTEA

 

 

ANUNCIOS

 

 

PLÁSTICAS

 

 

MÚSICA

 

 

 

 

 

 

 

 

      VISITANTES

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

PÁGINA 1

Ir a página 2 

 

Sólo los autores de los textos son responsables de su contenido. Por iniciativa de sus autores, esta editorial se limita a hacer públicos sus textos.

Para contactar con los autores, no duden en en dirigirse a nuestro correo electrónico. Nosotros haremos de enlace inicial.

 

Novaltea Ediciones agradece encarecidamente la amplísima respuesta que estamos recibiendo a la convocatoria de esta sección.

Lamentamos la necesidad en que nos vemos de ejercer de filtro respecto a trabajos que nos parecen carentes de estilo literario o notoriamente ajenos a elementales reglas gramaticales, y pedimos disculpas a los autores por no dirigirnos individualmente a ellos como nos gustaría. Sí les recomendamos, ante todo, mucha lectura de buena literatura; después, para sus escritos, perseverancia, esfuerzo, muchas relecturas y no escatimar correcciones aunque lleguen a suponer la reelaboración de párrafos enteros o incluso del trabajo completo.

Junto a obras impecables, es evidente que en esta sección insertamos trabajos que en algunos casos adolecen de errores y en otros de licencias ciertamente transgresoras, pero procuramos que de ellos estas irregularidades no sea lo más destacable y sí lo sea, en cambio, el esfuerzo por la forma literaria y su contenido.

 

Creemos también que exponer trabajos en los que brillan los descuidos ortográficos, gramaticales o sintácticos, podría no ser contraproducente para el lector sino que, tal vez, podría excitar esa neurona adormecida del analista, o del crítico, o del purista, que seguramente todos cuantos sentimos la literatura llevamos dentro. Por contra, nos sentiríamos muy decepcionados si esos descuidos pasasen desapercibidos para el lector o fuesen aceptados, o incluso adoptados, por éste.

 

 

Reiteramos que, salvo previo contacto con los autores y conformidad de los mismos, Novaltea Ediciones no hará modificaciones ni correcciones en los textos que se exponen.

 

Colaboraciones

E-mail para esta sección:

colaboraciones@novaltea.es

 

Previo acuerdo entre Novaltea y los autores,

los relatos aquí fragmentados podrán ser publicados íntegramente en formato libro

 

Tomo primero de nuestra selección de relatos cortos. De venta en las más importantes librerías.

 

Para el segundo tomo continúa el proceso de selección hasta el 31-12-2011

 

Fragmento del relato

MATADOR

................

El matador dirigió su mirada hacia una joven que le sonreía en un palco y le lanzó un beso soplando en la palma de la mano. Las dos muchachas que acompañaban a la dama la miraban con admiración y un poco de envidia, disfrazándola con una sonrisa forzada y guardando silencio.

Un poco alejado del torero, en la puerta del toril, Julio sintió un puñal atravesar su corazón al ver a su amada responder al beso del matador con una amplia sonrisa.........................

 

Juan Pan García, 31-12-2008***

 

 

Fragmento del relato

ÚLTIMA CARTA A JULIA

 

Son casi las siete de la mañana. El día es gris, supongo que ha elegido uno oscuro para que no contraste demasiado con mi vida. Llevo largo rato esperando en este puente; pero hace ya bastante tiempo que no pasan las horas, ni los minutos…, todo a mi alrededor se ha detenido. Los pájaros que trinaban ajenos a todo se han quedado congelados y suspendidos en el aire; el viento ha dejado de ulular; mi reloj, al igual que el de la torre de la iglesia, se ha detenido; tampoco se mueven los pocos coches que pasaban por las calles que veo desde aquí. Absolutamente todo esta tétricamente inmóvil:

........................

Ancora Bikey, 31-12-2008***

 

Fragmento del relato

EL SECRETO MÁGICO DEL ABUELO RAFAEL

...............................

     La niña, al sentir la caricia, se giró sorprendida y, mirándola a los ojos, sonrío apoyando la cabeza en una de las caderas de su abuela.

     — ¿Qué miras con tanto interés?— La voz de Apolonia sonó entrecortada.

     —Estoy esperando que caiga una estrella— contestó Elisa con seguridad.

     Y Apolonia, aunque sabía muy bien el motivo por el cual los niños esperan que eso suceda, disimuló unas lagrimillas furtivas que le empañaban la vista y siguió hablando con la pequeña, quien le contó que quería pedir un deseo y que esperaría junto a la ventana hasta que alguna “se desenganchase” del cielo y atravesase los nubarrones grises.

.........................

Ancora Bikey, 31-12-2008***

 

HORAS DISTINTAS 

Si a ti y a mí se nos cierran las puertas en horas distintas, ¿para qué entrarnos en las casas? ¿Para qué tocarnos los cuerpos? ¿Para qué…?

Evitémonos los portazos. Dejemos el dolor fuera de casa.

Siempre nos quedará un balcón donde asomarnos para saber que nos ansiaremos con la misma intensidad de puertas afuera como de puertas adentro.

Es una lástima vivir a merced de nuestras distintas horas.

Rocío García Maraver, 30-12-2008

 

 

LOS SUSPIROS DEL VIENTO

Tras acabar la guerra nunca salía  a la calle. Pasaba las horas  en una atmósfera macilenta; en una oscuridad de tardes mustias y ajadas donde sentía muy lejano  el hálito del mundo. Sumergido en  un rumor  de dolores apagados, sufría la honda, la indeleble herida que deja la vida vacía; la lúgubre señal del silencio y la muerte; la persistente noche de las horas vanas. El centro de mi  alma yacía congelado. Sometido al persistente e incansable  frío, sucumbía al  temblor de mis   manos que se aferraban a la nada. En una nube gris de locuras y nostalgias, soportaba las interminables horas    refugiado entre las mantas de la cama. Apático y perdido, escapaba de todos, del sol; del ruido hueco de las  palabras.

El mayor sufrimiento lo había vivido  en el Frente de Teruel, donde llegamos a soportar temperaturas de veinte grados bajo cero.  Los soldados, que  hacíamos guardia en las gélidas madrugadas o nos batíamos en la primera línea de fuego, fuimos sometidos al intenso sufrimiento del frío. A muchos les amputaron órganos gangrenados. Desde aquella dura experiencia yo vivía encogido y atormentado por una  tiritera permanente. El intenso  hielo de las madrugadas  caminaba conmigo enroscado   en el núcleo de los huesos, atormentándome e impidiendo que pudiese dejar atrás la angustia y los recuerdos de miembros   desmembrados. Mi liberación también pasaba por extraer  del cuerpo aquél gélido suplicio que  me  traía  rumores de   dolores y desgarros.

Mi hermano Rafael se esforzaba; sentía su aliento sacándome del túnel de la muerte, sus manos asidas a las mías; su callada y serena esperanza en que me alcanzase el tibio sol de la ventana. Un día me arrastró por el pasillo;   me forzó  a contemplar   la luz a través de los visillos; a observar  los escenarios de la vida transitando lentamente en las carretas de venta ambulante. Me empujó a reencontrarme de nuevo con el mundo, afanado  en esquivar la nueva miseria que se abrazaba a las calles. Mas recuperado, pero aún con los    dolores a cuestas, un día me despedí de mi hermano  y salí de la casa.

Quería aislarme  del todo, perderme entre las montañas olvidadas. Así, inicié el agreste recorrido por las escarpadas cumbres y  las aldeas; acudí al encuentro con el rudo trabajo campesino; con  la soledad y la paz que encerraban las tardes cobrizas  de mugidos y cencerros  También me esperaba  la pobreza; la lacra hiriente de la miseria inhumana, impidiendo como siempre la elevación del hombre hacia los inmensos espacios del saber; hacia los caminos luminosos que convierten  los actos  humanos en continuidad de la propia creación. El lugar era hermoso; pero los habitantes sólo se afanaban en arrancar el alimento de la tierra; en  conquistar con sudor y  sangre  el sustento vital. Todo lo demás era secundario para ellos. No había escuela en aquellas perdidas  aldeas de montaña.

Siempre llevaba un libro conmigo y comencé a mezclar las  letras con aperos de labranza. Entre el sudor de las tardes de barro no sólo adornaba los surcos con semillas de maíz: también fui sembrando un  nuevo paraíso literario. Apuraba las últimas horas de la tarde con lecturas de ensueño. Les narraba, emocionado,  entre un corro de sombreros desgastados y alumbrados con candiles de carburo.

Acostumbrado  a verme con mi carga literaria recorriendo  senderos y barrancas un día se me acercó Arsenio Fuensanta, el joven labrador de manos tibias y sonrisa amplia. Deslumbrado por el calor de la vida que brotaba de las páginas de un libro, Arsenio también quería escapar de la asfixia del mundo. Fue mi primer alumno en la pequeña escuelita   de la montaña.

Pero no era  sólo yo  el que  enseñaba: con aquellos hombres de rostros curtidos por el sol y el barro aprendí que las rudas manos del campesino y la literatura son complementarias. De mis manos brotaron callos; de su mente surgió la luz. Entre ellos supe  florecer de nuevo. Aquella experiencia, única y perenne,  me enseñó  que yo tenía un valor que transmitir; que podía contribuir a la creación incompleta del mundo; a ser parte de la energía creadora del universo. La fuerza  que se siembra, que se orienta a mejorar las condiciones de vida de los hombres. Así, supe descartar los discursos huecos y me abracé al silencio que  construye, siempre con manos callosas, una humanidad mejor.  

Pero era necesaria la fantasía de las letras; los libros fueron  el vehículo para  esparcir  la vida entre los surcos; los transmisores del profundo  tesoro que  se encierra en la nobleza humana; los descubridores de la intrínseca perfección de las montañas; los conquistadores del suspiro sórdido del viento; los receptores de  la fugaz presencia del rocío;  los perpetradores del afecto y la palabra. Desde aquel encuentro no  puedo seguir sustrayéndome  a lo que es esencial en la existencia. Tomé un rumbo definitivo. Me alejé para siempre de la asfixia ambiental en la que las sombras del mundo trataron de encerrarme. Ahora sigo aferrado a mi pueblo adoptivo. Camuflado en el paisaje de mis montañas soy consciente del dolor y el crimen; sigo viendo el sórdido espectáculo de la guerra en el mundo; la ensangrentada garra de los poderosos sacudiendo de nuevo las entrañas de los más débiles. Sin libros hay oscuridad. Depredadora de si  misma, una parte de la humanidad huye avergonzada de las letras para sumergirse en el cenagal del crimen. Mientras, entre el calor del surco, la semilla de un libro espera   las manos que hagan germinar el sueño, tantas veces pospuesto.

 Guillermo Cabrera Hernández, 30-12-2008

 

 

Fragmento del relato

ESPERANDO LA LLUVIA

 

El sol de agosto lucía implacable en el cielo de Hades, cuando Caronte encalló su barca en mitad del río. La sequía de la última década había propiciado una bajada de las aguas jamás vista en dos mil años. El anciano de pelo cano, apostado sobre una roca a pocos metros del suave oleaje, tendría que esperar por tiempo indefinido...; pero, horas más tarde, cansado de contemplar la llegada masiva de algas muertas y peces extenuados a la orilla, gritó al barquero:

-¿Y qué hallaré al otro lado!

El otro, que permanecía asediado por una intensa lluvia de reflejos dorados, se incorporó pausadamente y, tratando de no perder el equilibrio, le respondió huraño:

.........................

Manuel Pérez Recio, 23-12-2008***

 

 

 

 

TODOS HEMOS SIDO NIÑOS

 

Pues resulta que sí, que va a ser verdad , que además de borrachos hay borrachas , yo creía que sólo se emborrachaban los hombres pero por lo visto no, y pensándolo nbien porqué no se habían de emborrachar las mujeres, talvez eso de que sólo los hombres se maman viene de pensar en los borrachos como en un gremio o cuadrilla integrada sólo por machos , claro , ................

José Claudio Suárez, 22-12-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

DE LA MUERTE Y DEL DESEO

             Un puente solitario en la oscuridad de una noche lluviosa. Ella, el rostro empapado por el agua y las lágrimas, se aboca a la barandilla y escruta la negrura del fondo; el rumor sordo del río parece llamarla: “ven, ven…” “yo curaré tus heridas” “yo te acogeré en mi seno…”. Ella se encarama con decisión, dispuesta a saltar y dejarse llevar…escapar del tormento que le oprime el alma y reposar para siempre; sólo anhela poner fin a su insufrible dolor…Cierra los ojos y se entrega a la nada, mas en el último instante, unas manos de hierro atenazan su cintura; ni siquiera protesta, ni siquiera se gira cuando unos fuertes brazos la izan y la depositan de nuevo sobre la madera del puente, pero no la abandonan; una de aquellas manos acaricia suavemente sus cabellos mojados, enjuga con gesto calmo la humedad de sus mejillas, se desliza por su cuello… la otra, continua rodeando tiernamente su cintura; ella siente el cuerpo protector pegado a su espalda, inmóvil, silencioso…no sabe cuanto tiempo pasan así, sin hablar, sin moverse; tal vez segundos, tal vez minutos, horas, quizá…después, el fuego de su aliento, su respiración sosegada,  sus labios carnosos rozándole la garganta. Las manos extrañas acarician sus pechos, los cobijan amorosos, se deslizan por su vientre, se introducen como arañas por debajo de su falda y trepan por sus muslos hasta alcanzar la frágil y última frontera que protege su intimidad; los ávidos dedos apartan la fina tela y se empapan de deseo; ella se inclina dócilmente, dobla la cintura y se ofrece anhelante; él la toma con dulzura, sus dos cuerpos se funden en  uno y se mecen unidos en una danza ritual de éxtasis, desesperación y deseo; el murmullo del río ahoga los dolorosos gemidos de un  placer insoportable, los jadeos enredados de los dos desconocidos. Más tarde, la quietud, el silencio. El cuerpo de él se separa del de ella, sus manos son remisas a dejarla, se demoran en su cara, en sus cabellos, se detienen un instante en su espalda, por fin la abandonan y ella siente frío…escucha sus pasos sobre los maderos, se alejan hasta hacerse inaudibles y perderse en la noche…No cede a la tentación de volverse, no quiere conocer su rostro. Ha dejado de llover; ella permanece inmóvil en un tiempo detenido, la mirada perdida en las aguas oscuras que no puede ver pero que la siguen llamando con su suave murmullo: “ven…yo curaré tus heridas…yo te acogeré en mi seno…”, ella se aparta espantada y se aleja corriendo a través del puente, su cuerpo, aun ardiente, parece flotar, sus pies apenas tocan el suelo…

Volverá cada noche, pero él no vendrá. Entonces comprende: él la espera allí, en el fondo del río: “Ven, ven…”, le escucha decir, “yo curaré tus heridas”, “yo te acogeré en mi seno…”. Se sube a la barandilla, y salta.

Lola Mariné, 21-12-2008

 

 

LA CHARLA INFORMAL

 

Emilio empuja la puerta del despacho de Fermín después de llamar. Un despacho grande, de unos cuarenta metros cuadrados, con una amplia cristalera de suelo a techo en el lado sur, desde la que se divisa una impresionante panorámica de la ciudad. Fermín se levanta sonriente de su silla de cuero negro, y le tiende la mano a Emilio antes de que este recorra, de tres zancadas, la distancia que le separa de la mesa.

 

F.- Bienvenido, Emilio.

E.- Gracias, Don Fermín. Creo que me ha llamado.

F.- Así es, así es. Siéntese. Ya tenía ganas de mantener con usted una charla informal. Hace bastante tiempo que no me paso por su departamento, y creo que este es un buen momento para cambiar impresiones. He mirado la agenda, por supuesto. Ninguna reunión a la vista, el informe mensual de resultados entregado...

...............

Félix Jaime Cortés, 19-12-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

 

Fragmento del relato

La cacatúa

.........................

     Una tarde, como muchas otras, salí a pasear tras la sesión matutina. Esa vez, sin embargo, tenía el vívido pálpito de que la revelación rondaba mi puerta. Deambulé como un loco por stradas y callejuelas haciendo de toda imagen objeto de mi obsesionada pupila; a veces trataba de empaparme de la lánguida armonía que rezumaba el canal estancado; o detenía el paso ante algún portalón herrumbroso o infestado de algas, para intentar impregnarme de su letárgica atmósfera. Hasta un mísero perro sarnoso dormitando en cualquier esquinazo era blanco de mi atención. Pero todos los bocetos que plasmaba en mis cuartillas no redundaban sino en plúmbeos trasuntos de realidad, sin zarpazos de espontaneidad u originalidad alguna.

                                                                                                                                            

     Frustrado, una vez más, volví a casa.

  ..................................

Juan Ortega, 16-12-2008***

 

TENÍA RAZÓN DON GUILLERMO

La mujer de mediana edad mordisqueaba desganadamente la tostada de su desayuno sentada en la mesa de la pequeña cocina. Su rostro reflejaba tristeza y hastío. A su lado, con gesto de profunda irritación, su marido desayunaba a su vez.

 

Acababan de sostener una de esas discusiones que eran tan frecuentes entre ellos y en las qué, como siempre, partiendo de un hecho nimio, habían salido a la superficie con palabras hirientes todas las frustraciones y rencores de su vida en común.

 

Cuando el hombre salió de la casa, tras un seco portazo que la hizo estremecer, ella abandonó lentamente la cocina, y sentándose en el cuarto de estar, recostó la cabeza en el respaldo del sofá cerrando los ojos con cansancio.

 

Trajo a su memoria, como si se tratara de una película, los años transcurridos desde que conoció, allá en Verona, a aquel joven bello, audaz y apasionado, que nada tenía que ver con el hombre malhumorado y despectivo que acababa de salir.

 

Recordó aquel maravilloso y profundo amor que fue para los dos como un deslumbramiento, y que les dio fuerza para luchar contra el odio de generaciones que enfrentaba a sus familias. Rememoró aquellos encuentros emocionantes planeados con mil argucias, llenos de pasión y  romanticismo, y qué, forzosamente, siempre les sabían a poco.

 

La espera entre una cita y otra, soñando con volver a verse y poder expresar todo lo que sus jóvenes corazones sentían, el fingimiento ante sus familias, para que nada hiciera sospechar que seguían viéndose. . . . .

 

Estaban tan seguros de la sinceridad de sus sentimientos, que pensaron en convencer al autor de su hermosa y dramática historia, de que cambiara su trágico destino. No fue tarea fácil, pues el escritor, buen conocedor de los sentimientos y pasiones humanas, estaba firmemente convencido de que la mejor forma de conservar su amor para siempre, era mantener el final que él había creado.

 

Pero fue tanta la insistencia de los jóvenes  enamorados, tan desesperados sus ruegos, que al fin accedió, con la única condición de trasladar su vida juntos a una época que a él entonces se le antojó casi imposible por lejana: Los finales del siglo XX.

 

Se sintieron tan felices ante la posibilidad de vivir aquel amor que ellos consideraban indestructible a través del tiempo, que no les importó el momento cronológico que el autor les impuso.

 

Al principio todo fue maravilloso y su felicidad no tenía límites pero, poco a poco, la convivencia, la monotonía y todos esos elementos que amenazan el romanticismo, se cebaron en los ingenuos amantes.

 

Ya no tenían que esconderse ni enfrentarse a nadie, y aquellos tiernos diálogos a la luz de la luna, siempre con la estimulante emoción de ser descubiertos, quedaron vacíos de contenido y fueron insidiosamente sustituidos por el aburrimiento. Se querían, sin duda, pero su historia excesivamente sustentada en la frágil estructura de lo ideal, no podía soportar el prosaico choque con la realidad cotidiana. Ella tuvo que sacrificar sus largas trenzas de dorado cabello en aras de una mayor comodidad, y él empezó a encontrar ridículos aquellos largos recitados de amor. La relación se fue deteriorando y las ternezas dieron paso a los ácidos reproches, hasta llegar al momento presente.

 

La mujer se levantó despacio, y dirigiéndose a la librería, cogió con cuidado, amorosamente, un libro de bella encuadernación, en cuya tapa, escrito en letras doradas, podía leerse su  título: “ROMEO Y  JULIETA”,  mientras lo acariciaba musitó en voz baja: “Que razón tenía Don Guillermo, ¡quien nos mandaría cambiar el final!”.

 

Maribel Egido Carrasco, 7-12-2008

 

                                                         

 

 

VOLVER AL PUEBLO

 

           El verano estaba ya en su recta final, con sus días plácidos y tranquilos que ya barruntaban la llegada del otoño. No le importaba, al contrario, el otoño siempre había sido su estación favorita, incluso pensaba que en los seres humanos ella había descubierto una clasificación fundamental: los partidarios del verano, y los amantes del otoño.

          Esta particular división se le antojaba más profunda de lo que parecía a simple vista, ya que era un reflejo de toda una forma de pensar y de ser. Respondía a dos formas diferentes de ver la vida: extravertida o intimista, o partidaria del ruido, de la alegría bulliciosa y de los colores brillantes o, por el contrario, amante de los matices suaves, el encuentro con uno mismo y el gusto por esa belleza levemente impregnada de melancolía que acaricia el espíritu y los sentidos.

 

             El caso es que todos los años esperaba que pasara el verano para sumergirse en el delicioso otoño, y le gustaba pensar que aquel tiempo estaba, de alguna manera, especialmente creado para ella porque se adaptaba perfectamente a su forma de ser.

 

             Aquella mañana salió  temprano de la casa y se dirigió al monte, impaciente por volver a encontrarse con aquel paisaje que había añorado tanto. El campo dormía aún bajo los rayos del sol recién nacido. La pasada noche, ya fría, había dejado sobre el suelo diminutos diamantes de rocío. El final de Septiembre empezaba a pintar de amarillos y ocres las riberas de chopos junto al río, y la leve gasa azul de la neblina se enredaba en los pinos a lo lejos antes de ser barrida por el sol, poniendo en el paraje un tono misterioso que estimulaba la fantasía. Había en el ambiente como un mágico polvillo dorado que lo envolvía todo, y el gorjeo de los pájaros, que aún no habían abandonado los árboles, llegaba a sus oídos atenuado, como con sordina.

 

            Allá abajo, el río serpenteaba con reflejos plateados, y trajo a su cabeza y a su corazón infinidad de recuerdos de niñez, cuando con otros niños compañeros de juegos disfrutaba de las pequeñas playitas de sus riberas, donde las infantiles meriendas tenían otro sabor.

 

             Respiró profundamente el aire impregnado de los mil aromas de aquel lugar tan familiar y que trajeron hasta ella, con el gran poder de evocación que poseen los olores, todo el esplendor de los otoños de su infancia y primera juventud en Coca, cuando acompañaba a su padre de paseo por el pinar, en aquellos días de membrillo y miel, cuando todo parecía posible, y el frío ya llamaba a la puerta sin cruzarla aún del todo, y el sol se convertía en una dulce caricia dorada.

 

             Después de haber pasado muchos años y muchas cosas sobre su vida, había vuelto al pueblo para quedarse, sin tener aún muy seguro si podría adaptarse a aquella vida tan olvidada. La semana que llevaba allí había constituido para ella todo un “festival” de emociones: la vieja casa de sus padres, ahora vacía, con toda su carga de recuerdos dormidos dentro de aquellos viejos muros, el reencuentro con la gente  . . . pero fue en aquel momento, mirando aquel paisaje y respirando aquel olor que la devolvía a sus raíces, cuando supo que, definitivamente, había vuelto a casa.

Maribel Egido Carrasco, 7-12-2008

 

 

 

 

TRES PRINCESAS.COM (TEATRO INFANTIL)

INTRODUCCIÓN

            Esta historia que a continuación presentamos, se produjo hace unos meses en un lejano país donde lo absurdo reinaba por encima de todas las cosas. Si bien es cierto que no siempre es posible diferenciar lo absurdo de lo real… Y sino, que se lo pregunten a algunos de los personajes de esta historia…

Miguel Ángel Gordillo, 25-11-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 EL LOCO DE LA INDIA

Todo lo que quedaba de sabiduría en este mundo parecía haberse condensado en los ojos de mi gata, y por eso mismo, la llame Sofía. En este momento, esta encima de mi escritorio, en su posición favorita, la de la esfinge, los ojos entrecerrados y pintados como Nefertari. A veces, le gusta dormirse en un montón de arena que hay al final del jardín. Desde la ventana de mi habitación, la estaba buscando  el otro día con la mirada relajada. Vi solo sus dos orejas sobresalir detrás de la arena, vi solo dos pirámides en el desierto. Estoy convencido que todavía sueña con su vida en Egipto, una de sus siete vidas, ya que para que la tenga siempre presente en mi corazón , mi gata se comporta siempre conmigo como si fuera su ultima vida..........................

Serge Olivier Leuba, 23-11-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

NUNCA SEREMOS ÁNGELES

 

           La seguían los recuerdos y los perros mientras dejaba atrás un pasado de hijos muertos y soledades.

            Desde uno de los riscos del pico Manodiós, el cabrero mellado, despeinado por el ábrego del día cambiante -se incendiaban los tolmos más cimeros, se apagaban; las nubes de algodón desflecado transitaban veloces ahora por el cielo, únicamente cerúleo durante la mañana, y cada vez con mayor frecuencia cegaban al sol estival-, advirtió la presencia lejana de la mujer y los perros en la curva de los barrancos, otro de los recodos del camino que conducía al pueblo de alta montaña donde él había nacido, la casa heredada de sus padres una vivienda más de piedra en la que buscaba refugio cuando abandonaba la cabaña del aprisco para comerciar con los vecinos y emborracharse en el chigre, que también servía de tienda. Valdés, el enjuto cabrero cincuentón, desde la distancia, reparó en los cabellos de fuego de la mujer y en el hatillo que portaba al hombro................

José Ángel Ordiz, 18-11-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

                                    AMAR SINTIENDO…

 

Te conocí una mañana gris de noviembre. Fuimos a la cafetería de la empresa a tomar café, y me dijiste que por la mañana era la única bebida que tomabas.

Es  extraño lo que se puede recordar después de 10 años. No es un rosario de declaraciones de amor incondicional, sino tus uñas comidas por los nervios mientras jugueteabas con la anilla de una lata de refresco. Hace un par de sábados creí que eras tú la que esperaba cargada de ropa en el probador de aquella tienda de ropa. Suspiré tu nombre cuando me di cuenta de que no era tu sonrisa la que me miraba.

Tú madre suele escribirme  un par de veces al año, manteniendo así vivo el débil hilo que me mantiene  unido a  tu familia. Sé  que tu hermano Víctor, volvió de Bélgica,  y  que Pablo está a punto de tener una niña. Hay veces que percibo el olor dulzón de la turba de la chimenea en esas hojas llenas de letras apretadas. Cuando me siento a leerlas puedo oír la lluvia agitándose contra los cristales, y el viento vuelve a helarme los pies. ¿Sabes?  Hasta que os abandoné no me di cuenta de que mis dedos iban a echar de menos el quedarse enganchados en tus rizos ásperos, o que tus ojos no eran de color verde, sino dorados como miel de tomillo. Nunca pensé que tu nombre me traería el recuerdo de una hogaza de pan enfriándose en la despensa.

Un día de verano, uno de esos veranos cortos que solo duraban una semana, fuimos a la playa en Coil. Había que bajar por un camino de piedras sueltas en el acantilado, tropecé. Me dejaste descansando en la hierba húmeda y dulce y me prometiste un regalo. Os vi saltar entre la espuma helada, y cuando regresaste sin aliento depositaste en mis manos una caracola gris y punzante

que  aún hoy llora con el ritmo de las aguas de tu tierra.

Vuelvo a verte de pie junto al fregadero, desmenuzando cuidadosamente los champiñones para la crema que todos los sábados prepara tu madre. Nuestras olían a especias cuando terminábamos de mezclarlos con el ajo y el orégano, y siempre me lavaba las manos con cuidado para eliminarlas. Decías que tenía que cuidarme más si quería conocer a algún chico que no fuera de tu familia, pues tus hermanos no eran de lo más recomendable. Te reías cuando tropezaba de madrugada al volver deprisa de la habitación de Víctor para que tu madre no nos descubriera, y te negabas a creerme cuando te decía que tu hermano  era lo mejor que me había ocurrido. ¿Acaso sabías que sus labios eran para mí como un premio de consolación? Nunca fui más feliz que el día aquél que lo encontré en la cama con aquella pendona rubia, y tú me llevaste de pub en pub y me acariciaste la frente mientras vomitaba mi desazón.

Sé por tu madre que te casas con Luis dentro de dos meses, aquél novio  que se fue a Bélgica y regresó cuando ya habías perdido la esperanza. No iré a tu boda. Una visión de tu abrazo pecoso me haría perder el aliento, tu pelo trenzado de flores  traería a mis labios palabras innombrables. No podría levantarme y recitar mi brindis por los novios  sin sentir que mis lágrimas no eran alegres. Cuando me  cruzase contigo al bailar, vería como una gota de sudor  se deslizaría por tu nariz pequeñita y querría acercar una mano, tocarla y llevarme el dedo índice a la boca y llenarme de tu sabor.

¿Cuántas veces nos hemos sentado junto a la chimenea  en una noche de abril? Te miraba, mientras jugueteabas con las largas mangas de tu jersey favorito, y te hablaba de cómo me podía enamorar de unos labios o la sombra de una peca junto a tu clavícula. Te reías, y yo soñaba con el momento en el que suspirarías junto a mis labios, y en que gemirías suavemente bajo mis dedos.

Tu  mundo cambia, sé que tu memoria se ha difuminado de tu alma. Te veo sonriendo distraída  cuando tu madre te está leyendo mi última carta, y te cuenta mi último fracaso. Año tras año le  hablo de cómo he caído en la telaraña de unos brazos infinitamente más jóvenes que los míos. No me atrevo a contarle que mi  corazón  se va destrozando lentamente, y me pregunto si ya es hora de dejar de invocarte cuando llegan las penurias. Tú lo sabías, siempre fuiste la voz sensata de mi cabeza. Dímelo, susúrramelo por última vez  mientras mis recuerdos se desvanecen.

 

Pilar Prieto, 4-11-2008

 

 

 

                        AQUEL DESCONOCIDO…

Pilar  cogió el metro a la misma hora que lo hacía todos los días, a las siete y cuarto de la tarde. Por fin era viernes y una enorme sonrisa iluminaba su cara; tenía todo el fin de semana por delante para  descansar o, al menos si no descansaba, tendría  tiempo para hacer otro tipo de actividades que la hicieran olvidarse del estúpido trabajo que la tenía absorta de lunes a viernes................

Pilar Prieto, 4-11-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

                                  MIEDO TONTO…

El cuentakilómetros dejó de funcionar  y enseguida las marchas que hasta aquél momento habían ido duras comenzaron a entrar suavemente. A la mañana siguiente, el peinado que llevaba intentando conseguir durante días, me salió perfecto a la primera y murió mi padre. Un enfermero del hospital donde llevaba varios días ingresado me llamó para decirme que ya estaba inconsciente...............

Pilar Prieto, 4-11-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

                                        PALABRAS , PALABRAS…

 1810199

Y las palabras, todas las palabras, flotan en el ambiente de manera confusa…No, confusa yo, ellas sólo son palabras, palabras desorientadas dentro de este espacio que no es sino mi espacio, el espacio que ocupan dentro de mi cerebro, como un enjambre furioso de avispas a cámara lenta, lento y furioso, y que forman una nube de interferencias, de letras voladoras que forman palabras, palabras que tropiezan con otras palabras. Pero, ¿son todas?, ¿están todas?

No puedo  ordenarlas, no soy capaz de armarlas. ¿Las coloco como redondas, fusas y corcheas dentro de un pentagrama musical vacío? , ¿Como uno de esos puzzles de madera que imitan construcciones de la antigua Grecia? Columnas, dinteles, atrios… Entonces tendrían sentido.

Mientras vuelan, vuelan y tropiezan; entrechocando se  vuelven translúcidas y se mezclan, formando nuevas palabras, palabras que no encuentran el camino, perdidas, descarriadas.

Se me ocurrió sacar mi cazamariposas; quizá podría valer para atrapar algunas de estas palabras y poner orden en el caos, caos que me sobrevolaba, caos que debía organizar en aquél folio en blanco, folio acusador, folio insultante, que se reía de mí y me decía descarado: << aquí me tienes, sí, un simple folio en blanco, simple y aterrador, inocuo y  por lo tanto hostil, hostil sin querer,

hostil por que tú lo has querido así, porque así te lo has propuesto. Mira dentro de mí, no a mí, tú mira dentro, ¡pero dentro de ti! y déjate llevar por la marea.

De pronto, con un ligero movimiento de mi brazo se formo un suave torbellino descendente y  el cazamariposas de mi imaginación de cuento se hizo lápiz, y el rumor del viento de letras fue formando senderos por los que empezaron a discurrir las palabras, palabras que fueron cubriendo este folio que dejó de ser blanco.

Pilar Prieto, 4-11-2008

 

 

 

 

                                             VIVIR  CON MIEDO…

En su primera cita hace ya cinco  años, José llevó  a  Marta a la ópera a ver el Barbero de Sevilla.  Al finalizar  la función se fueron a  cenar a un restaurante Japonés, dónde él había reservado un privado sólo para ellos, para así tener mayor intimidad. La  cita fue todo un éxito.

José  era todo un caballero, un chico bien educado, siempre dejaba  que ella pasara primero, le retiraba la  silla para que  ella se sentara, de esos hombres que dicen las mujeres que ya no quedan. Todo lo que hacía  le parecía  poco para complacer a  Marta.................................

Pilar Prieto, 4-11-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

TROPIEZOS

           Hay tropiezos inolvidables; tropiezos por despistes, por las prisas, de impulsos contenidos o incontrolables –me encantaría tropezar contigo–, tropiezos físicos que nos desequilibran ayudados por la fuerza de la gravedad –tropecé con el último escalón y acabé en el suelo.

            Algunos piensan que los tropiezos aventuran la vida con un cometido firme, aunque sólo sea tropezar tres veces con la misma piedra para aprender a contar.               Quizá sea cierto y un tropiezo, de cualquier índole, pueda cambiar nuestro rumbo.

            La marea, que en esencia es agua tropezando con agua, sube y baja, y en consecuencia los navegantes viran para tropezarse con los vientos.

           Resulta inquietante tropezar con lo inesperado, darse de bruces con el suelo feroz cuando se lleva el rostro al aire, sin máscara. Eso puede ocurrir en el momento menos esperado, cuando se pasea por caminos llanos, repletos de cobijos y manos hermanas; o cuando se cruza un bosque dador de sombras en una calurosa tarde de verano. La paz que brindan esos escenarios se esfuma al tropezar inesperadamente con una montaña de lodo, con una tormenta gris, violenta, inagotable, o con una fosa cuya profundidad podría tragarse todo el eco urbano de esa ciudad urgente que te llama en sueños. Estos tropiezos estacionales te paralizan las emociones, te dejan estancado en la sorpresa, en la incredulidad, y  pese a seguir metiendo y sacando los pies del barro, la sensación de inmovilidad continúa. Los miedos, los complejos, las dudas hirientes, las verdades olvidadas – y las presentes en cada despertar-,  te cierran el horizonte aunque tengas los ojos bien abiertos.  Para volver al azul –bendito cielo- debes asumir la realidad porque es tuya. Es un trago duro y lamentablemente nada ayuda a su digestión, ni un nuevo tropiezo que recoloque la pieza indigesta en el estómago, ni otros tipos de tropiezos más selectos, que retiren de inmediato las decepciones atadas al pecho.

Todos los tropiezos tristes son viajes de dolor que deseamos olvidar. Sin embargo, el mayor tropiezo es un viaje que no se presta al olvido: la muerte. Tropezarse con la muerte es siempre desagradable, aunque sea en una fiesta de disfraces en la que muchos se visten con capa negra y hoz. En ese supuesto, tropezar con la suerte sería precisamente no coincidir con la muerte. Y si eso sucede, y te toca bailar con ella por un tropiezo cualquiera, conviene evitar el temido pisotón, no vaya a enfadarse con nuestros pies, aún vivos, y suframos un monumental y mortal tropiezo. En cualquier caso, por muy apetitosas que sean las fiestas, es preferible que un festín como éste sea sólo un sueño y que su despertar nos lleve a la propia realidad –por seguro, mucho más apacible que ir tentando su extinción en pintorescos carnavales. Con el Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria soñaba yo cuando tropecé con el despertador. Eran las seis y media de la mañana. Me supo a rayos el viajecito, pero llegué a la península sin ningún tropiezo, dejando el mar en calma y mis ropas intactas de su humedad. Espero continuar así el día, sin tropiezos… a no ser que sea contigo al lado. Ya sabes, hay tropiezos inolvidables.

 

Rocío García Maraver, 4-11-2008

 

 

 

 

EL MAQUINISTA

 

Puedo hablar con conocimiento de causa – desde la distancia además, y con perspectiva; desde el recuerdo emocionado –, no a humo de paja, sé muy bien lo que me digo. El que quiera oír que sólo oiga, pero el que escuche, mejor todavía, porque la cosa va de cuento, un cuento que tiene, creo yo, su aquél, su intríngulis y su enredo. Su busilis, vamos. Es el caso que yo fui maquinista, no de La General, claro – tampoco hay que exagerar –, sino de los Ferrocarriles del Norte de España, ahí es nada, la empresa de Caminos de Hierro con más solera de las tres o cuatro existentes entonces, cuando la Renfe no era Renfe, sino sólo un futurible, ni siquiera un proyecto. Yo era maquinista, ya digo, maquinista para andar por casa, de brocha gorda como si dijéramos, de los de antes de la guerra. Sí, eso es, exacto, de nuestra guerra, no una guerra al uso sino, repito, de la nuestra – de la incivil para entendernos –, aquélla en la que hace muchos, muchos años, hubo alrededor de un millón de muertos Un millón justo según José María Gironella. No es un plato de gusto, lo reconozco, andar hurgando en los entresijos de la memoria, ..................

Jesús Sanz Perrrón, 1-11-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

ANSIA 

Tengo una especie de ansia perpetua de tus ojos que ninguna mirada me alivia, ninguna. Un ansia que quiere todas tus casas abiertas. Un ansia que rabia contra ti, contra tus ojos negros que no son negros. Un ansia de tiempo que no pregunta cuando; tan sólo aparece siguiendo el cometido del despecho. Yo no pretendía ansiarte, ni quererte, que es lo que de verdad siento, que te quiero, con urgencia, con deseo, con un ansia que lamento.

Rocío García Maraver, 30-10-2008

 

 

EL AZAR CAUTIVO 

Si sale cara, diré que te sé, que te habito en mí cada mañana de sol. Diré que bailo contigo sin pisarte, que te guardo los días con lluvia y las noches reflexivas. Les diré que compartimos las sábanas de las noches, todas. Diré que nos tuvimos sin control, excediéndonos, encendiendo hogueras en playas frías.

Si sale cruz, diré que no te sé, que ignoro tu fisonomía a plena luz. Diré que no te tuve ninguna noche fácil, que no te encuentro en mi memoria. Les diré que nos confunden con otros parecidos. Diré que no salvé nunca tu patria, ni me adueñé de tus naufragios.

Cara o cruz, tan cercanas y con discursos tan dispares para mi boca. Pero no te preocupes, no llevo encima monedas para sortearnos, sólo jugaba a desvelar o seguir callando este azaroso amor que compartimos.

Rocío García Maraver, 30-10-2008

 

 

 

 

 

IMPOTENCIA


En medio de temblores y de confusión soy empujada hacia la luz. Un túnel me obstruye, oscurece y dificulta el camino. Toda seguridad ha desaparecido. Y yo sigo siendo empujada. Por fin, al unísono de un grito que me aturde y confunde, me encuentro en la claridad y soy envuelta por ella.

 

Mis ojos aún no pueden ver, pero yo veo. Veo todas esas formas que parecen estar pendientes de mí y, sin embargo, me ignoran. Ignoran mi miedo, mi frío, mi confusión, mi vértigo. Mi deseo angustioso de un lugar cálido y seguro, como el que acabo de dejar.

 

Me traen, me llevan, me limpian, me arropan. Sin verme. Todo mi cuerpo grita, chillo con todas mis fuerzas. Es inútil. Están demasiado ocupados conmigo para oírme.

 

He nacido. He llegado al mundo de las apariencias.

 

Espera...

Alguien me recoge, me sujeta, me arropa, ahora sí, me abraza. Descanso.

Charo Rodríguez, 30-10-2008

 

 

 

Luces en el horizonte

 

Todo oscuro y la ropa empapada se pega a mi cuerpo. Luces en el horizonte. Alguna parpadea. Intento no moverme pero las rodillas llevan apoyadas sobre la tierra rugosa demasiado tiempo y me duelen. Llevo oculto minutos, quizá horas, y en realidad días. Ya debe ser pasada medianoche y nada sucede, el frío comienza a doler y mi piel, erizada desde hace tiempo, tiembla con temor. Todo permanece oscuro. Apenas distingo sombras entre los árboles y no oigo más que a los grillos, que se unen al acelerado ritmo que marca el latido de mi corazón. Miedo e impaciencia. Tan solo unos kilómetros me separan ya de la frontera. Y se agolpan en mi mente los recuerdos de estos días. Pienso en la discusión con Anamaría antes de salir de la comunidad. “No vayas, Medardo, debemos luchar por cambiar las cosas aquí. Ya no es como antes”, imploró. Mi mujer, a su lado, lloraba en silencio acunando al más pequeño en sus brazos. Sabía que Manuel y yo estábamos decididos y no había vuelta atrás. Hacía ya tiempo que pensábamos que no habría alternativa. “Tantos años luchando para cambiar las cosas y ahora debemos salir de nuestro país para poder mantener a nuestras familias” decía Manuel con rabia contenida. Habíamos vivido en la clandestinidad y combatido tres años en la guerrilla pero tras el conflicto armado los pobres seguíamos con hambre y muriendo de pobres. “Ahora no podemos hacer otra cosa más que trabajar para dar una buena educación a nuestros hijos y confiar en que ellos hagan otra cosa de este país” añadí en un último esfuerzo tranquilizador. Y partimos.

Quedamos con el coyote en Las Vueltas. En Tajutla se nos unieron cinco hombres y dos mujeres. Una de ellas con un niño. Yo pensé en mis hijos. El mayor había insistido en hacer el viaje con nosotros pero el camino sería duro y él necesario en casa, además no había dinero para ambos. Apenas contábamos con dólares porque el coyote cobra cara la seguridad que promete. En una vieja camioneta comenzamos a atravesar el país y a cada jornada se fue incrementando el grupo. Días de hambre y cansancio. Y noches ocultos bajo los camiones que duermen en las estaciones de servicio, desvelos nocturnos envueltos en improvisadas mantas y bajo las estrellas de un cielo cada vez más frío a medida que avanzábamos hacia el norte. Hace tres días que llegamos a ver la ansiada frontera, una línea recta que divide sin piedad dos realidades y que de noche se transforma en un disciplinado regimiento de pequeñas luces que permanecen en el horizonte como ojos vigilantes hasta que amanece.

De repente las luces han comenzado a moverse y brillan con más intensidad arrancándome de golpe de los recuerdos y devolviéndome a la realidad. Advierto que he cambiado de postura y mi pierna derecha ha quebrado una rama que ahora yace rota en el suelo desde donde aguanta impotente mi mirada angustiada. Permanezco quieto, frío y en silencio. Mantengo la respiración en un intento frustrado por desaparecer. Y poco a poco retorna la calma. De nuevo aquellos ojos luminosos recuperan en el horizonte su mirada inmóvil. Y de nuevo la quietud. El silencio. Todo oscuro a mi alrededor. Esta tarde hemos intentado acercarnos más atravesando el río. “Probaremos a entrar por la vertiente norte que está menos vigilada”, indicó el coyote. Hace horas que dispersos en este páramo aguardamos escondidos. Mi ropa sigue mojada. Y no sé donde está Manuel. No le puedo ver. Y no sé donde está el coyote. Porqué no nos da indicaciones esta noche. Sudo frío. Quizá en tan solo unas horas habré abandonado definitivamente mi hogar, quien sabe hasta cuando. Pero no olvidaré nada de lo que dejo atrás. La pobreza, la lucha armada y los compañeros que se quedan, nuestra casita de adobe y la letrina nueva, el olor a leña quemada en la mañana, la milpa- espero que llueva suficiente este año.

Acabo de escuchar un chasquido de hojas y en la lejanía me parece distinguir al coyote avanzando lentamente hacía mí. Mi corazón se agita de impaciencia. Imagino que tan solo en unas horas podré empezar a vivir un sueño y conocer que hay al otro lado. Obtendré un trabajo que me permita vivir de forma sencilla y enviar dinero a casa. Estoy dispuesto a trabajar en cualquier cosa. Buscaré un lugar barato donde vivir. Pronto enviaré dinero. Poco a poco aprenderé inglés y mientras, encontraré gente que me ayude. Soy trabajador y honesto. Y en unos años quizá pueda volver a casa, y con los ahorros montar un pequeño negocio en mi país. Quizá. Todo está oscuro y de nuevo, pienso en Juan. Él nunca encontró un trabajo digno. No conoció gente que le ayudara. Ningún refugio. Encontró rechazo y más hambre. Y la realidad irreal de un mundo decidido por pocos en beneficio de sus propios beneficios. No sobrevivió a la penumbra cotidiana. Ni al conflicto en una calle ajena. Y nunca volvió a ver su hogar. No quiero pensar en Juan, pero pienso. Ahora ya puedo distinguir al coyote junto a un árbol cercano. Observo claramente la señal pactada y como después desaparece con sigilo. Llegó el momento. Doy mi primer paso hacia las luces que brillan en el horizonte. Y siento que a medida que me acerco, ellas se hacen más grandes y poderosas mientras yo tembloroso, me siento empequeñecer. No quiero que mi sueño sea pesadilla. No quiero. Apenas respiro de miedo e impaciencia y mientras, continúo avanzando.

Mar Toharia Terán, 28-10-2008

 

 

 

 

SACIEDAD

 

…era octubre, y en un poblado a orillas del lago de los peces amarillos, se inició el primer reencuentro de un ser y su imagen. En ese mismo lago las rocas sólo se veían de noche. Su agua era liviana y cristalina,  pero de día los peces las vestían como alfombras destacando los verdes que era demasiado escasos a comparación de los lirios aturquesados que bordeaban la orilla del lado de los paraísos que ocultaban el asfalto.-

Un catorce del mismo mes, en los festivos parroquiales del día de San Francisco, una anciana que vivía a expensas de los cuidados ajenos, buscó su rostro en el interior de una celda y desprendió el cordón que la unía del  mundo que la contenía

.................

Ana Clara Breature, 27-10-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

CUATRO SIGLOS DE NADA

 

            Sentado en un sillón don Antonio permanece quieto, con los ojos cerrados, como ausente, quizá pensando, quién sabe, a lo mejor ni piensa, o sólo duerme. Sí, eso es, don Antonio se ha quedado dormido como una marmota, ahora nada le urge, ahora todo puede esperar. Acaba de cenar y debería dar, como le ha recomendado el médico, un paseo, poca cosa, sólo para estirar las piernas, una vuelta, sólo una vuelta a la manzana. Pero no, don Antonio se sienta en su sillón y sitio preferidos, bajo el cono de luz de la lámpara, intenta leer un rato el periódico pero, qué va, en seguida se arrellana en la butaca, sus manos le abandonan poco a poco y las letras se desparraman mansamente sobre su pecho. Don Antonio se ha jubilado hace sólo unos meses – forzosamente, desde luego, que si no, a buenas horas mangas verdes – y, claro, todavía no se ha aclimatado a la nueva situación. Los primeros días don Antonio se despierta bien temprano, a ver, la rutina, normal, se calza las zapatillas y se encamina al baño. Don Antonio no se ha enterado aún de que ahora no tiene nada que hacer, que no tiene que madrugar, que ya no hay domingos, ni días de fiesta que guardar, ni sábados, ni vísperas de algo, ni nada. Ahora todos los días son inodoros, incoloros e insípidos.....................................

Jesús Sanz Perrón, Madrid, 27-10-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

EL CUERNO DE LA ABUNDANCIA

 

Esta mañana me he levantado temprano – lo menos serían las tantas-y lo primero que me he encontrado ha sido con la crisis. Sí, sí, con la crisis. Ésa de la que la gente habla tanto – sobre todo los economistas, esa categoría de indocumentados que parece que lo saben todo pero que no se enteran ni saben de la misa la media – pero que nadie ha visto por ninguna parte, ni está ni se la espera. Lógicamete, no la he reconocido. Es cierto que había oído hablar de ella pero como de algo lejano, igual que se oye a diario que el planeta Tierra se está yendo al carajo por culpa del calentamiento global, del CO2, de los agujeros negros, de la contaminación, etc. etc. Para mí que todo eso son zarandajas: comentarios de algunos desaprensivos, pesimistas recalcitrantes, que se mueven por intereses espurios, gente sin principios que se ve no tienen otra cosa que hacer. Pamplinas. La Tierra - nuestra tierra - lleva siglos y siglos - ¿qué digo, siglos? - y millones de años girando incansable alrededor del Sol, y éste y la Tierra transitando por la galaxia tan campantes, tan tranquilos, para que vengan ahora los de siempre, que se les conoce a la legua, con sus negros augurios que no conducen a nada como no sea a asustar al personal y pescar en río revuelto. Pues bien, a lo que iba, que es que a veces como que se me calienta la cabeza y empiezo a divagar de corrido. La crisis, la crisis. Paparruchas. ¿Pues no vemos a la gente – yo el primero, que conste – más contenta que unas Pascuas, dispuesta a tirar la casa por la ventana sin reparar en nada que no sea el disfrute inmediato, carpe diem, y que salga el Sol por Antequera y a vivir que son dos días? ¿Pues no estamos preparando ya, con casi tres meses de adelanto, las fiestas más bonitas del año, las de Navidad, Año Nuevo y Epifanía, las más solidarias, las que hacen más felices si cabe, con sus regalos, a millones y millones de niños en todo el mundo? ¿Las que, con la Lotería de Navidad, toda una institución, con una pizca de suerte, nos trae puntualmente, en su repleto Cuerno de la Abundancia, cual Maná redivivo, millones y millones de euros, esta casi nueva moneda nuestra – de casi toda Europa, quiero decir – la moneda que ha venido a redimirnos de la pobreza elevándonos a todos – digo bien, a todos – a la condición de adinerados? ¿Acaso no estamos viendo a diario bares y cafeterías, y cines y teatros, y grandes y pequeños almacenes abarrotados de público, ávidos de diversión, de pasarlo bien a cualquier precio, qué importan unos euros de más o de menos, que no van a ninguna parte, el caso es disfrutar. Así que yo ni caso, me he topado esta mañana, ya digo, con el fantasma de la crisis – bueno, la verdad es que ni la he reconocido siquiera – y como el que oye llover, he salido a la calle y sí, en ésta llovía, -diluviaba más bien – pero qué, así rebosarán los pantanos porque ahora están al ciento por ciento, que ya no cabe una gota más. Así que yo estoy con el primo de Rajoy, ése sí que sabe - bueno, los dos­, Rajoy y su primo –, qué calentamiento global ni qué puñetas, cuentos, que casi todo el mundo está medio loco, o se lo hacen, sabe Dios con qué intención. Pues esto es todo. La narración – esta narración – es la mejor que verá el jurado, eso sí que es seguro.

 

 

Jesús Sanz Perrón, Madrid, 26-10-2008

 

 

Fragmento del relato

EL CÍRCULO

 

 

...........Llevó flores a su tumba. A la cabecera, entre los floreros, había un tallo. Lo respetó, midiéndolo cuando iba a renovar los claveles y los crisantemos. El tallo crecía. Pronto fue como los floreros; luego, creció por encima de las flores, verde, estirado. Tenía un olor amargo, acre, algo acídulo. De pronto sintió miedo, y, sin embargo, estaba obligado a cuidarlo. Lo sabía. Un día dio flor, una hermosa flor de pétalos morados. De ahí en más se olvidó de llevar claveles y crisantemos, olvidó mudar el agua muerta de los floreros y olvidó que allí estaban sus padres, tal vez dando savia a la planta aquélla. Al paso del primer otoño los pétalos cayeron, quedando el cáliz mustio y seco; pero fue inflándose, creciendo, haciéndose una bola. Una mañana, con el primer albor, fue a ver su planta. Había soñado con ella; había soñado que le llamaba. Encontró el tallo verde, más verde que nunca; pero no había ya cáliz, sino fruto. Era un ataúd chiquito, blanco, gracioso, con rayitas pálidas y dibujitos microscópicos. Le repugnó, sintió tremenda aversión; pero, no supo bien por qué, .......................

 

Ángel Ruiz Cediel, 20-10-2008***

 

 

Fragmento del relato

OLVIDO

 

 

           Ha borrado el desabrido olvido los caminos que conducen al recuerdo. A veces, sólo a veces, un olor famoso o un nombre entrañable, sin saber por qué, se ancla con desconcierto a algún ayer traspapelado, sin fechas precisas ni notas marginales, produciendo el cataclismo de un naufragio cuyo pecio son tablones que arman la estructura que enhiesta la angustia.

            Se sabe rehén, pero no de quién. Por algún lado, en algún tiempo, sospecha que tuvo una vida; pero se ignora, acaso no sabiendo qué o quién es. Desconoce que el presente es un hito conformado por muchos pasados, ....................

 

Ángel Ruiz Cediel, 20-10-2008***

 

Fragmento del relato

QUERIDA MADRE

 

.....................

            Siguió con su perorata mientras preparaba la infusión, dale que te pego a la hebra, pero Miguel ya no la oía sino como uno de esos ruidos domésticos que hay en las casas antiguas, o como si formara parte de aquel entrañable escenario en el que se desarrolló su infancia, buena parte de su juventud y pedazos de su vida, entre matrimonios, como retales de una existencia que iba quedando hecha jirones por diferentes decorados.

            Se puso en pie y se decidió a esperar el café mientras ojeaba las fotografías que abundaban sobre muebles y paredes. Era una tregua. Nada más que un paréntesis a esa murga que pagaba gustosamente, como un justo tributo, por ver a su madre una vez por semana.........

 

Ángel Ruiz Cediel, 20-10-2008***

 

 

 

Fragmento del relato

VISIONES

.............................................

           — ¿Por qué te pones tú a mi derecha, es un guiño político? —le volví a inquirir con malicia.

            Sonrió. Bueno, al menos sentido del humor tenía.

            — ¿Y tú, no sonríes… o te ríes? —le pregunté al otro.

            Bufó, un cuerno le echó humo y se peyó.

            Cuando no les miraba, entre ellos se hacían perversidades, se decían ternos de los más gruesos, se metían los dedos en los ojos, se pellizcaban o se hacían burlas muy chuscas. Yo diría que se odiaban tanto como si estuvieran casados o, al menos, que se tenían acérrima antipatía.

            — ¿Podéis estaros quietos? —les reñí.

            —Es que te quiero —se justificaron ambos al unísono.

            Tal vez me quieran, pero joden mucho. ...................................

Ángel Ruiz Cediel, 20-10-2008***

 

 

CUALQUIER TIEMPO

    Jorge Manrique afirmaba en sus célebres coplas que “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

El atributo que los hombres otorgaran a la deidad helena Cronos  resulta un elemento extraño y de difícil comprensión humana.  En ocasiones se sucede con demasiada premura mientras que en otras tenemos la sensación de que su paso juega con los mortales trascendiendo con exasperante parsimonia. Sólo es una percepción nuestra, pero en ocasiones nos da la impresión de que el reloj se detiene o tenemos la sensación de que el paso de las horas se modifica a voluntad del dios.

     Los días felices, ésos que nos gustaría alargar para no dar por zanjado el motivo de celebración, transcurren con una celeridad abrumadora, despojándonos de la dicha de lograr...........................................

 

Xaro Cortés, 12-10-2008

.........Continuar con la lectura......

 

Fragmento del relato

YO SIENTO

 

............................................

-No puedes hacerlo- escuchó a sus espaldas.

Gonzalo se volvió de súbito, y del susto inicial pasó al no saber qué pensar. Ante él había un hombre, un anciano mejor dicho, tan viejo que su piel aparecía cuarteada y recortada por innumerables surcos agrietados. Y en esos ínfimos instantes que una persona necesita para formar una muy primeriza opinión de otra, a Gonzalo se le pasó por la cabeza que aquel no era un vecino de la región. No tenía el aspecto de un anciano gallego, todos ellos doblados y desmejorados por décadas de duro trabajo ya fuera en el mar o como ganaderos. No, aquel tipo, quienquiera que fuera, tenía un porte solemne a pesar de su edad, erguido, poderoso se diría; y no vestía con el atuendo típico de la zona: ni boina, ni ropa de pescador ni el chaleco lanudo habitual de los criadores de vacas. En lugar de ello portaba un elegante traje, todo él gris, una americana sobre un jersey fino, con el cuello un poco alto, pantalones a conjunto y zapatos demasiado enclenques para transitar por aquellos duros parajes de roca y arbustos espinosos..............................................

 

Javier Pellicer Moscardó, 11-10-2008***

 

 

EL DÍA QUE CAMBIÓ EL MUNDO

 1913, VIENA

 Desde su primera adolescencia, supo con total certeza que el destino del mundo estaría, algún día, en sus manos. Su certeza era una convicción propia nacida en el seno de su alma: sencillamente, lo sabía, acontecería tarde o temprano, llegaría el momento en que la fuerza de su espíritu liberaría a su pueblo de la mediocridad, para llevarlo a la supremacía.

Era un elegido.

Poco le importaba al joven su propia situación actual: apenas un vagabundo, un pintor de acuarelas que recorría los parques de Viena, ...............

 

Javier Pellicer Moscardó, 11-10-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

La huida

 

 

Otro día más vuelve a levantarse cansado, tal vez no duerme bien, no lo sabe. De todas formas no importa, tiene que vestirse, asearse y salir de casa para ir a trabajar. Así que se pone su mejor sonrisa, no demasiado buena, busca algo de fe en el armario y sale dispuesto a no ser devorado de nuevo por la realidad. Se mira en el espejo del ascensor un segundo, no le gusta hacerlo. El maldito fluorescente es siempre demasiado sincero, le muestra las ojeras y la cara de asco que  tiene, él sabe que es así pero no quiere ni verlo ni que nadie se lo recuerde, y menos un estúpido espejo de ascensor.

            En la calle hace frío, le gusta sentirlo en la cara, aspira fuerte y se dirige con paso decidido hacia el tren. Siempre camina de esa manera, tiene la impresión de que si anda con firmeza llegará a algún sitio que merezca la pena, ...............

 

David Temprano de Miguel, 11-10-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

El cerrojo faz

 

A nadie se le escapa que Cádiz es una ciudad extremadamente pintoresca. Ni que el humor rezuma por las esquinas de cada una de sus calles. Algunos de sus habitantes podrían estar contando anécdotas durante horas, anécdotas graciosas que son cantadas y contadas en su máximo esplendor en los carnavales.
Ayer, después de desayunar, me acerqué a la ferretería del Grillo, mote por el que se conoce de toda la vida a Genaro Vargas, un hombre dado a luz prácticamente en las salinas debido a la tradición salinera familiar. Mantiene abierta la ferretería desde hace más de cuarenta años. Entrar en ella es casi un placer para los sentidos porque durante todo ese tiempo, el Grillo ha almacenado materiales que bien merecerían estar en un museo de antigüedades. Además, su forma de trabajar a la antigua permite que le pidas un determinado tipo de tornillo y te saque una caja de zapatos amarilleada por los años llena de todo tipo de tornillería, de toda menos de la que necesitas. A mí no me molesta en absoluto...................

Paco Gómez Escribano, 3-10-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

Fragmento del relato

EL TERROR TANGIBLE

 

...............y ahora, de repente, me encontraba tumbado en una esquina, rodeado por la niebla, y sin poder resistir la necesidad de volver a vomitar. Me alcé, me arrodillé frente a la pared, apoyé contra ésta mi cabeza, aparté hacia atrás el resto de mi cuerpo y dejé que incontables arcadas semisecas me convulsionaran a placer.

Cuando escupía los restos de bilis de mi boca y respiraba profundamente tratando de recuperarme de la tensión y de los esfuerzos reflejos de mi aparato digestivo, rechinando sus goznes la puerta contigua se entreabrió. Yo comencé a caminar, unos pocos pasos, y me adentré en aquella nebulosa quinta calle. Ya no se oía el caminar del “mantequero”. Me paré, mi cuerpo se resistía a mantenerse erguido, apoyé mi hombro en la pared y en aquel momento voces tranquilizadoras de mujer y de hombre, al tiempo que una amigable mano me asía por el codo, me hicieron sentir protegido.

El hombre me tomó en brazos, yo al principio me mantuve tenso, pero al poco dejé laxo mi cuerpo. Me llevaba a mi casa.

 

Los hechos que acontecieron cuando mi abuelo abrió la puerta son imaginables y, estoy seguro, certeros para quien se ponga a ello, por lo que desmenuzarlos es relatar lo consabido y gastar tiempo y papel sin necesidad. Primero vinieron las expresiones de temor por mi estado, al poco las interrogaciones, más adelante las imputaciones, hasta acabar metiéndoseme en mi confortable lecho, desde donde pude oír, antes de caer en el que aún se me antoja como el más largo y profundo sueño de mi vida, que mi abuelo y mi madre se encaminaban apremiados a las casas de Pedro y de Pablo.

Al día siguiente inició su bifurcación mi vida, mi mundo, el mundo, mi pasado, mi presente y mi futuro.

 

Eran más de las dos del mediodía. Me despertó mi madre, llorando desconsolada, abrazándome, besándome. Mi abuela fue por el otro lado de la cama a acariciarme la frente, la miré, y sus ojos estaban extremadamente enrojecidos. Yo sentía mi cabeza algo pesada, pero mi estado no componía todos los síntomas de resaca etílica que, debo confesar, ya conozco muy bien; aun así exageré mi estado y les pedí que me dejasen, que no me encontraba bien, y les mostré mi desagrado por la cantidad de gente que se había concentrado en la casa a juzgar por el murmullo de voces que llegaba hasta mi habitación.

Nadie me hizo caso, me hicieron levantar, me lavotearon con una palangana de agua caliente y una manopla, me vistieron con mucho mimo, como si fuera yo un inválido, y al salir de la habitación una avalancha de personas me asaltó besuqueándome y pugnando por tocarme y no despegar su mano de mí. Pero nadie ponía término a mi perplejidad por mucho que yo insistiera en preguntar y en protestar exclamando de modo intermitente que me dolía mucho la cabeza pero que estaba bien.

...................................

Toaj Tagore Dauchna, 1-10-2008***

 

 

 

Ra

El por qué de algunas cosas

 

Una mañana de Marzo, tibia y húmeda de una primavera continental, todos salimos rumbo al coche, para la faena diaria de llevar los niños a la escuela. Esa mañana nos esperaba una sorpresa sobre uno de los sofás del porche.

Allí estaban cómodamente echados una gata con sus dos crías, quienes al vernos tan sorprendidos como nosotros quedaron, echando a correr despavoridamente mientras que con ojos entre atónitos y sonrientes les veíamos saltar al suelo o sobre las macetas colocadas estéticamente en el lugar para ornamental el área del jardín. Espantados se alejaron, perdiéndose los tres escaleras abajo para refugiarse en la parte inferior del jardín. Sentimos las plantas en su batir de hojas al paso de mamá felina y sus cachorrillos. Les dejamos entre sus miedos recurrentes por la presencia humana de ancestrales herencias de atropellos y maltratos, continuando nuestro andar hacia el coche que nos esperaba ecuánime luego de toda una noche de paz bajo el sereno ............

Manuel Darío Quintana, 1-10-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

 

LOS PERROS DE LA GUERRA

 

¿Qué importa si la batalla está perdida?

No está perdido todo; la voluntad inquebrantable,

la preparación de la venganza, el odio inmortal, y el valor para no someterse nunca ni ceder.

¿Qué más hace falta para no ser vencido?

 

 John Milton

 

... en el exterior, el viejo continente era un montón de escoria calcinada. La guerra, tras su paso, sólo había dejado un espectro agonizante, mientras los cazas Aliados recorrían los cielos oscuros que albergaban una tierra maldita y destrozada. Poco quedaba de Berlín: edificios humeantes, sueños de poder y conquista destruidos, avenidas abiertas por las explosiones y muros, que otrora se levantaban orgullosos y dementes, convertidos en polvo...

 

De pie, el alemán se mantenía firme y erguido, con el cuerpo fríamente en tensión......

 

Alexis Brito Delgado, 27-09-2008.

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

Tantaz

El agua, como el aire, como el pensamiento, como el movimiento, es libre. En el río de la vida pensamos, buscamos, andamos, nunca estamos quietos, continuamente cambiamos.

 Desde la barandilla del paseo de la “Media Luna” se divisa el río Arga, caminante sereno y frío, su cauce sigue el curso del río, mientras el monte San Cristóbal, impasible y perpetuo, vigila la ciudad.

 El parque de la “Media Luna” fue, en mi infancia, uno de mis favoritos para ir a jugar. Desde mi pequeñez todo se me antojaba grandioso y gigantesco.

 Paseaba por los jardines de la mano de mi padre que,...............

Ma. Rosario Ruiz Castillo, Pamplona, 23-09-2008.

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

Sus pies

 

Siempre le había gustado mirarse los pies, incluso desde que era una niña que apenas sabía usarlos.

Era fascinante observar el movimiento mecánico de aquellas partes de su cuerpo que parecían tener voluntad propia, mientras que su cerebro se ocupaba del arduo trabajo de mantener el equilibrio sobre el campo irregular, los senderos de tierra que rodeaban el poblado o las rocas del terraplén donde la familia arrojaba a diario las basuras.

Eran unos pies libres y felices que, en seguida, aprendieron a brincar y a perseguirse el uno al otro cuando su dueña deseaba adelantarse a los acontecimientos y decidía correr.

El primer calzado la fascinó, porque las alpargatillas eran de un sabroso color anaranjado que casi se veía en la oscuridad; pero le costó mucho habituarse a tener una suela entre su piel y el mundo por el que correteaba. Suerte que su madre sólo la obligaba a llevarlas en aquellos días en los que, todos sin excepción, parecían más alegres de lo normal, nadie iba a trabajar en el campo y los mayores permanecían despiertos hasta tarde mientras comían los alimentos que, de día, estaba prohibido ingerir por la autoridad de algo que ella no llegaba a entender.........

Severiano Gil Ruiz, 21-09-2008.

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

 

 

EL JUICIO DE EROS 

“El amor es la compensación de la muerte;

su correlato esencial”

A. Shopenhauer

 

Eros no puede mantener relación con mujer humana desde que Hera, diosa del matrimonio y de las mujeres casadas, prohibiera la promiscuidad y la lujuria entre dioses y humanos. Ha conseguido erradicar del Olimpo los juegos y correrías de antaño, ha depurado la “hombría” desechando héroes o semidioses y dando de beber la ambrosía sólo a los merecedores de ello.

Sin el néctar divino no hay inmortalidad, Eros lo sabe.

¿Podrá beber a su vuelta? ¿Querrá Eros soportar el tedio de la inmortalidad?.......

 

Iván Periáñez Bolaño, Sevilla, 21-09-2008.

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

 

FOTOS DE CEMENTERIO

            La niña rubia del color del trigo piensa que ese lugar al que ha ido con su madre y que se llama cementerio es muy bonito, sin embargo, también se da cuenta de que hay algo que le da miedo. Es muy agradable escuchar a los pájaros y  verlos jugar entre las tupidas ramas de los cipreses. Todo está lleno de flores hermosas,  hoy ha visto varias  mariposas, una incluso se ha parado un momento en la manga de su vestido verde y ha movido sus alitas antes de reemprender el vuelo. La niña sabe que las mariposas no deben tocarse, porque se les cae el polvo mágico de las alas y se mueren...........

María José, 19-9-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

Una tarde en la plaza de Cairasco

 

Un hombre con traje gris marengo, con los bolsillos de la chaqueta desvaídos y la corbata naranja, intensa, cruza la plaza a paso rápido, casi corriendo, con la mirada perdida y el móvil pegado a la oreja. Una muchacha joven, morena, espigada, con unos vaqueros de talón roído, la atraviesa también, despistada, con una maleta y algunos libros pegados a su mano derecha; parece universitaria. Más allá, una pareja se acerca a la fuente, paseando a dos niños. El marido empuja el cochito del bebé, de ocho o nueve meses, que mira hacia su hermano, que va andando, de la mano de su madre, vestido todavía con el uniforme del colegio; pantalones cortos grises; polo blanco; calcetines blancos; rebeca morada, con una emblema a la izquierda; zapatos de goma, negros. Los dos niños se ríen y gritan contentos al ver un carrusel al otro lado de la calle, en la Alameda de Colón. Está detrás de dos hileras de palmeras canarias muy altas. Su música resuena. La familia cruza deprisa por el paso de peatones. Algunas guaguas escolares pasan repletos de más niños; el colegio de Las Dominicas está a la vuelta de la esquina. El niño de uniforme les dice adiós con el brazo extendido, señalándoles hacia la Alameda.

Se oye una sirena de ambulancia pero enseguida pasa una moto de gran cilindrada que se come la melodía; y luego un camión; y después otro coche, con el escape libre. El trasiego es continuo.

No me había dado cuenta de la algarabía de pájaros, escondidos entre las ramas de los sauces de este lado. Ya se han refugiado presagiando la noche. Los veo salir y entrar, practicando vuelos circulares. Parece que deliberan, como si algo les preocupara.

Una mujer me roza el brazo con una mochila roja de Los increíbles. Su hijo, de unos seis años, la persigue corriendo. No aguanta el paso de la madre, pero ella tiene prisa. Sus tacones rechinan en las juntas de los zócalos bicolores de la acera.

Regresa el hombre con traje, corriendo de nuevo, hacia el otro lado, con el móvil todavía en la oreja.

El aleteo de las palomas completa la sinfonía urbana, orquestada por la brisa fresca que corre de cuando en cuando. Se refugian en las ventanas del Gabinete Literario, que se levanta enfrente de mí. No alcanzo a verlo completo.

He pasado toda la tarde sentado al borde de la única fuente de la plaza de Cairasco, observando a la gente. Con un cuaderno, tomo notas al tiempo que leo una novela corta; simultaneo tareas, la tarde es larga. El agua de la fuente no ha parado de caer, ni la gente de pasar, ni los coches de correr; ni el carrusel de sonar, con su melodía repetitiva.

Dentro de un rato el ritmo diurno decaerá, incluso en esa cafetería, debajo del Hotel Madrid, donde los hombres charlan a voces. Entonces, bajo la luz amarilla de las farolas, la plaza se escuchará a sí misma, mientras descansa. Ni el Gabinete, ni el hotel, ni la fuente se irán de aquí por mucho escándalo que hagamos; un día tras otro. Ellos y la plaza mantienen una amistad indisoluble,  fruto de muchos lustros de convivencia.

Antes de marcharme, de noche ya, vuelve a cruzar el señor trajeado. Aparto la novela. Ahora trae la chaqueta colgada en la espalda, pendiendo del dedo índice de su mano izquierda. La corbata asoma por un lado; su oreja descansa. Se para y saca un pañuelo del bolsillo trasero del pantalón. Parece que ha estado llorando. Mira hacia la cafetería y entra, sorteando a tres camareros, con delantal blanco, que recogen el local; parece que aceptan su presencia. Creo que le sirven una jarra de cerveza. A los veinte minutos cierran las puertas y el hombre se despide. Contemplo su última marcha del día: se tambalea y tiene que agarrarse a la barandilla del Gabinete cuando pasa por delante. Se sienta en un escalón y enciende un pitillo. Lo dejo allí, con el chapoteo de la fuente. No hay más ruidos, sólo mis pasos, que se alejan.

Es hora de ir a escribir lo que he visto.

 

David Macías Verde, Las Palmas de Gran Canaria, 17-9-2008

 

 

 

 

UNA ECUACIÓN. LA NUESTRA

 

4(50+4X+M)       -100-9M+8X

________________ =________________

22                        2

Habla, Musa, de aquel hombre astuto que erró largo tiempo

después de destruir el alcázar sagrado de Troya,

del que vio tantos pueblos y de ellos espíritu supo,

de quien tantas angustias vivió por los mares, luchando

por salvarse y salvar a los hombres que lo acompañaban;

mas no pudo ¡ay! salvarlos, no obstante el esfuerzo que hizo. (Homero)

 

11- El sonido de las pisadas era casi imperceptible. Tráfico, voces, el salpicar de la fuente y el retumbar de la música de algún local cercano... sin  sirenas de un mar que no existe y que con su protervo canto presagiaron proverbios de dolor. Ahora está todo en calma. En la calma que una ciudad digna de amor y de odio puede ofrecer una noche de jueves cualquiera, es decir, tráfico, voces, el salpicar de la fuente y el retumbar de la música de algún local cercano......

 

El tacto herrumbroso de la gélida verja le hizo comprender el significado de muchos anhelos, el motivo de por qué tenía que levantarse en mitad de la noche y desplazarse hasta aquel lugar tan lleno de recuerdos.........

 

Rafael Negrete, 16-7-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

   ASÍ   NO,   NAMIR

 

                 La noticia corrió como reguero de pólvora por el pueblo: “¡¡¡ Un muro de la casa que estaban restaurando “Los Florencios” se ha derrumbado y hay un trabajador atrapado debajo !!!.

                 Cuando algo así ocurre en las grandes ciudades, pasa más desapercibido, pero cuando sucede en un pueblo, todo el mundo se entera y se conmociona. El desconcierto de los primeros momentos, la angustia de las familias de los trabajadores al no saber quien era el atrapado, hizo que aquella mañana que había empezado con la tranquila rutina de cualquier otra, se convirtiera en una angustiosa espera de noticias.

                  Alrededor de la 1 de la tarde supimos quien era el obrero sepultado entre los escombros: Era Namír, el nigeriano, y estaba muerto..........

Maribel Egido, 11-9-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

 

LOS AIRES DE LA GRANJA

 

Se pulsa una vitrola.

Caía el peronismo y en la estepa de un país colonizado, un ingeniero tomó la iniciativa de edificar una región. Miró el mapa, realizó un plano, lo llenó de casas y partió en busca de su idea. Tomó un tren, permaneció varias horas en él, y llegó.

Era verano, hacía mucho frío, y el viento poco a poco fue despejando su rostro. Caminó unos metros y sólo el cielo lo miraba. No había nadie, lo único que se escuchaba era el murmullo del aire. Como en una escala descendente, guardó esa sensación. La identificó como una especie de desasosiego que fue el intermediario de su imagen ante el relieve. Inquieto, se dirigió hacia el lago. Con incertidumbre se sentó en la arena. Ahogado y sumergido en un lápiz, sintió que lo estaban sombreando. Se dejó deslizar, acomodó su saco, abrió su dibujo, lo imaginó, y lo cerró. Tomó sus manos, las llenó de piedras y comenzó a distribuirlas cerca de sus pies. Rápidamente, oyó el zumbido de las aves. Volvió a  coger las piedras, giró su rostro y las impulsó al cielo......

Ana Clara Breature, 3-9-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

INTERIOR  DE  RELOJ  AVERIADO    

     Entre los poquísimos recuerdos que conservo íntegros, hay uno de una noche en que desperté desorientado. Se me había borrado mi nombre, qué casa era aquélla, quién era yo y quién la persona que respiraba a mi lado. Así deben sentirse los niños al nacer, y quizás por eso lloran angustiados. Sólo que, para ellos, se trata de un llanto pasajero, en la medida que van entendiendo el mundo o haciéndose entender por él. Para mí es distinto. Lo de entender, digo, que todo siga el curso establecido sin contar conmigo.

      Ni comprendo las reglas del porvenir, ni recuerdo los días que he vivido hasta hoy. Se me antojan una película borrosa, llena de agujeros donde se ha quemado el celuloide. No sé, por ejemplo, quién es esa señora con un cuidado moño de peluquería, cuya fotografía luce en la mesita del salón. Se le parece mucho la chica morena que todas las mañanas me hace una caricia en el pelo, mientras me pregunta.....................

Julián Granado Martínez, 31-8-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

A D I O S, V I E J O    A M I G O

     

        Mi perro no tenía raza definida. Era de color negro y tamaño pequeño, y no especialmente bonito. Llegó a nuestra casa hace ya tantos años que casi no sabíamos con exactitud su edad y en todo éste tiempo que ha compartido nuestra vida nos dio su cariño, su alegría y su lealtad como solo los perros saben hacerlo.

 

La vejez había puesto ya cataratas en sus ojos y falta de agudeza en su oído, ........

Maribel Egido, 29-8-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

UNA CARTA IMPOSIBLE

 

                                           (Dedicado a mi viejo y querido perro)

  

              Queridos amos, yo no puedo hablar, soy solo un perro y me expreso de otra forma: Con mi mirada, meneando mi cola, saltando a vuestro alrededor y emitiendo pequeños ladridos de alegría cuando os veo. Pero a veces, me gustaría poder comunicarme con vosotros de esa forma que lo hacéis los humanos, para que me entendierais bien, para que nos se perdiera ningún matiz de lo que quiero expresaros.

 

           Amos, yo sé que ya soy viejo, que mis ojos ya no brillan y que están cubiertos de algo que no sé que es, pero que no me permite ver bien, por eso cuando me tiráis cosas para jugar, a veces me despisto y no puedo traerlo en la boca como antes, ¿recordáis?, no había piña ni ramilla que se me escapase, aunque lo arrojarais lejos y cayera escondido entre los matorrales y tomillos del monte. A veces os oía comentar: ¡Que listo es, no se le escapa ni una!, y yo me ponía muy contento, ¡era un buen perro! Mis amos lo decían, y seguía corriendo alegremente sin cansarme nunca.

..........................

Maribel Egido, 29-8-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

. . . .   A    J U A N A 

 

Juana era como un reloj de sol que solo marca las horas de luz. La conocí en un lugar muy especial y poco favorable para la alegría: la consulta de radioterapia de un gran hospital.

 

Mi historia había comenzado apenas un par de meses antes, cuando tras unas pruebas supe que aquellas pequeñas hemorragias que yo atribuía a desarreglos de mis 48 años, se debían en realidad a un tumor uterino.

 

Cuando vuelvo la vista atrás recuerdo aquel 9 de Noviembre de 1992, en que conocí el alcance de lo que me ocurría, como si se tratara del guión de una película:

 

El otoño había llegado de repente, bruscamente, una mañana el aire tibio se convirtió en un viento desapacible que arrancaba las hojas de los árboles que aún se resistían a caer. Desde el otro lado del cristal de la amplia ventana, yo observaba distraídamente como las ramas se agitaban con fuerza, con un sonido que desde allí no podía oír, y como los pajarillos saltaban y se perseguían sobre el césped bien cuidado de los jardines del hospital.

..........................

Maribel Egido, 29-8-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

TARIFA PLANA

 

- ¿Diga?.

- Hola, mamá. Soy yo. Natalia

- ¿Natalia?. Hija, qué sorpresa. Hace más de un mes que no tengo noticias tuyas.

- Por eso te llamo. Es que hemos contratado una tarifa de teléfono móvil, que te permite hablar durante treinta minutos con cualquier número del mundo, con un coste mínimo.

- Me has cogido de casualidad, Natalia, hija. Iba a salir con unas amigas. Vamos a acercarnos a la presentación de la última novela de Ginesito Riquelme. Ya sabes, aquel niño tan mono que te cortejaba en el club.

- No recuerdo a ningún Ginesito, mamá.

- Si, mujer. Tienes que acordarte. Aquel que llevaba el bañador ceñido y subido hasta las tetas.

- No, mamá, no me acuerdo. Escucha, mamá. Tengo poco tiempo, y lo que tengo que decirte es importante. Siéntate, por favor.

- Vaya. Natalia, hija, me estás preocupando.

- No te asustes. Todo va bien. Solo pretendo que, durante los próximos treinta minutos...Bueno, veintisiete... Me des una razón para que no me suicide.

..................

Félix Jaime Cortés, Madrid, 25-8-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

 

ESTA CASA ES UN PUÑETERO DESASTRE

 

 

Parece mentira que para cincuenta miserables metros cuadrados que tengo de casa, esté todo desmadrándose de la forma en que lo está haciendo. Y eso contando con las zonas comunes, que vaya usted a saber a qué avispado listillo se le ocurrió eso de las zonas comunes, la superficie construida, la superficie útil y la madre que parió a todas las superficies. Porque a ver, vamos a ver si nos vamos aclarando: yo ocupo un espacio en el mundo, una superficie, y mi piso tiene una superficie útil, que es la que yo piso, por supuesto, y que debe de andar por los cuarenta metros, supongo, pero es que yo necesito, como todo el mundo, una serie de accesorios para poder vivir, como por ejemplo, yo que sé: mesas, sillas, cama, taza de báter, o wc si me quiero hacer el fino......

 

Félix Jaime Cortés, Madrid, 25-8-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 GRATA INFANCIA

 

 Este lugar siempre me produce melancolía. Es un edificio de cara al sol de la mañana, con un bello jardín lleno de flores y pequeños árboles. Muchos bancos de hierro invitan al visitante a descansar. Pero los visitantes no tienen ánimos para sentarse, sólo quieren cumplir con su compromiso y marcharse cuanto antes.

Hoy, al entrar por estas puertas, mi mente ha viajado en el tiempo. He vuelto a mi niñez, a aquellos años donde todo parecía grande y exagerado, donde el palo se convertía en una varita mágica,  o la piedra en un bello príncipe que me rescataba  de un enorme castillo custodiado por enormes dragones que echaban fuego por la boca.

Hoy he vuelto a ser aquella pequeña que jugaba a ser mayor, que miraba a los demás con respeto y a la que le encantaba maquillar y peinar a su mamá.

 

–Buenas tardes, señora.  Pase, por favor, la atenderemos con mucho gusto.

–Gracias señorita –contestaba mi madre siguiéndome la corriente–. Verá, me gustaría hacerme una limpieza de cutis, la manicura y pedicura.

Comenzaba acostándola sobre la cama en la que previamente había colocado una sábana blanca para que pareciese una camilla.

No sé como mi madre tenía paciencia para aguantar todas las travesuras que le hacía, sólo recuerdo que cerraba los ojos y se dejaba hacer. La crema de las manos servía como base limpiadora, luego debía ponerle la mascarilla, que consistía en colocar papel higiénico sobre toda la cara tapando boca, nariz y ojos. Diez minutos más tarde le retiraba la mascarilla a base de tirones y arañazos. El masaje facial consistía en aplicar un trozo de hielo sobre su rostro pues se deslizaba con bastante facilidad. A continuación le aplicaba el maquillaje y luego le perfilaba los labios, con el contratiempo de que la mayoría de las veces le manchaba los dientes con el carmín. Cuando terminábamos solíamos llamar a papá y él acudía diciendo:

– ¿A ver lo que ha hecho hoy mi princesita con mi reina? ¡Oh, una maravilla! ¿Señora, tendría el placer de concederme un deseo?

– Usted dirá –decía mamá fingiendo ser una dama de alta sociedad.

–Pues... me gustaría invitarla a bailar–contestaba mi padre inclinándose sobre ella y tomándola de la mano al tiempo que me guiñaba un ojo.

–Concedido, señor.

Papá y mamá ponían música y comenzaban a bailar. Yo los miraba embelesada porque eran las dos personas que más quería en este mundo. Me gustaba contemplarlos, ver ese amor que se brindaban el uno al otro, esa complicidad que siempre los mantenía unidos, incluso para reñirme.

 

                         Con el paso de los años, la niña creció y se convirtió en mujer. Desapareció el papel higiénico y las cremas de las manos. Ya no me gustaba jugar a ser maquilladora o masajista, comencé a mirarme a mí misma y dejar de mirar a mi madre. Entonces surgieron las primeras canas, las primeras arrugas y los primeros contratiempos. No obstante mi padre siempre permaneció a su lado, siguió llamándola su reina y pidiéndole que bailase con él lindos vals.

 

              Hoy mi madre es mayor, ya no se pinta ni baila, tiene el pelo blanco y la piel flácida. Pero cuando llego al centro donde la tenemos internada, siempre tiene una sonrisa para ofrecerme y, aunque no recuerda mi nombre, ni mi rostro, me mira con cara pícara y me dice:

–Señorita, ¿desearía hacerme una limpieza de cutis?

Y yo le contesto:

–Enseguida señora, la atenderé con mucho gusto.

 

Conchi Postigo, 25-8-2008

 

 

 

Fragmento del relato

HASTA QUE LA MUERTE OS SEPARE

 

…Y entré en el salón, me acerqué a mi viejita, que permanecía adormilada frente al televisor, y le dejé un beso tibio en la frente. Arreglé la pequeña manta de lana que cubría sus piernas, acaricié suavemente sus mejillas, pálidas como el papel de arroz, y le di las buenas noches. Ella ronroneó satisfecha, ....

 

Manuel Pérez Recio, Valencia, 25-8-2008***

 

NEGRO

Hace un tiempo, no se ni el momento ni el lugar preciso, esnifé negro. Lo aspire inconscientemente. Supongo que sabía que estaba en el aire, que podía olerlo, que mi subconsciente engañó a mi consciente para hacerme pensar a mi misma que eso negro no existía, que podía respirar muy hondo tranquílamente. Pero no era así, lo negro flotaba, se disolvía en el aire haciéndose uno solo.

Y yo esnifé negro.

Llegó a mis venas, a mis arterias, se aposentó en mi sangre, recorrió todos mis caminos. Salió por fuera, se implantó en mis vísceras, relleno mis huecos. Negro. Muy negro. Ya no había rojo, era todo negro.

Vomité. Vomité todo cuanto pude. Vomite hasta quedarme sin aliento, casi inconsciente. Pero era tarde, lo negro había absorbido lo rojo de mi cuerpo, de mi sangre. Lo negro se apoderaba de mi cuerpo, como una vez lo hizo de mi mar.

Todo negro.

Me abriré el pecho en canal. Hurgaré entre mis podridas vísceras y arrancaré lo negro. ¿Me llevaré con él lo de debajo? ¿Me llevaré lo rosado, lo rojo? Hurgaré entre lo negro. Y sacaré fuera todo lo que pueda ¿Y si no es suficiente? ¿Y si ya no hay rojo que llevarme detrás? NO PUEDE QUEDAR SOLO ESO NEGRO, NO PUEDE.

Tiene que haber algo, por pequeño que sea, algo entre lo negro que resalte rojo, algo pequeñito, casi insignificante pero imprescindible. Tiene que quedar algo…

 

El sudor disolverá lo negro. Entrará hasta mi interior y lo irá deshaciendo. El sudor, necesito sudor, necesito sentir el peso…

Quiero gritar, subirme a lo alto de algo y gritar. Y serán gritos desgarradores, gritos que podrán oírse a kilómetros a la redonda, gritos desalentados. Y las nubes oirán mi llamada y chocarán entre ellas para crear una lluvia que me ayude. Y la lluvia se mezclará con mis lágrimas, también negras, como mi sangre, e intentará suplir la lluvia al sudor. Y el negro se mezclará con el blanco de la lluvia y se hará un poco menos negro, pero negro de todas maneras. Todo negro.

Y esta vez no vale con ignorarlo, como le pasó al mar. El mar lo ignoró y lo negro se desvaneció. A mi no me vale eso, a mi no me sirve solo esperar a que se pase. Yo tengo que luchar como siempre, tengo que conseguir con el sudor de mi frente que el negro desaparezca.

Siempre con sudor. Siempre sintiendo el peso. Siempre otro sudor…

 

Nadia Hamam, 23-8-2008

 

 

HAY QUE TOMAR MEDIDAS

 

Cuando me pidieron desde la central de mi empresa que acudiera a proporcionar mis medidas biométricas, me eché a temblar. No me gusta compartir mis intimidades con cualquiera; o sí, pero tengo que elegir yo a ese cualquiera. Me veía medido, pesado, radiografiado, auscultado y fotografiado. Peleándome con la encargada por un quítame allá, o dame aquí, algún “centigramo”. ¿Con qué finalidad, para qué tanta medida? Conseguí tranquilizarme y no diré cómo. Acudí a Internet, una vez tranquilo, para averiguar el significado de semejante invasión. Encontré la siguiente definición: “La biometría informática es la aplicación de técnicas matemáticas y estadísticas sobre los rasgos físicos o de conducta de un individuo, para “verificar” identidades o para “identificar” individuos”. O sea que, después de 10 años, en mi empresa necesitaban corroborar mi identidad. No sabía si tomarlo como un elogio o como un insulto. Que eso de que me gusta pasar desapercibido no es más que una pose, ¡joder, que hay que decirlo todo! Ya tenían mi nombre, fecha de nacimiento, domicilio, salario y cuenta bancaria, ¿qué más querían ahora? En cuanto a las medidas, sólo conseguí  ejemplos y nunca un listado exhaustivo; con lo que no logré saber de qué rasgos querrían tomar las dichosas medidas. La lista aumentó en mi cabeza con el enfado, y un universo de atributos, de cualidades, de cantidades, de odiosas comparativas  e intervalos, en todas sus combinaciones, aplastaba mi cerebro desde su interior. Supuse, por liberar presión, que esos rasgos deberían de ser estables, para identificarme  en cualquier momento o lugar. Aunque, la verdad, yo intuyo que mi identidad es cambiante a pesar de la estabilidad de alguno de mis rasgos (o quizás, precisamente por esa estabilidad trata de huir de ellos,  para no encasillarse, vaya usted a saber, que hay identidades muy raras). Por tanto, y si esto es cierto, todo el proceso carecería de ..........

 

José Antonio Martínez Sánchez, 4-9-2008

.........Continuar con la lectura......

 

 

 

EVA

 

—Tuve un terrible accidente, eso es todo.

—¡Por Dios bendito, D. Ernesto! Pero…  ¿se ha visto usted? ¡Si tiene la ropa destrozada! ¡Y… y esa costra de sangre en la cabeza!

—No es nada… Ya no duele… Ponme una tila, Román… por favor.

—Enseguida, D. Ernesto, enseguida… ¡pero dígame que le ha pasado!

—Ya te lo he dicho… Cuando se alejaron las sirenas, ella estaba en la cuneta.

—¿Sirenas? ¿Cuneta? ¿De qué está usted hablando?

—¡Es una mujer hermosísima, Román, como no puedes imaginar! Me tendió la mano, con la más embriagadora de las sonrisas… No, no tiene nada que ver con esas horribles imágenes medievales. Llamó a un taxi. Fuimos al más caro restaurante de Viturbe, me invitó a cenar.

—¡Ay que pillo, D. Ernesto! ¡Que ha hecho una conquista! ¡Y que encima es de las que pagan las copas!

—Su voz es muy dulce, melódica. Es capaz de hablar de cualquier tema, con su vastísima cultura y el licor de sus ojos te acaricia el alma al escucharte.

—Vaya, vaya, D. Ernesto, ¡que se me ha enamorado usted!

—Es encantadora con el mundo entero, quien, sin embargo, la teme. Ella domina el tiempo, pues al final, se irá con cualquiera.

—¡Qué manera de hablar! No me entero de nada…

—¡Y ha venido a por mí, Román! ¡Yo no puedo marchar, tengo mucho que hacer, que ver, aún…! ¡Me está esperando en la puerta y yo no quiero ir, no quiero ir!

—¡Todo lo que usted quiera, menos cogerme por el cuello de la camisa, D. Ernesto! Pero, ¿qué se ha creído usted? ¡Tómese la tila con calma, que se le va enfriar y suélteme de una vez!

—¡Perdóname, Román, yo… Yo no puedo irme con ella... Tengo mujer e hijos… No… no puedo, ¿qué voy a hacer?

—¡Hay que ver que dramatismo le echa a una aventura…! Déjeme ver cómo es la moza… ¿Dice que está ahí fuera? A ver si por la ventana… ¡La madre que parió al diablo, qué mujer!

—No digas eso ni en broma, por favor…

—¡Pero si está buenísima, Don Ernesto! Qué digo buenísima, ¡como para parar un tren y matarlo de la impresión!

—Ciertamente, es una mujer preciosa…

—¿Y dice que le espera y que usted no quiere ir con ella? ¡Pero Don Ernesto!... Y… ¿Y usted cree que yo podría…?

—Ya te he dicho que se irá con cualquiera.

—No creo que yo pueda pagar… debe ser muy cara.

—El dinero no le interesa. ¡No, no es eso, no es una prostituta, Román! Ella…

—¡Bah, D. Ernesto, que se hace usted mayor! Mire, yo voy a intentarlo, ¡qué noche me espera! Usted se queda en el bar, que es un cliente de confianza y cuando quiera, lo cierra, ¡que yo me voy!

—Pero Román, ¡piensa en tu mujer!

—¡Ahí le dejo las llaves, D. Ernesto! Yo no le tengo miedo a ninguna mujer, mucho menos a la mía… Y si se entera de esto, ¡que se entere, que para algo yo llevo los pantalones!

Y salió. Dos días después se publicó su necrológica.

 

Jesús Rodríguez Silva, 14-8-2008

 

 

 

SANAA

 

La mañana amaneció sin una sola nube en el cielo. Los pájaros, cantando en los tejados de las diminutas casas encaladas, despertaban a los vecinos del pueblo. Como  una suave brisa en una tarde de primavera, tan suave que apenas es perceptible por los sentidos,  llegó la trágica noticia; una noticia que  no conmovió a nadie, salvo a una niña de apenas diez años que esperaba la llegada de su mamá sentada en el balcón de su casa.

Lucía pertenecía a una familia humilde. Separada de su madre por problemas que aún ignoraba, se había criado al amparo de su padre y  abuelos. Sin embargo, hoy era un día especial para ella; su madre regresaba a casa después de pasar una larga temporada en un lugar desconocido, desde donde venía una vez a la semana para pasar  unas horas a su lado.

.........

Conchi Postigo

...............Continuar con la lectura............

 

 

 

FRIA Y SIN EMBARGO…

Cuando la conocí me llamó la atención su piel blanquecina, siempre me gustaron las chicas de piel blanca, quizás por  mi madre; a la que sólo vi en una ocasión, pero cuyo recuerdo me ha marcado de por vida. El cabello negro contrastaba con esa característica que tanto me atraía. Su discurso era... diríamos parco, pero sabía escuchar. Cuando le hablaba, su mirada fija parecía atisbar mis auténticas intenciones. Me preocupaba su falta de apetito, se alimentaba poco, o más bien nada. Sus necesidades eran mínimas, qué digo mínimas, eran nulas. En lo sexual era más bien pasiva pero, eso sí, receptiva a toda propuesta por mi parte, nunca le escuché un no. A pesar de esto no podría decir que era una calentorra, antes al contrario, era fría, de una frialdad que iba más allá de lo emocional, físicamente fría, y sin embargo... insensible. Aún la recuerdo entrando en la fría habitación en la que nos conocimos. No merecía tal destino. La escondí en mi casa. El juez dictó una orden de búsqueda. Yo sabía que era un amor imposible, unas semanas y todo habría terminado. No obstante, vacié el arca congelador de mi casa, pues me gusta que los invitados se sientan cómodos; el aire acondicionado fue nuestro gran aliado. Lo demás ya es previsible: yo perdí mi empleo en el depósito de cadáveres y ella fue sepultada en el cementerio de Leganés. Una separación  en frío  y  sin despedidas; abrupta y aterida; es  imposible enterrar esos recuerdos. A partir de entonces ninguna ha igualado esa quietud, ese saber estar... y no estar. No te muevas, le digo a mi actual novia, después de tenerla tres horas delante del aire acondicionado para poder follar con ella.  He pensado en comprar una cámara de frío industrial e instalar en ella el dormitorio. O poner tierra de por medio y marchar a Escandinavia, allí todo sería más fácil y barato. Leí en Internet que el curare paraliza a sus víctimas, también la ketamina. Tengo su recuerdo congelado, no consigo olvidarla. La imagen de mi madre sigue perturbando, desde aquel féretro, mis pocas horas de sueño. Mi gélido curriculum vaga de depósito en depósito.

j

José Antonio Martínez Sánchez

 

 

 

SOBREPAÑO

 

El sol estaba menos radiante que de costumbre. Pasaba la tercera estación de la edad y la temperatura ambiente no superaba ningún grado centígrado.

Rodaba el año 1600 cuando se pronosticaba la coronación de la torre circular a María de Médicis.

Cuenta un poeta que el día anterior a ese acontecimiento marital, le llega la noticia a un director teatral que tiene que apurar sus ensayos y anticipar su estreno.

En el momento que desestructura el mensaje, él mismo estaba en el palacio de las estatuas reconociendo su lugar, con el objetivo de intentar convertir sus pensamientos en una manifestación de buen gusto y cultura.

...................

Ana Clara Breature

...............Continuar con la lectura............

 

 

 

PAUSA

Un gato que anda por los techos en busca de refugio, siente que uno de sus ojos es fusilado. En ese instante se le electriza su cola; una estrella se apiada y le ilumina la ventana de un altillo. Asustado…entra. Dolorosamente; mueve su cabeza y enseguida logra identificar la figura de una mujer. Con poca claridad pudo distinguir que su cabello era corto y que en su rostro se delineaban unos ojos con tonalidad amarilla. Entumecidos; se acercan. La dama flexiona sus rodillas y chispas sus dedos como saludo. Se apaga un farol, y un volante del baile en le Moulin de la Galette atraviesa la puerta y sobrevuela entre sus cabezas…

 

Ana Clara Breature

...............Continuar con la lectura............

 

 

NO SE FÍE DE ANSELMO

 

     Hasta hace poco tiempo nuestras conversaciones telefónicas se ceñían normalmente al ámbito privado, y las de trabajo se llevaban a cabo en los lugares adecuados.

         Pero desde la aparición en nuestras vidas de ese pequeño, (y sin duda utilísimo) artilugio conocido como teléfono móvil, las cosas han cambiado de forma radical. Las calles..........

Maribel Egido Carrasco

...............Continuar con la lectura............

 

 

 

 

A Q U E L   B A Ú L 

 

                         La habitación olía a cerrado y a un olor indefinible que capté más con el corazón que con los sentidos; El fino rayo de sol que se filtraba por la persiana cerrada iluminaba minúsculas partículas de polvo en suspensión, y cuando mis ojos se acostumbraron a la tenue claridad empecé  a percibir los contornos de los muebles y objetos de la salita.

 

                        Desde la muerte de la abuela yo no había vuelto a la casa, ahora cerrada, y me produjo una especial sensación entrar en aquella habitación .........

Maribel Egido Carrasco

...............Continuar con la lectura............

 

 

 

 

LA CORDURA DE ISABEL

 

            CAPÍTULO I: ISABEL

 

            - ¿Qué tal te encuentras hoy Isabel? ¿Cómo has pasado la noche? –preguntaba el doctor Fernández como cada día, observando fijamente la facción desencajada de su paciente- ¿No crees que ya es hora de empezar a hablar? No has dicho nada desde que llegaste hace tres meses. Tu madre te necesita, dice que eres el único pilar que puede hacer que su vida recobre sentido, necesita que vuelvas a ser tú.

            La triste mirada azul de aquella mujer aún reflejaba el terror que tantos días atrás marcara su rostro; ese miedo a continuar viviendo, sabiendo lo que había hecho; ese miedo que había nublado aparentemente su entendimiento y la había alejado de la realidad.

......

Clara Peñalver Jurado

...............Continuar con la lectura............

 

 

 

 

 

       LUCÍA

 

 Hace años que la quise en vida. Venía a visitarme desde la distancia. El corazón galopaba en mi pecho a medida que me aproximaba a la estación. Sentada en el banco, me atrapaba con la sonrisa tierna de sus labios moros y el azabache mineral de sus ojos de fuego; me elevaba hacia la luz horizontal de la alborada y me adentraba en el mundo infinito de los sueños. 

 

Cuando ella llegaba, el río bajaba suave en una mansedumbre de caricias. El agua rozaba suavemente las piedras de la orilla. Los gorriones cantaban junto a los chopos de las lagunas. Juguetones, los pájaros nos recibían   junto al calor de los primero rayos. En el camino hacia los campos de trigales, las palomas levantaban el vuelo abriéndonos el paso hacia el generoso abrazo con la espiga. Desde la altura, el viento huracanado se calmaba al rozar sus cabellos; se transformaba en brisa al tocar su piel de azahares y amapolas.

 

Desde el alba, me acompañaba su recuerdo: con ella superaba el calor asfixiante de la fragua, el martillo torturando los metales, la estúpida arrogancia de   encargados mediocres, la miserable condena del salario. Cuando estaba conmigo, regalaba colores a la rutina de mis días, ahuyentaba el vómito persistente de la fábrica, me rescataba de su asfixia, de sus soplos de óxido y hollín. Envueltos en quimeras y utopías, buscábamos el espacio ancestral de la amapola, el sabor mineral que transmite el silencio en el paseo luminoso hacia la brisa. Nos acercábamos al viento de los campos para envolvernos en la magia misteriosa de la vida.

 

Pero un día partió hacia hacía los infinitos espacios del silencio y yo quedé aquí, en brazos de otra muerte. Ya no estaría su sonrisa luminosa aguardándome puntual a la salida, los campos solitarios, la amapola, el asombroso misterio  de la espiga. Todo se fue aquella noche de sangre, ambulancias y hospitales. Quedé ahogado en el dolor tenaz y persistente de los rincones tristes. Persiguiendo a su sombra, de nuevo recorrí los paisajes compartidos; pero se hizo más grande el espacio de su ausencia; el llanto me hundió en la tierra y  quedé clavado entre las angustiosas horas de la tarde.

 

Quise escapar entonces de la herida; del dolor lacerante, de la miseria tétrica y salvaje que me comía lentamente trozos de carne viva. Dejé atrás la fábrica, los sueños truncados, la miseria sombría que me llevaba a las orillas del abismo. Con el dolor a cuestas busqué otros sueños; me abracé a la luz de otros  campos, recorrí la distancia que me separaba del sol, abandoné los arrabales oscuros, las arterias grises de casas desvencijadas, las ruinas angustiosas de mi vida. Ansiaba el paisaje luminoso y dejé atrás Madrid; salí de la buhardilla de un ático de mala muerte: las palomas defecaban sobre la terraza y las calles eran tristes y vacías.

 

Esperé a mi padre junto a una carretera solitaria, aparqué a la orilla y me dejé acariciar por el frescor que anunciaba la caída de la tarde. En el horizonte, la recortada silueta de los olivares, más arriba, el refulgente cielo azul marino. Desde los tonos naranjas del crepúsculo, ella me contempló con  sus ojos de fuego: la sonrisa tierna de sus labios moros, el resplandor  de su rostro de bronce anunciando la llegada de  la noche. El perro husmeaba mis zapatos; tras él llegó mi padre. Acariciando el ala de su sombrero negro y desgastado me dirigió su sonrisa generosa. Intercambiamos un  río de palabras. También él era una parte del paisaje: grandes surcos de arrugas sobre la barba rugosa, el olor a tabaco negro brotando de la pipa, sus manos anchas, cargadas de trabajo, señalándome el camino que marcaba la brisa. Él vio en mis ojos la angustia tenebrosa del castigo; contempló mi pena abrazando su recuerdo, me invitó a compartirlo junto a un trago de vino. Encendió la chimenea; el frío de enero se marchó hacia la noche y las llamas crepitaron con rumor de acogidas. Pensativo, mi padre me escuchaba acariciando el vaso de tinto: la expresión grave de su rostro de tierra, los puntitos de luz palpitando en sus ojos. “Yo también la he perdido, hijo…” Se avivó el fuego en su mirada campesina y paseó por la estancia despacio y reflexivo: “Transito con la pena junto con el paisaje; a mi también se me  ha ido el tesoro más querido; cargo la soledad a fuerza de  silencios; también yo abrazo aquellos sueños compartidos”. El llanto de mi padre me envolvió en una angustia pertinaz y férrea. El abrazo nos juntó en un solo latido.

 

Envuelto en los paisajes de mis primeros pasos, recorro la ruta de mi lejana niñez. Junto a la paz de las tardes de silencio me acerco de nuevo a la magia de los campos, al abrigo fresco de calles adoquinadas, al reparo de un horno de pan caliente en el hogar austero y campesino. Me encuentro con ella junto a la tierra generosa; abrazarla aquí ya no es una utopía: llega junto al viento de los campos a impregnarme de nuevo con el misterio de la espiga. Me acerco a los lugares que la vieron crecer; su casa se funde conmigo junto  al abrazo generoso de su pueblo. Padre me acompaña también a recibirla; nos acoge a los dos junto a la raíz poderosa de la tierra, transmitiéndonos la fuerza ancestral del peregrino. En este espacio de soledad y silencio, su presencia es un despliegue de luces y colores en el atardecer de los campos y caminos. Aquí, el cielo está a la vuelta de la esquina. El mundo se ilumina cuando la raíz de la tierra se hace próxima. Y en este resplandor de sueños e ideales, mi madre  sigue viva.

 

Guillermo Cabrera Hernández, Santa Cruz de Tenerife, 12-8-2008

 

 

Fragmento del relato

LOS ROSALES

 

 

...............Su esposa aparecía totalmente desnuda, sujetándose sus senos con ambas manos, mirando descaradamente al objetivo de la cámara. Su silueta se recortaba sobre un fondo rojo. La luz se proyectaba desde arriba en un ángulo de cuarenta y cinco grados hacia el lado derecho, lo que producía un conjunto de sombras y contrastes que realzaban su bellísimo cuerpo. Estaba viendo la imagen correspondiente al mes de enero; febrero presentaba otra foto en fondo azul, de perfil; marzo ofrecía una visión sugerente: la luz estaba situada detrás, recortando la silueta de Inés. Luego había otra foto mostrándola por la espalda, otra de medio cuerpo… y otra, y una más… Una foto por cada mes.

     Tenía que pensar rápidamente para encontrar respuestas a las preguntas que acudían a su mente: ¿Cómo era posible?, ¿cuándo había posado su esposa para hacer esas fotos? ¿Quién le enviaba el calendario? ....................

 

Juan Pan García, 4-8-2008***

 

                       

                                       

 

E L     S U E Ñ O

 

 Todas las mañanas el mirlo me saludaba cuando abría la puerta. Naturalmente su canto no tenía nada que ver con mi presencia en el porche, pero a mí me gustaba pensar que mi pequeño amigo me conocía.

 

El ciruelo que le servía de albergue estaba en el jardincillo de la casa de enfrente, ahora vacía, y acogía además del mirlo, una multitud de desvergonzados gorrioncillos que acudían sin miedo alguno  en cuanto yo depositaba en el suelo su diaria ración de migas de pan.

 

Me gusta madrugar y disfrutar de esa hora mágica, cuando el sol, que aún no ha rebasado la línea de los árboles, pone en el cielo bellísimos y delicados colores, y el fresco aire del amanecer, trae aromas a pino verde desde el cercano monte. Aquella mañana yo había despertado en medio de un extraño sueño, ...

...............Continuar con la lectura............

Maribel Egido Carrasco, Coca (Segovia), 6-7-2008

 

 

 

L    A           M   A   R   C   H   A

  

                                          Al principio fue solo un brillo lejano moviéndose en el horizonte que más que verse se adivinaba. La mañana era limpia y transparente, la lluvia caída de madrugada hacía  que todo pareciera como recién lavado y el fresco aire procedente de las cercanas crestas de la sierra del Guadarrama tonificaba el cuerpo y la mente con gozosa sensación.

 La gente, apostada a ambos lados de la carretera, esperaba hacía ya un buen rato dirigiendo la vista hacia el horizonte, hasta donde la oscura cinta de asfalto se confundía con el cielo azul. Cuando alguien gritó: ¡Ya vienen!, una especie de nerviosa excitación pareció recorrerles a todos, y a partir de ese momento todos los ojos quedaron definitivamente prendidos en aquella masa azul y blanca que cada vez se  acercaba más.

 Ella había llegado junto con su marido desde la cercana Segovia, y permanecía allí apiñada junto a aquellas personas que esperaban la...

 

...............Continuar con la lectura............

Maribel Egido Carrasco, Coca (Segovia), 6-7-2008

 

 

 

 

EL TRÁNSITO

 

Y así como no existe espacio para el tiempo,

Y la angustia del vacío lo llena todo,

Un cataclismo de iras inunda el universo desterrado.

Y yo,

En la soledad de una negrura infinita,

Puedo escuchar del viento el lamento,

Sobre las secas ramas de un viejo árbol muerto.

Y cuando la desolación alcance el lejano horizonte,

Y la tierra donde vivo se rompa en mil rudas rocas,

No temas,

Alguien habrá que recoja tu verso herido,

Un amor tan grande como lo fue su olvido.

 

Octavio Gómez.

Burgos a 4 de julio de 2008

 

 

“SILENCIO”

 

-- Quiero estar solo. Silencio.

Que nadie sepa lo que pienso.

Que no se escuche lo que lloro.

Que no se sienta lo que siento.

 

-- Silencio; guardad silencio.

Que no se entienda lo que digo.

Que no se escuche lo que grito.

Que no se oiga lo que canto.

 

-- Silencio, guardad silencio.

Que nadie sepa por quién vivo.

Que nadie ignore por quién sufro.

Que nadie sepa lo que tengo.

 

-- Silencio, guardad silencio.

Que nadie pueda arrebatarme

lo que tengo en mis adentros.

.... Es lo único que tengo

 

-- Por caridad, guardad silencio.

Que nadie sienta mis sollozos.

Ni siquiera mis silencios.

Ni mis gritos, ni mi canto...

 

.... Silencio. Por favor, silencio.

 

Jorge Margall, invierno 2007

 

 

 

 

UN CRIMEN ESPANTOSO 

Ocurrió alrededor de las ocho de la tarde, tal vez unos diez minutos después de que empezara por fin a llover, tras un interminable y asfixiante día de bochorno. María, como la mayoría de sus vecinos, había abierto de par en par las ventanas de su cocina con la esperanza de aprovechar al máximo el frescor que traía consigo la lluvia y se aprestaba a cenar, sola, cuando oyó el ruido de un coche aparcando en la calle con la radio puesta a todo volumen. El sonido despertó en su mente un eco familiar: su marido, Marc, solía hacer lo propio; inmediatamente después, empezó a sentir cómo la angustia, que a duras penas había logrado enterrar en lo más profundo de su ser, regresaba a la superficie y anegaba brutalmente la frágil paz que creía tener conquistada. Respiró hondo y trató de alejar esa sensación que conocía demasiado bien y que, en otros tiempos, la hubiera impulsado a   levantarse y a escrutar con ansia el bulevar. Tendría que haber hecho caso a su instinto y escuchar esa primera señal; sin embargo, aquel fatídico día, María torció el gesto y decidió concentrarse en la sopa que humeaba en su plato. Llenó su cuchara con determinación y se la llevó hasta los labios sin que apenas le temblara la mano; tragó de golpe su contenido, maquinalmente, sin paladearlo casi, embargada por un sentimiento de tristeza, desolada al comprobar que no se sentía capaz de disfrutar ni con las cosas más pequeñas de la vida, como una simple sopa de letras, la misma que, antaño, tanto gustaba a sus hijos.

    - ¡Mamá! ¡Mamá! A mí, ponme solo vocales –le decía Pedro.

    - Eso no puede ser cariño –contestaba ella suavemente, acariciándole el pelo.

    Llenaba generosamente un plato hondo y lo depositaba cuidadosamente delante de su pequeño, que bailaba de impaciencia sobre su silla, mientras el mayor jugueteaba con el contenido del suyo.

    -Mario, amor, ¡para ya de escribir palabras y come de una vez, que se te va a enfriar! –añadía sin conseguir asustar al niño con su tono falsamente severo.

    Aquella evocación le arrancó una sonrisa melancólica que se quedó a medias cuando un dolor punzante la obligó a llevarse la mano a la boca con un gemido y a apretar suavemente su labio con las puntas de los dedos para aliviarse, en un gesto casi mecánico que demasiadas veces había repetido durante los últimos años. Movió lentamente la cabeza de un lado a otro, negando despacio, y se preguntó cuándo habían empezado a torcerse las cosas. Por mucho que intentara recordar, no conseguía encontrar el momento clave, el suceso preciso o la pequeña inclinación que había terminado por hacer zozobrar el barco. Quizás en ello radicaba la respuesta, quizás nunca pasó nada especial y solo se trató de un movimiento suave e imperceptible, una simple pendiente inapreciable, casi invisible, que la había arrastrado inexorablemente hasta el punto en que no pudo hacer nada para remediar las cosas.

    Estudió largamente las diminutas letras que flotaban en su plato como si de repente fueran a cobrar vida y pudieran desentrañar aquel misterio, a la manera de una sabrosa ouija. Permaneció así un largo rato, inmóvil, con la mirada perdida, hasta que decidió poner fin a tantos pensamientos negativos.

    -Tienes que mirar hacia delante mamá –le decía siempre Mario-. Nosotros estamos contigo, te ayudaremos en todo lo posible, pero no debes dejar que el desánimo te hunda.

    La mujer pensó de nuevo en sus hijos y sus labios esbozaron una nueva sonrisa. Se sentía muy orgullosa de ellos, especialmente desde que se habían convertido en hombres y habían entendido el horror en el que los terribles arrebatos de ira de Marc la obligaban a vivir. Sin sus hijos, probablemente nunca hubiera encontrado las fuerzas suficientes para enfrentarse a su marido y poner fin a una relación que la mantenía sumisa en un infierno.

    Mario estaba casado y vivía cerca; pasaba a verla cada día, cuando iba o volvía del trabajo. Pedro, que estudiaba fuera, había vuelto a casa; no le permitía salir sola y la acompañaba a todas partes intentando disimular su inquietud bajo el velo de un sempiterno buen humor que no engañaba a nadie. Esa noche, María había tenido que enfadarse con él para conseguir que se fuera con sus amigos al concierto de este grupo que tan de moda estaba entre los jóvenes.

    El timbre sonó, estridente en el silencio de la casa, sobresaltándola. Se levantó bruscamente, desoyendo los orates latidos de su corazón. “Ay Pedro –pensó-, una vez más habrá cancelado sus planes en el último momento.” Salió de la cocina y se dirigió hacia la entrada decidida a no permitirle quedarse con ella; era demasiado joven para cargar con los errores de sus padres.

    Ya en el vestíbulo, el espejo le devolvió el reflejo de una mujer bonita, aunque un poco desaliñada. Se paró un instante y examinó su imagen sin compasión. A primera vista, aún podía aparentar ser joven, pero de cerca se le notaba una fina red de arrugas flanqueando sus hermosos ojos verdes. Encogió levemente los hombros y siguió escrutándose. Había conseguido disimular, con una buena dosis de maquillaje, el morado de su ojo; el labio partido… bueno… eso había sido más difícil, pero se consoló pensando que las heridas físicas solían curar bastante rápidas. Se arregló el pelo con las manos, en un gesto delicadamente femenino, y se recriminó su abandono. Decidió que cogería hora en la peluquería y también quizás se gastaría un poco de dinero en ropa.

    Un timbrazo arrogante la devolvió a la realidad. Alargó la mano hacia la manivela de la puerta mientras un sentimiento de alerta se abría paso en su mente: su hijo pequeño era un joven muy tranquilo que no solía perder la calma ni en periodo de exámenes y no era propio de él impacientarse así. Abrió la puerta al tiempo que tomaba conciencia  de su error.

    -¡Tú! –se oyó gritar reconociendo la alta silueta de Marc.

    Se quedó paralizada, consciente del hecho que, con solo unas décimas de segundo más, no hubiera abierto. Le empezaron a temblar las piernas, tragó con dificultad, pero intentó controlarse. Sabía por experiencia que si se ponía nerviosa sería peor; tenía que hacerle frente con valor. Quizás solo venía para hablar con ella, intentar convencerla, como tantas otras veces, de que le perdonara y que le permitiera volver a casa; e incluso podía, con un poco de suerte, que se fuera sin levantar la mano.

    María se aferró a esa idea mientras retrocedía unos pasos y entrecerraba levemente la puerta. Marc, de pie en el umbral, la observaba con una sonrisa malévola en la boca.

    -¿No me vas a dejar pasar? Te recuerdo que la mitad de esta casa sigue siendo mía.

    -Es cierto, pero hasta que dictamine otra cosa el juez, has perdido el derecho a vivir en ella –replicó María, intentando aparentar una seguridad que estaba lejos de poseer.

    Marc puso cara de fastidio, pero asintió.

     -Bueno…, es igual…, para lo que he venido…

    Interrumpió bruscamente su frase y se inclinó levemente hacia delante; jugó un rato con un pequeño encendedor que llevaba en mano y dejó que un tenso silencio se instalara entre ellos. María no pudo evitar soltar una risita nerviosa mientras observaba a su marido, intentando adivinar sus intenciones. El hombre despedía un desagradable tufo a sudor. Aún llevaba puesta su ropa de trabajo y de su hombro colgaba un viejo y maltrecho macuto a través del que podía vislumbrarse la forma de una botella. Al reparar en aquel detalle, María se preguntó si bajo esa aparente tranquilidad, lo que en realidad escondía su marido era una cólera copiosamente alimentada por el alcohol.   

     La puerta de enfrente se abrió bruscamente, poniendo fin a sus cavilaciones; en el resquicio apareció la gruesa silueta de su vecino, Enrique. La mujer se sonrojó intensamente al comprobar por la actitud del hombre que, con toda seguridad, Pedro había hablado con él antes de irse con sus amigos.  

    -¿Todo bien, María? –preguntó, echando a Marc una mirada glacial, cargada de desprecio.

 

    -Sí… sí –balbuceó ella-. No te preocupes, Marc está…está a punto de irse. Gracias.

    Enrique tardó un instante en responder, mirando fijamente a Marc, indeciso en cuanto a la actitud a adoptar frente a éste. Finalmente, y viendo como María se retorcía las manos, optó por retirarse con discreción, pero no sin antes regalarle una sonrisa de ánimo.

    -Vale…, pero si me necesitas…, ya sabes…, sólo tienes que llamar. Dejaré la puerta abierta –añadió, más por Marc que por ella, antes de desaparecer.     

    María lamentó en seguida no haberle retenido. De nuevo se sentía vacía, vacía y tremendamente vulnerable. ¿Cuándo acabaría esta pesadilla?

    -Marc… -comenzó.

    -¡Cállate, zorra! –Gruñó, cortándole la palabra con malos modos- ¿Qué pensabas obtener al denunciarme? ¿De verdad creías que iba a respetar esa mierda de orden de alejamiento?  Eres mía, ¿cuándo lo vas a entender? No dejaré nunca que te vayas… No así por lo menos –añadió con una mirada feroz.

    Hablaba en voz baja, consciente del hecho que Enrique todavía se encontraba cerca, listo para intervenir; pero a María, ese tono falsamente suave le sonó más espantoso todavía que si hubiera gritado, o si la hubiera cogido del pelo, como tantas otras veces. Estuvo a punto de volver a llamar Enrique, pero la vergüenza la retuvo, y, una vez más, hizo caso omiso de las señales que le avisaban de la eminencia de un espantoso desastre.

    Marc seguía observándola con esa extraña mirada, jugueteando con ese ridículo mechero naranja que no había soltado un solo instante desde que ella había abierto la puerta. De repente, lo vio todo claro. Marc no estaba ebrio… no…; había algo mucho más espeluznante, muchísimo más cruel en el fondo de aquellos ojos. Intentó cerrar, pero él fue más rápido. Bloqueó la puerta con su hombro mientras alzaba la botella que había llevado todo el tiempo en su macuto, la destapó hábilmente y roció a María con su contenido sin que ella pudiera hacer nada para evitarlo.

    Un olor acre invadió el vestíbulo del piso. No era ginebra. La mujer intentó zafarse y gritó de horror al ver la pequeña llama azul del encendedor bailar delante de sus ojos; llegó a atisbar la figura de Enrique lanzándose hacia el piso -demasiado tarde, pensó- justo antes de que las llamas asediaran su cuerpo.

    El dolor fue tal que pensó que iba a volverse loca, pero su mente y su cuerpo resistieron más allá  de lo que nunca hubiera podido imaginar. Notó cómo se le incendiaba el pelo y la piel; cómo sus dedos, devorados por las llamas, se encogían como zarpas; cómo el aire, que aspiraba a bocanadas cortas, abrasaba sus pulmones y percibió incluso el olor de su propia carne quemándose. Le pareció que el tiempo, inhumano, se detenía para siempre en aquellos atroces e interminables instantes; pero finalmente cayó al suelo, doblegada, y su mente, unos segundos antes de rendirse, aún consiguió captar los gritos de Enrique que intentaba apagar aquel infierno:

    -¡María! ¡María! Aguanta…Oh Dios mío…joder, por favor…, aguanta.

 

Magali Baudru, Alzira (Valencia), 2-7-2008

 

 

 

 

1936

 

Abrieron El Graznido, la  salida lateral que daba  a la carretera. Los presos le pusieron ese nombre porque se franqueaba sólo para los condenados. La falta de grasa en los goznes hacía que las bisagras chirriaran. Su apertura dejó pasar una brisa nocturna y helada.

 

Bajo la lluvia, las luces del  camión alumbraban el negro barrizal de la explanada. Piedras de granizo caían con violencia sobre el fango viscoso. Un centinela, armado de ametralladora y situado junto a la carrocería,  se protegía del fuerte aguacero; chorros de agua  resbalaban sobre su capa de lona. Los ojos del soldado, guardián de la muerte, eran dos puntos de luz rojiza bajo la capucha oscura.  

 

El piquete armado entró hasta los primeros jergones. Cuando su nombre retumbó entre las sombras de la madrugada, se   levantó envuelto en un abrigo de  badanas. Su cabeza sobresalía entre las virutas acartonadas de la manta sucia. Vislumbré un brillo lloroso en sus ojos, un amago de espanto en su mirada perdida.

 

Le hicimos un pasillo de despedida. Nos disolvimos a medida que   era conducido a la salida.  Rechazó con un movimiento de cabeza la bendición del cura. La lluvia se tornó más suave; ya no caía el granizo ruidoso. Rondaba el viento sobre las planchas de zinc. Con un golpe seco, el portón se cerró tras el piquete.  El  camión arrancó rumbo al matadero. Lentamente se fue apagando el ronroneo mecánico. Ni una palabra escuché  hasta el amanecer, solo suspiros cansados y sollozos contenidos;  vestigios de vida en  el centro de lo oscuro. Calculé los tiempos: la llegada al fondo del barranco, la orden de fuego, su grito rebelde truncado por las balas, la caída del cuerpo sobre las piedras del cauce, la sangre de mi hermano corriendo hacia  el  arroyo… en busca de la mar.

 

Guillermo Cabrera Hernández, Santa Cruz de Tenerife, 2-7-2008

 

 

 

 

 

 HORIZONTES

 

El abuelo Juan había decidido suicidarse; “primero muerto que delator”, confesó a mi abuela cuando los falangistas le buscaban. Pero la noche del 2 de Marzo de 1937 cambiaría su destino: un embarcadero sin vigilancia resultaba más atrayente que lanzarse al fondo del barranco. En  la  costa africana se recuperó de los tormentosos dolores de la guerra. Meses más tarde buscó otros horizontes y fue  seducido por la invocación salvaje de la llanura argentina. Echó raíces junto a un lago de  Jacinto Aráuz, un pueblito aislado  en los límites de La Pampa.

 Yo llevaba años dominado por el nervioso deseo  de introducirme en aquellos recónditos espacios abiertos; los mismos en los que el abuelo gaucho había hecho germinar sueños y utopías. Me llamaba un misterio, aquel  que trasciende los ámbitos geográficos, el impulso de la sangre invitando a rastrear las huellas de su origen. Quería reconocerme en sus pasos, encontrarme con él en los potreros, orillar arroyos y lagunas y cabalgar juntos entre   paisajes de silencio. Tal vez en alguna estancia solitaria, encontraría su rastro arreando las tropillas o vigilando las reses.

 El manto de nubes se extendía plácidamente bajo las alas. El horizonte se irisaba  en tonalidades naranjas anunciando la llegada del crepúsculo. El avión comenzó a descender atravesando la capa neblinosa. En una explosión  verdosa e infinita,  la llanura surgió de pronto entre  ranchitos y  caseríos dispersos que se aferraban a las últimas luces de la tarde. Antes del aterrizaje, la noche total   terminó por abrazarse a la  Pampa argentina.

 La visión del hombre me impactó: moreno, corpulento y alto, con el sombrero alón dejando escapar un flequillo oscuro sobre la frente, encendía la brasa de sus ojos  al compás de un   verbo sentencioso. La barba rasposa era surcada por la fina cicatriz de un navajazo diagonal en  la mejilla y sus manos callosas, labradas y brutas, parecían raíces brotando  de la tierra. Ausente  a las miradas descendió   del caballo, dejando tras sus pasos, en un compás lloroso, el metálico sonido de las espuelas. La rudeza física  del gaucho contrastaba con sus ademanes medidos y controlados. 

 Nos encontramos una tarde de vino y guitarras en  La Soñadora,  el boliche o  taberna rural  donde el peonaje recalaba al regreso del campo y los galpones.  Durante horas compartimos sueños y  vivencias,  acompañados  por el sortilegio  de un  oloroso tinto de Mendoza.  Nada en Anatael Cabrera era artificio; la luz de la transparente  verdad humana relucía en el fondo azabache de sus ojos. Parco y templado,  hablaba  lo justo y sabía escuchar. A través del pucho del oloroso tabaco virginia, con voz grave y  adornando  la frase con la caricia del acento pampero, preguntó como era mi tierra.

 Le aseguré que en los atardeceres marinos, el sol   lloraba sangre al despedirse de las islas. Le juré que en las noches calurosas del verano, la luna se instalaba más cerca del paisaje para seguir iluminando la prodigiosa belleza de los campos. Le hablé de un pasado heroico, del abnegado pueblo que cultivó laderas para sacar raíces de las piedras  y expulsó dolores, hambres y tristezas, con el vino, la copla y las guitarras. Le aseguré que mi gente mantenía la estirpe, la nobleza del guanche impregnada en los actos cotidianos, pero también el fuego aferrado en el volcán de su entraña,  el  lacerante dolor que origina la pospuesta rebeldía, el grito apagado con la rabia. “Así era mi abuelo”, le dije. Y le hablé de él.

 Le mostré unos versos arrugados. Los que, en su  empeño por perseguir  sueños e ideales, el abuelo    un día copiara de un gramófono. Los leyó con paciencia:

 

“El obrero es quien trabaja, hace producir la tierra;

en mi corazón se encierra un bello sueño de amor,

yo, como trabajador, veo al rico propietario,

explotando al proletario, robándole su sudor”.

 

Se hizo un largo silencio. El gaucho tomó un trago, acarició la guitarra y, al estilo de la milonga pampeana,  continuó recitando   la  copla de memoria. Su voz poderosa se elevó en la noche:

 

“Cuando pienso que el obrero es quien todo lo produce,

y su vida se reduce a sufrir y más sufrir,

siento en mi pecho un latir, con fuerza en mi corazón,

porque no encuentro razón de que esto pueda existir “.

 

Interrumpió el canto. La luz del fogón centelleaba en el charco desbordado de sus ojos. “Jue ´pucha, mi viejo recitaba esos versos”, dijo con voz quebrada.  No dije  nada, un intenso abrazo surgió para fundirnos.

 Cuando salimos al descampado, la tenue luz de la luna se reflejaba en la irisada superficie de las lagunas. Los grillos se entregaban al embrujo de la noche. Un caballo relinchó desde el palenque. Toda la Pampa era un universo estrellado.

 En los siguientes días rastreamos juntos las huellas del abuelo, cabalgamos por  los campos, estancias, acequias y galpones; el escenario agreste que recorriera en vida. Buscamos su sombra errante  dirigiendo al ganado.

 Tras el abrazo del adiós, montó silencioso en el caballo, fijó la vista en la distancia y, en un tono sereno, como hablándole al viento de la Pampa, dijo: “no es sólo  la sangre lo que nos une; ahora también  estamos fundidos con los ideales de mi viejo”; y se  alejó  cabalgando hacia el  crepúsculo. El  rojo atardecer lloraba en el horizonte.

 Al tranco manso, su erguida figura se fue perdiendo en la distancia. Quedé  allí  respirando soledad, hasta que la noche total envolvió los llanos. Me sorprendí al no sentir tristeza; aquel gaucho me había contagiado de silencios.

 

Guillermo Cabrera Hernández, 23-6-2008    

Nota: Los versos que el autor reproduce corresponden a una milonga popular de procedencia anarquista que se cantaba o recitaba en tiempos de la última guerra civil en España.

 

 

 

 

VIRTUDES

Toda su vida fue una niña buena: obedeció a papá y obedeció a mamá; estudió mucho porque así se prepara uno para el futuro y eso es bueno, por supuesto; siguió en todo las normas de la buena sociedad (no apoyar los codos sobre la mesa al comer, no dejar que el chorrito de sopa resbale de la cuchara al plato cuando ésta se acerca a la boca lozana, no hablar nunca de arte, de toros, de cine húngaro, de política económica, de política social; sí en cambio de vestidos de tarde, de noche, de merienda, de visita, de cóctel); llevó una vida austera y recogida: dos veces al mes peluquería, tres a la semana gimnasia relajante, aeróbic y sauna finlandesa, todas las tardes tertulia femenina con las amigas de su madre; tenis los sábados, polo los jueves, visita a los abuelos muy de vez en cuando, vacaciones en la costa o en las islas; hizo lo que de ella se esperaba: sonreír y ser amable, nunca jamás protestar por el caviar, pasear su palmito y su cuerpo perfecto por tertulias y saraos, por reuniones y fiestas, por lugares donde nunca vería nada que no fuesen sonrisas y caricias.

            Toda su vida fue una buena chica... hasta que  se fugó con aquel camarero del hotel de Estambul que, según cuentan las crónicas, la hizo muy feliz  y le dio para cenar sólo pan y cebolla.

 

 

 

 

 

 

… Y LUEGO, SEGUIR CAMINANDO.

  

    Junquillos y narcisos… Percibí su aroma incluso antes de advertir que estaba despierta y, desde la orilla brillante de la vida, aquella fragancia intensa y embriagante empezó a arrastrarme, lenta pero inexorablemente, hacia la realidad de la que todavía intentaba zafarme. Me quedé muy quieta, las manos cruzadas por encima del ombligo y la cabeza ligeramente vuelta hacia los altos ventanales de la habitación, escuchando el ruido distante de la calle que llegaba hasta mí a través de los cristales cerrados. En contraste, el silencio de aquella fría estancia parecía aún más absoluto. Me sentía mareada, sola, y extrañamente perdida en esta honda ensoñación, incierta y esquiva, que suele preceder el despertar, cuando la conciencia resbala y se esfuma por momentos borrada sin previo aviso por una repentina negrura. Intenté tragar saliva y de mis labios se escapó un gimoteo laso. A pesar de todo, no deseaba abandonar ese raro limbo en el que flotaba, fuera de mi propio cuerpo, liviana, ingrávida y, sobre todo, en paz, porque sabía que con el mundo también volvería el dolor y no estaba preparada. Por suerte, el perfume de las flores, que se negaba a abandonar la habitación, me ciñó de nuevo y me llevó de vuelta hasta el ensueño y el recuerdo de aquella tarde gloriosa, junto al cielo resplandeciente y a su presencia divina. Sonreí, al igual que en aquel instante y en aquella cama, mientras se alejaba y le miraba partir, hermoso varón, segura de que ya era mío. Su ancha espalda desaparecía por la puerta y yo, todavía desnuda, lánguida, observaba el lento vaivén del estor mecido por un suave céfiro que traía hasta mi lecho el meloso olor de miles de junquillos y narcisos que florecían, salvajes y bellos, en los prados cercanos. Nunca podré olvidar ese grato y oloroso momento de calma, tan parecido al que sigue a la rendición cuando, en medio del campo de batalla, ya no se distingue entre los guerreros exhaustos los vencedores de los vencidos.     

    Él siempre dice que lo nuestro fue amor a primera vista, y yo suelo quedarme callada; pero, para mí, las cosas no ocurrieron realmente así. Asistíamos los dos a la misma conferencia, enviados ahí por nuestras respectivas empresas. Nos encontrábamos reunidos en un lujoso parador, un antiguo y magnífico palacete de tres plantas impecablemente restaurado, espléndido, pero lo suficientemente impersonal como para gustar a cada uno de sus huéspedes, y que se encontraba perdido en medio de la sierra. Una vez en la habitación, recuerdo haberme quitado los zapatos y dejado caer pesadamente en la cama, desabrochándome el pantalón, convencida de que el fin de semana iba a ser de lo más aburrido.

     La primera conferencia se prolongó penosamente durante gran parte de la mañana, al final de la cual todos los asistentes nos arrastramos hacia el comedor entumecidos los miembros y embotadas las mentes. No recuerdo muy bien quién, ni en qué momento, nos presentaron -nos había tocado la misma mesa-; pero sí sé que no me fijé mucho en él. Me pareció bajito y un tanto distante; más tarde descubriría que sólo se encontraba increíblemente aburrido. La comida fue placentera y la conversación amena, claro que éramos todos gente civilizada y acostumbrados, además, a ese tipo de eventos. Llegaron por fin los cafés y las copas. Nos levantamos después y nos despedimos corteses-bueno, en fin…ha sido un almuerzo agradable…sí, sí encantada…quizás nos veamos más tarde… ¿también asistirá a la conferencia de mañana?...me alegro…ha sido un placer, realmente-. Se acercó a mí, indolente, como quien no quiere la cosa –ya me confesaría después que sólo había necesitado una mirada fugaz para saber que ocuparía un lugar importante en su vida- y me tendió torpemente la mano. Nuestros dedos chocaron, pero en seguida su mano asió la mía. La suya era grande, fuerte, cálida. Una repentina descarga eléctrica asaltó mi brazo, erizó mi piel, y navegó por mi ser hasta languidecer en mi vientre. Mis ojos encontraron los suyos y el mundo entero desapareció al instante. Me sonrió, se acercó un poco más…, pero eso fue todo.

    La tarde se me antojó aún más soporífera que la mañana. Participé en una mesa redonda en la que él no estaba, atormentada por una vorágine de sensaciones y sentimientos que posiblemente no había vuelto a experimentar desde la adolescencia. Y sí, me avergüenza reconocerlo, pero sólo conseguí sobrevivir al parsimonioso goteo de las horas aferrada al agridulce recuerdo de su mano en la mía.

    El dolor, intenso, me sacó de la inconsciencia en la que había caído de nuevo. Apreté los dientes y esperé a que las punzadas remitieran. Asaltaban mi cuerpo en olas sucesivas, cada vez más cercanas y agudas, hasta alcanzar su cima, remitir después y finalmente desaparecer. ¡Qué extraño!... Nunca antes había reparado hasta qué punto el dolor se manifiesta de forma parecida al placer. Entonces, por unas de esas extrañas asociaciones, mi mente voló hacia el deleitoso instante en que nuestros cuerpos desnudos se descubrieron por primera vez, prudentes.

    Me había tendido en la cama como un trofeo precioso y sus manos sobre mi cuerpo habían tomado con ansia mis senos mientras su boca sedosa devoraba, glotona, mi piel a sorbos deliciosos. Susurraba palabras locas mientras yo desfallecía, atenta al ritmo dulce y lento de sus caderas sobre las mías, agarrados los dos, salvajes o quizás naufragados, polizontes de un barco a punto de zozobrar en las inquietantes aguas de Leteo, ese río del averno que a los extintos el olvido regala. Pronto éramos dos animales fundidos en un ser vasto, sufriendo y suspirando al compás de un mar que iba encrespándose hasta que, poco a poco, su cuerpo y su rostro fueron desapareciendo detrás de la neblina rosa de mis párpados cerrados. Ajena entonces al mundo sensible, me había sumergido en un espacio sin fin y todo mi cuerpo exacerbado se había ensanchado hasta llegar al instante supremo en que el tiempo en la voluptuosidad se diluye y un éter transparente absorbe las fronteras de la realidad, proyectando el ser durante un instante finito frente a la soledad absoluta y divina de un horizonte infinito.

    Encontré al día siguiente, depositado en el suelo, delante de mi puerta, un manojo de flores recogidas de los prados cercanos, olorosas, salvajes y bellas, al igual que el recuerdo de ese primer encuentro. Y desde entonces siempre os he tenido cerca, en todos esos momentos claves de mi vida: en el día de nuestra boda –aún recuerdo la expresión horrorizada de la florista cuando le expliqué cómo querría que fuera mi ramo de novia-, en nuestro primer aniversario, en el día del nacimiento de nuestros hijos y en cada uno de esos momentos en que, simplemente, deseamos recordar cuánto nos amábamos.

    Vivíamos casi en el cielo y en esa época todavía creíamos que aquello iba a durar para siempre, pero en verdad, pensándolo bien, resulta un poco absurdo para un mortal reclamar lo eterno. No consigo encontrar el momento exacto en que lo supe, pero, de repente, tuve miedo de perderlo todo y más miedo aún de seguir viviendo así, abstraída entre la quietud de lo cotidiano y el agridulce sabor de la monotonía. Todo lo que antaño me movía se había vuelto gris, insulso y sin aliento. Poseída por la melancolía miraba mi vida, extrañamente vacía, angustiada a ratos, espectadora hastiada y sin embargo lúcida la mayor parte del tiempo, prisionera de una función quizá dulce pero desapasionada, de la que las emociones habían huido definitivamente. Terminaba de descubrir que, extrañamente, en la paz uno muere. La vida es guerra, desacato y caos. Placer, dolor, rabia y pasión son los únicos ingredientes capaces de alejar el alma de las sombras del silencio y quien cree poder escapar de esa ley suprema sólo logra engañarse a sí mismo, puede que deje de sufrir pero entonces no existe. Fue una lección dura de aprender. Quien busca la felicidad, inevitablemente se expone al infortunio; no se puede disponer de lo uno sin lo otro, entre otras cosas porque nos sería imposible reconocer el gozo sin experimentar la pena.

    No si sé si habría sido capaz de reaccionar o si, por el contrario, habría tardado meses o años en llegar hasta ese punto preciso. El caso es que desperté bruscamente de mis años de letargo mirando con ojos entornados la fría luz de los fluorescentes que me cegaban; impersonal y blanca como el sudario que quizá pronto me envolvería, recuerdo haber pensado extrañamente serena, y la idea me provocó un escalofrío.

    -   ¿Tiene frío? Ya se puede vestir. Hemos terminado.

    La muerte es algo en lo que todos hemos pensado en algún momento de nuestra existencia, pero, en ese instante, me di cuenta de que solemos hacerlo como si nunca nos fuera a pasar realmente y sólo se tratara de un acontecimiento lejano, casi tan remoto como que a uno le toque el gordo de la lotería. Suspiré al tiempo que me sentaba en la camilla. Bata Blanca me daba la espalda y seguía soltando información con ese tono impersonal, y seguramente esa mirada vacía, actitudes tras la que, al fin y al cabo, ellos también intentan protegerse.

    -   Cuando termine de vestirse, vuelva a la sala de espera. Una enfermera la llamará en cuanto tengamos los resultados.

    La voz seguía desgranando datos que mi cerebro procesaba mientras mi espíritu vagaba por otros lares. Me escurrí de la camilla y agarré mi ropa con gesto decidido. ¡No dejaría que aquello me afectara, por lo menos no antes de conocer los resultados! Empecé a vestirme prescindiendo del biombo, que de repente se me antojaba una fútil y casi ridícula concesión a un pudor heredado de tiempos pasados, ya que Bata Blanca no solamente acababa de verme desnuda sino que también había palpado zonas de mi cuerpo que, desde hacía tiempo, se encontraban reservadas para uso y disfrute de una sola persona. Parapetada detrás de un vestido florido que me quedaba de maravilla, me sentí finalmente con fuerzas suficiente para afrontar por primera vez su mirada. Para mi sorpresa no encontré nada vacío, ningún gesto huidizo, no parecía temer a la Gran Dama o, por lo menos, nada en su actitud delataba miedo alguno al combate. Sus ojos despedían simpatía y, mientras me acercaba a la puerta balbuceando las gracias, el muy cabrón me regaló una sonrisa, y no una sonrisa cualquiera, no, sino una de ésas que te llega muy hondo, una de las que te hace sentir viva…y claro, enseguida me pregunté: ¿Por cuánto tiempo?

    No tenía nada que celebrar, ninguna boda, ningún aniversario, ni tan siquiera la simple nota florida de un antiguo amor perfumado; pero al día siguiente, puse un enorme ramo en la mesa del comedor. Cuando él volvió a casa, ya entrada la noche y después de una dura jornada de trabajo, se quedó parado, de pie en el umbral de la puerta, sin soltar su maletín, sorprendido por el aroma de las flores que se desparramaba por todas las habitaciones, cargante, molesto. Siguió ahí un largo rato, inmóvil y callado, mirando fijamente algunos pétalos caídos, esparcidos por el suelo hasta que, finalmente, levantó la vista y me miró. Por la expresión triste de sus ojos supe que entendía que algo grave había de pasar.

    Expuse con mucha precisión la razón de la inesperada presencia de aquellas flores. Las palabras salían de mi boca a empujones; parecía que detrás de mis labios apretados hubiera existido una cárcel, una jaula de donde escapaban por fin, después de semanas de confinamiento, y al huir intoxicaban el aire que me rodeaba para luego, vengativas, ahogarme con lágrimas amargas. Se quedó callado mientras le explicaba lo que me pasaba. Lo hice lentamente, detalladamente, no a la manera de Bata Blanca con esas palabras tan abstrusas que hasta llegan a transmutar la realidad en algo casi intangible, sino con otras mías, quizá más simples, o más crudas, pero que por lo menos tenían la ventaja de no dejar resquicio alguno donde colar un pedazo de esperanza.

    Abracé, inquieta pero decidida, el destino injusto y cruel que me había tocado en mala suerte e intenté afrontar con valor ese mal que me corría por dentro. La sentencia había caído igual que un gran temporal que arrasa la paz y desata el infierno: algo crecía en mi pecho, algo profundo, ovillado en mi seno, una bestia horrible -maligna la llamaban-, que me devoraba en silencio y me destruía sin piedad, que trajo hasta mi lecho sueños terribles, largos y desoladores, y olores a tierra mojada pisoteada por miles de almas que esperaban la barca a orilla del río de la muerte. En esa época solía despertarme en medio de la noche, sudada, sobresaltada, y todavía hoy recuerdo con angustia cómo, sin encender la luz y temblando en medio de la oscuridad, musitaba entonces intentando alejar aquel espantoso maleficio: “No me mires así, Caronte, no traigo ninguna moneda para ti.”

    La sombra de la Gran Dama planeó sobre mí durante meses, oí el batir de sus alas y sentí su frío aliento en mi cuello. Grité, lloré, pataleé, y ese dolor que nunca acababa, que resonaba en mi mente y latía en mi sangre, durante un tiempo arrolló mis fuerzas y consiguió aplastarme entera.

    El silencio se había instalado entre nosotros. Él no podía soportarlo, sufría mi condena de tal forma que, a veces, hasta parecía que el castigo sólo fuera suyo y, replegado sobre sí mismo, masticaba su pena sin poder ofrecerme consuelo, palabra o abrazo alguno. Bata Blanca se convirtió en mi único y gran apoyo, la persona que me enseñó el verdadero sentido de la aceptación que poco o nada tiene que ver con la resignación, sino más bien con la valentía, el coraje de enfrentarse a lo inevitable con resuello y fortaleza, frente al miedo o a la adversidad.

    Juntos emprendimos la guerra. Fue una lucha sin cuartel, una pelea de fieras, una carga brutal que no respetó ni mi cuerpo ni mi alma. Actuábamos con bravura y astucia, a veces parapetados en trincheras profundas, otras más a pecho descubierto, y cuando faltaban las armas hacíamos acopio de fe y de entusiasmo. El combate fue largo, cruento y destructor; pero nunca tocamos a retirada. Nos batimos en los montes, en los valles y en los ríos, entre la maleza y entre los troncos de los bosques, con el frío, con el viento y con la lluvia, con rabia y con furor…, y, finalmente, llegamos hasta la ansiada victoria. Arrollamos al tirano, arrancamos las cadenas, rompimos la condena, y luego, sin crueldad ni despecho, hundimos a la bestia inmunda de nuevo en la oscuridad, en el abismo de donde nunca tendría que haber salido.

    No perdí la vida, mas gané con honor y aprendí de nuevo a querer mi existencia, a morder su carne jugosa, a amar su ruido, a besar su luz... Y lo hice, durante un tiempo, ya lo creo, apasionada, sensual…, sólo que un poco más serena, quizá. De nuevo en pie, bailé sobre el dolor que ya no me atormentaría, reí por todos esos años que de pronto me eran devueltos, canté para todos los que no habían sobrevivido y aplaudí por ese pelo mío otra vez vivo y largo. Me sentía fuerte, invulnerable, resistente como esos colosos de piedras que guardan los templos y a los que no se les ven cicatrices, ebria por la inmensidad de todo lo que, de ahora en adelante, podía volver a soñar.

    Sólo me quedaba una cosa por hacer, una cosa de la que, una vez más, él no quiso saber nada. El silencio y el miedo se habían colado entre nosotros desde hacía demasiado tiempo. Sobre mi pecho, estrechado entre mis brazos, me había suplicado:

    -   No lo hagas, por favor –gimoteaba, mientras besaba mi cara, mi pecho, mis brazos, mis manos-. No lo hagas, no quiero perderte, ahora no.

    Me había arrullado con ternura, cariño y palabras divinas. Me había hecho el amor con dulzura infinita, gimiendo de tristeza mientras lloraban sus ojos, y sus dedos, ligeros, acariciaban la línea roja que cruzaba mi pecho y que nada restaba a mi belleza -decía-. Lo había mirado con amor, pero no con la pasión de antaño, y había movido la cabeza, lentamente, de un lado a otro. Mi decisión estaba tomada y no flaquearía. Había vuelto del frente, la victoria en mano pero en el combate había perdido un ala. No se trataba de olvido, ni tampoco del trauma, tenía que cerrar ese capítulo y enterrar la bestia definitivamente.

    Ingresé en el hospital esta mañana, sola. Él aún estaba enfadado conmigo. La operación duraría dos horas, dos horas y, por fin…, la libertad. Iban a reconstruir mi pecho amputado y luego… luego podría volver a empezar, victoriosa por fin.

    Permanecí otro largo rato inmóvil, pero, finalmente, moví un poco las piernas e intenté abrir los ojos. Me costaba respirar, tenía la boca seca y un enorme peso aplastaba mi pecho, pero no podía seguir fingiendo, por más tiempo, estar dormida. Ése era un momento tan bueno como cualquier otro para hablar con él. Me pasé la lengua por encima de los labios.

    -   Hola, cariño –dijo en voz baja.

    La suavidad de su timbre consiguió enturbiar mi ánimo y, por un momento, avivó el remordimiento que, incluso antes de hablar, no podía dejar de sentir.

    -  ¿Estás despierta? ¿Cómo te encuentras? No, no digas nada –continuó, ajeno a lo que le venía encima-. Todo ha ido bien. El médico ha dicho que podrás volver a casa en unos pocos días. La pesadilla ha terminado. Me quedaré aquí contigo, ahora descansa. Ah…Se me olvidaba…Te he traído…

    Su mano aferraba la mía. La suya era grande, fuerte, pero ya no la sentía tan cálida y ninguna descarga eléctrica asaltaba ahora mi brazo. Demasiado tarde, pensé.

    -   Ya lo sé….-empecé suavemente, preguntándome si sería capaz de encontrar las palabras justas-…Junquillos y narcisos.

 

Magali Baudru, Alzira (Valencia), 16-6-2008

 

 

 

 

 

La caja

Entré en casa, me acosté y los temblores fueron evolucionando hacia un fuego que me quemaba las entrañas. Me asusté tanto que volví a temblar, esta vez de miedo transformado en pavor a sufrir un infarto, un derrame cerebral o algún otro colapso corporal que me dejara tendido en la cama para siempre o muerto en la soledad de aquel apartamento infecto en el que vivía. Ahora, echaba de menos a Sofía, a Carmen, a Inma y a tantas otras mujeres con las que podía haber decidido pasar el resto de mi vida. Pero no lo había hecho, quizá por ese miedo al compromiso, a la lealtad y a la pérdida de libertad.

            Me levanté de la cama entre estertores y acompañado de un sudor frío que cubría todo mi cuerpo. Llegué al botiquín y revolví los frascos de pastillas que cayeron al suelo ruidosa y desordenadamente. Algunos se abrieron y esparcieron por el suelo del baño un reguero de grageas y cápsulas de colores. Desenrosqué el tapón de los tranquilizantes y engullí dos como si me fuera la vida en ello. Pegué mis labios resecos y amoratados al grifo y tragué las pastillas. Sentí náuseas, pero logré aguantar el vómito, sobretodo porque no quería que las pastillas que acababa de ingerir iniciaran su periplo a través del inodoro. Pegué la frente al gélido tacto de los baldosines de la pared y el frescor me alivió. Seguía temblando, aunque el fuego interno se fue aplacando poco a poco.

            De repente, un dolor que surgía del pecho me hizo tumbarme en el suelo y encogerme con las manos entrelazadas sobre el estómago. Empecé a sentir unas pulsaciones en la cabeza que se transformaron en un martilleo lento y continuo. Con cada latido del corazón parecía como si me atravesaran el cerebro con una aguja de punto. No aguantaba más. Me levanté como pude e intenté llegar al teléfono para llamar a una ambulancia. Mientras marcaba, vi la caja sobre la mesa y sentí una atracción irrechazable que me hizo colgar el teléfono cuando ya estaba dando la señal. Arrastré mis pies en dirección a la mesa y tomé la caja con aprensión. Con ella bajo el brazo, me dirigí hacia la cocina y la deposité en la encimera. La caja, esa caja de los milagros y de la locura.

            La abrí. Deposité el polvo blanco sobre la cucharilla y trasladé el agua desde un vaso a la misma. La fui depositando con ansiedad con un cuentagotas. Tenía apoyados los codos en la encimera para evitar que los temblores mandaran todo a la mierda. Encendí el mechero y volví a ser testigo, una vez más, de cómo el polvo se diluía y se mezclaba con el agua. Saqué la jeringa de la caja y succioné hasta la última gota de la cuchara. Me até la goma a mi esquelético brazo apretando el nudo con los dientes. Cuando detecté claramente la vena, me inyecté todo.

            No transcurrieron ni dos minutos hasta que volví a mi estado de ser habitual. Había acabado con la crisis. Lo de desengancharme…, quedaba pendiente hasta una mejor ocasión.

 

Paco Gómez Escribano, ALGECIRAS (Cádiz)

http://www.pacogomezescribano.com/

 

 

 

 

“LA SENDA

 Escena primera

 

                   -- ... Y yo te digo que bajar por ahí andando es una locura.

                   -- Pues aquí pone “senda” y, por lo que sé, las sendas, se andan.

                   -- Pondrá lo que quiera poner, pero, insisto, es una locura

                   -- Sí acaso la gente joven...

                   -- ¡Anda, mira qué bien!, Acabáramos, la gente joven.

                   -- Hombre, yo me refería a...

                   -- Yo me refería, yo me refería, ¿qué quieres, que nos matemos bajando por estas  trochas?.

                   -- Perdóname querido pero debo decirte que estás viejo.

                   -- Viejo ¿eh?. Ya te gustaría tener la fuerza que tengo yo en las piernas.

                                                       * * * * *

 

                             La medio anciana, cansina y asmática pareja se encontraba detenida en la profunda cuesta. Sostenida ella aparentemente firme sobre sus piernas en la arriesgada pendiente. Apoyado él en una enorme, firme y acogedora peña, respirando ambos con tanta dificultad que, desde lejos, podían oírse sus estertores bronquiales tratando de aspirar y expeler el aire que les llegaba del mar luego de ser filtrado por la montaña, mitad esencia de mar y mitad extracto de bosque.

Pura alquimia y compendio de vivificadora y saludable mezcladura para los alientos.

Muy juntos, frente a una señal que rezaba “senda”, escrita sobre un trozo de tabla de pino viejo, veterano en batallas contra soles, vientos y lluvias desde la excesiva y desequilibrada pendiente que conducía a  la mar cercana.

                             Cosida estaba la tabla en horizontal con clavos de hierro sobre un palo vertical de la misma familia; hincado éste en un agujero practicado en el suelo.

Todo ello afirmado en tierra, apretado el palo con cuñas de la misma madera

 – que dicen son las peores – y adornado de promesas de amor en frases rotuladas como “Fulano quiere a Mengana” o “Aquí estuve yo”. Afirmado luego con una fecha cualquiera más o menos cercana.

Todo grabado a punta de navaja sobre la piel de la tabla macerada  por el tiempo y los elementos.

Corazones traspasados por flechas y nombres de amantes ignorados.

 

Aquella tabla, tan llena de vida, invitaba al caminante a hollar por veredas empedradas entre la crecida vegetación asilvestrada que se enredaba en los pies y maltrataba las rodillas convirtiendo en un auténtico mérito llegar hasta el presumiblemente y casi visible cercano puerto; obviando hacerlo por la estrecha, sinuosa y pobremente asfaltada carretera por la que subía y bajaba, haciéndose sitio para pasar por entre las bruscas y repentinas angosturas, una interminable caravana de vehículos de toda clase, marcas y colores.

 

                             Discutía nuestra pareja, entre tanto descansaba, sobre la conveniencia de continuar bajando hasta el final, por la referida y tentadora senda hasta alcanzar el término de la misma hasta la meta prevista en su plan mañanero de excursión: el Puerto de Valldemosa. 

Les habían dicho que el referido puerto: recoleto, sencillo y humilde atracadero perfumado de esencias marinas, maravilloso puerto adornado de encanto y sabor marinero,  merecía ser visitado sin excusa ni pretexto:

 

                   -- Que me da lo mismo que te canses, ya descansarás, caramba, que no sé a qué hemos venido a Mallorca. Si por ti fuera nos pasaríamos las vacaciones sentados en el hall del hotel viendo la “tele”.

                   -- Sí, qué bueno sería, oye. Y el mar, ante todo el mar. ¿Te has dado cuenta de cómo se ve el mar desde la terraza del hotel?.

                   -- Anda, holgazán. Venga, hagamos un esfuerzo. Hazlo por mí.

                   -- Pero chica, ¿tú sabes cuánto queda para llegar al puerto?

                   -- Pues desde aquí se ve bien cerquita. Mira la de barquitos que hay varados en la orilla...

                   -- Además que luego habrá que subir... Seis, veo seis barquitos.

                   -- Pues claro que luego hay que subir. Carcamal, que eres un carcamal. 

                   -- ¿Quién es un carcamal? ¿Yo, un carcamal?

 

Se miraron el uno al otro sosteniendo la mirada, sopesando si debían continuar bajando, y luego subir - dado por supuesto - la empinada y bellísima cuesta por la seductora y arriesgada senda.

 

Escena segunda

 

                   -- ¿Van ustedes al puerto?

 

La simpática y atildada cara de aquel joven, adornada de una media barba color trigo, melena corta y rubia; asomado a la ventanilla de un coche deportivo blanco y reluciente, totalmente cándido; hasta las ruedas eran blancas y brillantes.

Sonrisa dulce y seductora, mirando, a la vez que a nuestra pareja, a la suya propia: una imponente y primorosa rubia de larga cabellera, suave busto y breves, casi infantiles, los jóvenes y dulces senos, que acomodada en el asiento delantero del albo turismo contemplaba con una dulce y acogedora sonrisa la escena.

El viejo asmático miró al joven y se le antojó que quizá fuese el mismísimo arcángel San Gabriel acompañado de un ángel hembra que venía en su auxilio enviado desde el mismísimo cielo azul turquesa que desde allí contemplaban aunque la rubia de los dulces senos no le encajara totalmente en la imagen.

 

- “¿Porqué no ha de encajar, si al fin y a la postre el Buen Dios nos creó macho, hembra y a su imagen y semejanza?”  dedujo para sí el anciano aunque no lo viera tan claro su perseverante esposa cuando respondió al candoroso joven rubio:

 

                   -- Allí vamos, señor; pero caminando.

                   -- Mujer: mira que eres tesonera. Aceptemos que lo hago por ti. Subamos al coche, ¿vale?.

                   -- Vale, me has convencido, lo haces por mí, muchas gracias. Aceptamos, señor.

                   -- No hay de qué, mujer. Ale, acomódense, que luego ya veremos si alguien les sube la  cuesta.

 

                             Aquel turismo no era normal, de eso nada. Era realmente curioso que no hiciera ningún ruido, más bien se deslizaba por la abrupta piel de la mal llamada carretera sin acusar las múltiples heridas y profundos baches que hacían rodar a saltos a otros coches aparentando que tuvieran las ruedas cuadradas. Y lo más sorprendente era que no tenía que apretarse en las angosturas para permitir el paso de los que rodaban en sentido contrario al suyo. Nada de eso. Pasaba, sin más, como si no hubiera nadie sino sólo él en el camino. Para mí tengo que ni le veían y, por tanto, tampoco le rozaban. ¿Lógico?. Creo que no.

Aquel turismo no era como los demás, no. Ni tampoco el conductor, ni la rubia acompañante de los dulces y jubilosos senos. No. Allí estaban pasando cosas extrañas que la asmática pareja se interesaba por aclarar.

 

                   --De momento, dejemos que nos lleven hasta el puerto, luego hablaremos - aconsejó el viejo al oído de la vieja.

 

Miró que su esposa se había quedado traspuesta en la comodidad del asiento trasero, miró al rubio conductor que le sonreía confiadamente a través del espejo retrovisor y miró a la rubia acompañante que le correspondía asimismo sonriente volviendo la cabeza para interesarse:

 

                   -- ¿Van ustedes cómodos, señores?.

                   -- Si no hiciera tanto calor...

                   -- Perdónenme que no me haya dado cuenta.

 

Dicho esto, aquella belleza alucinante, pulsó un botón y, a la orden, se abrió el cielo del turismo y, al mismo tiempo, el cielo de verdad mostrándose generoso,  brillante y limpio de azul ante sus ojos.

Miró de nuevo a la mujer que seguía traspuesta, le dio con el codo para retornarla a lo que ella respondió regalándole una sonrisa angelical sin apenas abrir los ojos.

Le indicó por señas, pues no quería que los de delante se dieran cuenta, que observase cómo el aire ondeaba a su alrededor y agitaba la cabellera de aquel ángel con forma de mujer que, a impulsos de la velocidad y el viento, navegaba desprendiendo al exterior átomos de luz que, surgidos de entre sus cabellos, explotaban sin ruido llenando el aire de diminutas estrellas que se disolvían apenas nacidas.

                                                  * * * * *

Al poco y sin apenas haberlo percibido se vieron sentados a la orilla del inmenso, al abrigo de las casi sumergidas rocas por la pleamar, con los pies desnudos, hundidos en el agua, jugueteando entre variados y diminutos peces de colores que les acariciaban las plantas.

El tiempo se detuvo unos instantes que pudieran parecerles siglos; adormecidos en un sueño inmaterial que les aportó paz y un dulce, nuevo e ignorado sosiego.

 

Escena tercera 

 

                             No sabría nuestra pareja apreciar si fue un instante, una hora, un día o una eternidad el tiempo pasado en la contemplación casi religiosa del “mare nostrum”.

Es verdad que, mirar al mar, dejándose envolver en su natural y especial fascinación, aspirarle profundamente llenando el alma de emoción y los pulmones de un aroma único e inigualable, es una experiencia extraordinaria por pocos experimentada ni tampoco gozada

Llenarse de él es amarle, dejarse penetrar por su embrujo es vivencia placentera sólo reservada a aquellos que posean un grado de sensibilidad preciso y suficiente para reconociéndole, disfrutarle.

Ganar el tiempo mirando al mar, amando al mar, nuestro origen primero, ¿qué otra cosa se puede hacer estando junto a él?.

¿Quién dijo que eso sería perder el tiempo?, ¡Qué horror!. Contemplarle es ganarle, abasteciéndote el alma de sensaciones y emociones siempre nuevas que se te quedan almacenadas, abrigadas en lo más recóndito del corazón y que, de cuando en cuando, afloran llenándote de la satisfacción y el orgullo de saber que sientes y que la vida no te ha robado del todo la capacidad de emocionarte.

En estos sentimientos se complacían los ancianos asmáticos, transportados por el viento hasta donde el mar matrimonia con el cielo.

 

Escena cuarta

 

                             Al cabo de un tiempo sin medida despertó nuestra pareja de su arrebatado ensimismamiento. Tenían hambre, el mar les había despertado el apetito. Un olor característico a peces asados les devolvió a la realidad:

 

                   - ¿De dónde vendrá? – Se preguntaron.

 

Y, sin mediar palabra - ¿para qué? si estaba todo tan claro como la luz - caminaron cogidos de la mano, recreándose el uno en el otro y se llegaron, guiados por el aroma de los peces asados, hasta una coqueta, cercana y típica taberna donde  tomaron asiento y, al unísono, decidieron:

 

                   --¿Estarán por aquí los ángeles que nos trajeron?. Deberíamos corresponder a su amabilidad invitándoles a comer con nosotros.

 

Recrearon la vista por y otro lado sin verles. El  blanco turismo tampoco estaba. Al menos no se le veía por allí cerca:

 

                   --¿Se habrán ido?. Fíjate, qué pena, con lo amables que fueron y qué majos los dos, ¿verdad?. No sé pero no asemejaban seres humanos.

                   --Pues ¿qué otra cosa pudieran ser? Mira que eres fantasioso.

                   --Que no, mujer, que tenían algo distinto, especial, único. ¿Dónde estarán? Apenas llevamos aquí unos minutos.

                   --¿Eso crees tú, que sólo llevamos aquí unos minutos?.

                   --No sé, amor. Me parece que sí. Oye, qué bonito y acogedor el mar, ¿verdad?

                   -- Es cierto, sí, y parecía que nos llamaba, ¿Lo sentiste?.

                   --Claro bobo, ¿cómo no lo voy a sentir?.

                   --Pues a mí, los peces asados, me han dejado un sabor a gloria bendita.

                   --Y el vasito de vino que te has tomado, ladrón.

                   --Estás en todo, querida.

                   --Sí, naturalmente que sí.

 

Escena quinta   

 

                             Por el sinuoso camino, herida de baches la piel de la mal llamada estrecha carretera, breve cinta de asfaltos interrumpidos que supera la hermosa y brava pendiente, subía un turismo blanco, reluciente, totalmente albo; hasta las ruedas eran blancas y brillantes.

¿Subía? Diría más bien que se elevaba, calmo y apacible a lo más alto.

En su interior, un joven agraciado y simpático, melena corta y rubia, barba trigueña y sonrisa acogedora y, a su lado, una belleza rubia de pechos leves, dulces e inocentes; cabello al viento sembrando el aire de lucecitas que se  dejaban caer dulcemente cubriendo de flores mágicas la asilvestrada vegetación que recreaba la empinada y arriesgada cuesta exclusiva para gente joven de buenas y resistentes piernas.

 

Al principio de la pendiente, justo donde elevarse un poco más significaría alcanzar el camino del cielo, alguien había derribado una tabla veterana de vientos y tempestades que, descansando sobre el mismo suelo y envuelta en helechos y abrojos, mostraba un rótulo que decía “senda” adornado de promesas de amor y corazones traspasados grabados a punta de navaja.

 

En los asientos postreros del blanco turismo, descansaba, por fin, en un viaje último y eterno una pareja anciana y asmática, mirando cada uno a lo profundo del otro, con las manos unidas hasta fundirse en suave caricia; y sus almas, en comunión perfecta, diciéndose palabras dulces de amables sonidos; sinfonía de amor que jamás antes fuera interpretada, acompañada instrumentalmente por el viento del mar y la cuerda de la montaña; mitad y mitad.   

 

FIN

 Jorge Margall, Valldemosa, Mallorca, 2007

 

 

 

“SOL DE LEVANTE”

Por “Jorge Margall”

 

Escena 1ª                           

 

Aquella belleza no podía ser terrestre. Seguro que no.

Estaba tendida al sol de levante sin darse cuenta de que era observada, por los hombres con deleite, por las hembras con envidia.

Aquel cuerpo tan excelentemente formado no podía ser de este sucio mundo. Imposible que lo fuera.                    

Es el caso que las ropas que la vestían sí eran típicamente familiares pues, tras el cuello de la amplia camisa que apenas la cubría, asomaba la etiqueta cosida de “El Corte Inglés”, lo cual y a ella apenas parecía importar detalle tan insignificante, además de que, lo que en otras podría significar defecto, en ella se convertía en adorno Así era de hermosa la bella.                  

Si la hubiera visto cualquier ejecutivo de tan conocida firma la hubiera contratado para un anuncio aunque, estoy seguro, ella no se hubiera prestado a semejante vulgaridad.                       

Lucía la beldad la referida etiqueta con la misma donosura como otras modelos profesionales pudieran lucir las joyas de la corona o cosas así.                  

Era tan hermosa, tan segura de sí y tan ausente de liviandades, que aparentaba sentirse al margen de minucias propias de la raza humana.            

Vestía, como queda dicho, una camisa amplia y larga, de suave y traslúcido tejido que la cubría hasta media pierna. Debajo no llevaba nada. Ni falta que le hacía. Su propia piel la vestía, mejor que ninguna otra prenda, de un delicado  y brillante dorado.            

(Digo yo que la renombrada camisa se la pondría por simple coquetería femenina)                  

No hablaba con nadie, ninguna persona la acompañaba, al menos ninguno había visto alguien a su lado al cabo de varios días que, cómo una aparecida, ocupaba, cada día muy temprano, el mismo lugar en la recoleta playa de Sa Calobra (más o menos al noroeste de la isla de Mallorca) cómo si estuviera esperando algo importante.

Cualquiera sabe que sería lo esperado por la linda destapada.          

La gente, al verla tan ensimismada y ausente, como si nadie estuviera a su lado, cual si nadie la viera, pensaba que, a lo mejor, el mar, con sus locas y caprichosas mareas, la había depositado allí pues se adelantaba siempre a los más madrugadores lo cual pudiera ser que no hubiera venido nunca si no que estaba allí por decisión marítima formando parte del paisaje.             

El mar deposita en cada marea tantas cosas, que a lo mejor... ¡Quién sabe de las cosas que la mar regala a su placer en cada flujo o reflujo, pleamar o bajamar!               

 

--“Anoche nos retiramos tarde y ella seguía allí” – decían unos.

--“Cuando vinimos esta mañana ya estaba ahí” – decían otros.

--“A lo mejor es de aquí” – abundaba en el misterio una de allí que apenas hablaba mientras cuidaba del baño de una niña desnuda.                  

 

Es el caso que allí estaba, cómo una diosa de bronce, viva, tan viva que se sentían sus suspiros desde lo alto del acantilado y su mirada, a donde el cielo besa el mar, era seguida por todos tratando de ver lo mismo que suponían vería ella.             

 

--“A lo mejor es una diosa” – dijo un hombre viejo y curtido por la mar, pelo escaso y cano y mirada triste y melancólica.

--“O una sirena” – decía un joven que no la quitaba ojo de encima.

--“Sí, claro, una diosa de carne y hueso vestida por El Corte Inglés” – se burló una solterona bruja, vieja y pelleja – “¡No te fastidia el canoso!”

--“Pues no sé por qué no” – aventuró el de pelo cano mirando a la vieja con cara de asco –“Yo, en mis largas singladuras, he visto más de una, aunque he de reconocer que ninguna miraba y suspiraba como ésta”

--“Pues ¿qué hacían entonces?” – preguntó la niña graciosa y desnuda con unos ojos tan grandes como luna llena.

–“Nada, no hacían nada, sólo adornar las noches de mar en luna llena y calma chicha” – respondió el viejo encantado de que alguien se interesara por escucharle.        

 

Después, temiendo acercarse a la hermosa para que no se desvaneciera, guardando una prudente y respetuosa distancia, quedaron todos absortos contemplándola.          

Al cabo, se levantó la bella pausadamente sacudiendo divertida los átomos de arena blanca que se desprendían de la prenda que la medio vestía; extendió su mirada por encima de las cabezas de los presentes a excepción de la del viejo canoso al que obsequió con una mirada capaz de derretir cualquiera de los dos polos; hundió luego las manos en su rubia y onda cabellera aireándola al viento; observó como todos se apartaban asustados, todos, menos el viejo que la miraba emocionado con los ojos brillantes de lágrimas incipientes.

Se desprendió de la camisa transparente, abandonándola sobre la arena y desapareció de la vista de la concurrencia confundida con el color tornasolado del ocaso.              

La vieja pelleja corrió hacia donde un instante antes estaba la belleza y robó de la arena la camisa etiquetada que medio la vestía, la enrolló cuidadosamente y la escondió bajo el halda a la vista de todos sin que nadie osara protestar pues conocían sobradamente de sus malas artes de bruja.

 

Escena 2ª                        

 

Ni que decir tiene que el pobre Cosme, viejo lobo de mar que tanto sabía de auroras boreales y fuegos de San Telmo por haberlos presenciado muchas veces en sus tiempos de cuando joven marino, la visión de la diosa - o lo que fuese, vaya usted a saber aquella belleza - le había dejado un sabor agridulce bien difícil de definir.

Él sabía de ondinas (sirenas con medio cuerpo de mujer y el otro medio de pez) que se le habían aparecido y contemplado tantas veces navegando; desde proa él, recostadas ellas en el trinquete, meneando la escamada cola y haciendo intención de huir al mínimo movimiento que el viejo marino hacía para verlas más de cerca no sin antes trincar la rueda del timón para no quedar al pairo.

Ellas, temerosas de ser alcanzadas por el bueno de Cosme, (sólo para conocerlas mejor, no se vayan ustedes a pensar otra cosa), se arrojaban  al agua, su elemento vital, por las amuras de babor y estribor, nadando a velocidades de vértigo braceando y agitando la cola como alma que lleva el diablo tan aprisa que el pobre Cosme, cuyo elemento vital era la tierra, nunca pudo superar con su pequeño velero.

Cuantas veces intentó cazarlas otras tantas se le fueron dejándole un rescoldo de tristeza en el alma.                

Las había visto otras veces, sí, pero jamás ninguna cómo a ésta que,  tendida al sol  en la playa de Sa Calobra, lucía íntegramente un cuerpo precioso de mujer.

 

 -- “¡Qué maravilla de cuerpo, Señor!”-- se admiraba Cosme entre suspiros.           

 

Así que, luego de sacudirse las lágrimas emocionadas que la presencia de la bella le había dejado en los ojos, reflexionó y dedujo que la tal aparición no era ninfa ni sirena sino persona especial o diosa normal pues tenía unas muy hermosas y bien dibujadas piernas.                                   

 

La vieja bruja pelleja y solterona se había ido rezongando y maldiciendo contra los poderes del diablo. La ignorante atribuía la aparición a Satanás, ¡será necia!. Ella no sabe, aún cuando sea bruja, que al diablo no le está permitido vestirse de cuerpo tan bello; que la belleza es patrimonio del Dios Creador de todas las cosas, también del mar. Ignorante, más que ignorante... Pero, es el caso, que tampoco él era capaz de adivinar qué, o quién, sería aquella maravilla de mujer que le había dedicado una sonrisa y una mirada dejándole  petrificado sin saber qué decir ni hacer. Si acaso sólo pensar, también llorar de recuerdos y añoranzas de otros tiempos que le moldearon el corazón terminándolo tan sensible y vulnerable como una porción de manteca de mero adulto al sol de medio día sobre la ardiente arena de la playa.               

Tampoco era capaz de entender qué tendría que ver en todo esto la camisa etiquetada de tan conocido almacén con que se cubría la bella, que abandonó tendida sobre la arena de la playa y luego se llevó escondida bajo la negra falda la vieja bruja pelleja.

Menos mal que la niña desnuda, creyendo entender sus sentimientos y una vez que la diosa, o lo que fuese la aparición, desapareciera con el sol de poniente, se acercó a él y le besó en la frente.

Una vez depositado el beso, salió corriendo detrás de la vieja pelleja, saltando como una liebre joven, ladera arriba, seguida de su madre que la cuidaba sin decir nada volviendo atrás la cabeza, muy de cuando en cuando, para mirar al viejo marino con evidentes gestos de tristeza.

 

Escena 3ª                   

 

El bueno de  Cosme tenía un pequeño refugio, o choza, como queramos llamarlo, vecina de la mar y tan cerca que en el silencio de la noche, cuando se reclinaba en su jergón a descansar, la oía respirar, o gruñir, o regañar que todo esto hace la mar como ser vivo que es, qué se van ustedes a pensar.                                    

Se cocinó unos pescaditos que había pescado la mañana anterior, se los comió pausadamente apartando con cuidado las espinas para no atragantarse, se tomó un vasito - bueno, dos, que para el caso es lo mismo - de vino malvasía que le proporcionaba cada año un antiguo amigo que disfrutaba de algunas cepas heredadas y que conservaba sólo para compartir con los colegas. Luego, un chupito de ron de la isla cubana que otrora fue española y que le traía de vez en cuando Gerardo, su íntimo amigo, capitán de carguero, que hacía la ruta del maldito petróleo por el Caribe (pero él no tenía la culpa  que sólo gobernaba el barco que lo transportaba)                      

 

Aquella noche, Cosme, tuvo muchos sueños a cuál más emocionante, se le apareció la bella de la playa, sin camisa, sólo con la piel:

 

 --“Está mucho mejor así”-- pensó Cosme mientras ella le hablaba con voz como de ola acariciando sus oídos de tal modo que, las palabras, le hicieron estremecerse de placer.

--“Cosme, Cosme, me conoces, me has visto, pero no sabes quién soy. Yo sí te conozco y quiero que descanses y seas feliz. Te conozco desde mucho antes del día de ayer cuando me viste en la playa, desde que tuviste que dejar de navegar por causa del puñetero reuma, y por los años, sobre todo por los años que tienes encima ladrón. También por todos los que dedicaste al mar y por la tos, esa maldita tos que no te deja en paz ni tampoco vivir”.        

 

Nuestro amigo, se despertó sobresaltado recordando lo soñado y lo que la belleza le había dicho, pero no se acordaba de haberla respondido y se llamó estúpido por no haberle dado palique.

Le podía haber preguntado quién era;  porqué se había ido fundida con el sol de poniente; cómo hacía para aparecer y desaparecer de modo tan especial. Le podía haber dicho que la camisa de El Corte Inglés se la había quedado la vieja bruja pelleja y que a él, al verla marchar, se le habían escapado dos lágrimas tontas después de tantos años sin llorar y que todavía le escocían los ojos.

 

--“Bruto de mí - se regañaba - por no haber sido capaz de platicar con ella de mis cosas y de las cosas de ella... Ni tan siquiera le he preguntado quién es y cómo se llama. Bruto de mí, ¡maldita sea!”—

 

Cosme sufría pensando en que no volvería a tener ocasión de establecer un contacto con la diosa, pues seguro que era una diosa, si así no fuera ¿qué otra cosa pudiera ser?.

Tosía y tosía sin parar. El relente de la noche no favorecía a sus bronquios rotos por el maldito tabaco:

 

--“Voy a encender mi cachimba. Seguro que me calma esta maldita tos”– se decía tratando de engañarse a sí mismo.

 

Pero no. La tos, la maldita tos persistía hasta que, con gran esfuerzo, arrancaba del fondo de sus pulmones una suerte de flemas de todos los colores:

 

--“Estas rojas son teñidas del maldito ron y estas otras más oscuras por el tabaco”– se disculpaba, entre tos y tos, regalándole al orinal de loza el producto de sus entrañas – “¡Maldita sea!”.          

 

Abrió un ventanuco, que daba justo a la playa, por donde penetraba un recién nacido sol de levante que lo inundaba todo de una luz clara, limpia y templada qué le devolvía la vida sofocando los espasmos de sus vías bronquiales.                   El chamizo se llenaba entonces de luz color cielo anunciando un nuevo día. Otro nuevo día para ver el mar, para pescar, para fumar su herrumbrosa cachimba, para calmar el “gusanillo” de por las mañanas con un chupito de ron de la isla; para soñar, para toser, también para toser. “¡Santo Dios, cuándo se me irá esta maldita tos!”-                            

 

-- “Hoy salgo a la mar” – decidió en alta voz – “A la sardina, pero antes tengo que calafatear entre tablas el costado de babor que ayer me hacía agua. ¡Maldita sea!”-    

 

Asomó a la puerta y vio a la vieja bruja pelleja que bajaba a la playa cargada con un hato de ropa vieja y negra, tan negra como el lomo de un atún adulto. Se preguntó para qué necesitaba la bruja tanta ropa tan usada y tan negra.                 

¡Negra de muerte, Señor!. Luto de parca cabalgando las olas sobre guadaña cual escoba goyesca escoltada por negros delfines.                 

La bruja le miró fijamente, imitando una mueca que queriendo ser una sonrisa se quedó en un acre visaje entre caries y hálito de muerte. A Cosme se le clavó su mirada como un cruel puñal de sensaciones y pésames en el pecho que le forzó a cerrar  violentamente el ventanuco sin dejar de mirarla.

 

Escena 4ª                     

 

--“Un chupito de ron en ayunas lo apaña todo” - se dijo Cosme.

 

Y ya reconfortado de la vista de la bruja vieja y pelleja decidió acudir a la playa: 

 

--“El sol está en lo alto y el mar esconde los pescados a la luz, en fin, algún pez  se dejará pillar entonces por entre y cerca de las rocas”--              

 

La niña desnuda se bañaba - ¿no tendrá ropa esta niña? - dando saltitos por la orilla bajo los cuidados de su silenciosa madre que no le quitaba un ojo de encima. Con el otro miraba a la bruja que extendía sobre la arena ropas negras de luto entre gestos extraños, visajes, miradas a lo alto y latinajos ininteligibles.

 

--“Esta vieja me da asco, también miedo. Y qué mal huele. ¡Maldita sea!”        

 

La vieja no veía a nadie, solo la entretenía tender las ropas negras. Negra mortaja extendida sobre la arena, y sobre ésta, la camisa etiquetada de la bella y las velas negras que, encendidas, titilaban por la brisa al sol de levante.                

 

Y alrededor de un altar de muerte, elevaba brazadas de arena formando así un montículo a modo de sepultura. Luego, cuando lo tuvo todo acabado, se quedó quieta, como una esfinge: esperando...

 

--“¿Qué diablos aguardará  la vieja?. Menos mal que ha venido la belleza”-- se dijo Cosme.

--“Qué extraño, ahora nadie la mira, será que no la ven, pero yo sí que la veo, vaya si la veo. ¡Qué hermosura, Señor de los mares! ¡Qué sonrisa la suya Virgen del Carmen!. Claro que la veo. ¿Cómo no la he de ver?, Si está ahí, mejor dicho, aquí, junto a mí, y ya no toso, ¡qué tranquilidad Señor!. Qué paz tan grande siento, si casi la puedo tocar, ¡anda y sin casi!, qué la estoy tocando, y qué bien huele. A mar, eso es, huele a mar. Me quedaré aquí un ratito con ella y luego iré a pescar. Y los demás: ¿porqué no la ven como yo la estoy viendo?”--       

 

Aquella tarde, los adoradores del sol, al desearle, desde una actitud religiosa y como cada atardecida, las buenas noches al astro, pudieron presenciar, desde el templo mágico y astral que es el cabo llamado “La punta de Sa Mola”, justo al oeste de la isla y al ocaso, el hechizo del cambio de su color habitual por otro dorado mezclado con color cano y rojo de sangre teñida de bronce; color del ron de la isla que otrora fue española.

  FIN

 

Este relato, y su tristeza, se me fue sugerido por la mar, en el verano de 2007, durante mi visita a la isla de Mallorca.

El autor.

 

 

 

 

 

 LA CARTA

 

En mi enésima visita al museo, justo cuando me aproximaba a admirar una pila bautismal, me ocurrió un suceso inesperado. Al acercarme, vi que en la pila había una carpeta de color verde. La tomé en mis manos y miré alrededor. La sala estaba vacía en esos momentos, así que miré la carpeta por si había algún nombre escrito. Al no encontrar nada, la abrí en un intento de identificar al dueño, pero tampoco encontré dentro nada que fuera significativo y que me permitiera identificar a la persona que, evidentemente, se había dejado olvidada la carpeta en la pila. Invadida por un cierto grado de curiosidad, fisgué entre el contenido, consistente en unos folios en blanco y en un sobre, un sobre en blanco cerrado. Al asirlo, me di cuenta rápidamente de que contenía algo. Cerré la carpeta y me dirigí al conserje del museo. Le referí el casual encuentro de la carpeta y le dije que se la quedara por si alguien preguntaba por ella.

-No puedo quedarme con eso, señorita -me dijo muy serio.

-¿Por qué no?

-Pues porque no sé de quién es, ¿qué quiere que haga?

-Pues..., qué se yo -le dije-. Guárdela y alguien preguntará por ella.

-Oiga, señorita, yo no me la he encontrado. Así que no voy a cargar con el muerto. Lo que debe hacer es llevar eso a objetos perdidos.

La respuesta del conserje, que nada más pronunciar la última frase siguió con sus tareas ignorándome descaradamente, me dejó desconcertada y sin palabras. Salí del museo sin saber muy bien qué hacer con la carpeta y me metí en la primera cafetería que encontré. Mientras me traían el café, encendí un cigarrillo y empecé a dar vueltas al sobre en blanco entre mis manos. Después de que el camarero depositara el café humeante en la mesa, decidí abrirlo. Quizá el contenido podría darme alguna pista acerca del dueño de la carpeta. Empecé a leer. Se trataba de una carta, una carta escueta pero intensa, dramática y melancólica.

"Querida Mercedes:

Como sabes me han dado el traslado que pedí y por el cual me felicitaste. Me voy del museo. Sé que te sorprendió y no me extraña, tantos años juntas y no te había dicho nada. Pues, querida amiga, el motivo de mi traslado eres tú. Vuelve a sorprenderte. Ahora ya puedo decírtelo, quiero decírtelo. Llevo años enamorada de ti. ¿Sorprendida? Creo que en el fondo, no tanto. Eres una persona muy inteligente y alguna vez habrás notado algo.
No puedo seguir trabajando a tu lado, Mercedes, ni verte todos los días sabiendo que nuestro amor es imposible. Lo sé y me retiro esperando no verte más pero, eso sí, guardando tu recuerdo para siempre en mi corazón. Espero sinceramente que continúes siendo muy feliz con Pedro y los niños. Hasta siempre.
Eternamente, Lucía."

Volví a meter el papel en el sobre mientras mis lágrimas caían en la mesa. Apuré el café, pagué la consumición y volví a encaminar mis pasos hacia el museo. Volví a interpelar al conserje y, como pude, intenté hacerle ver la urgencia de encontrar a Mercedes. Tras aclararle, a falta del conocimiento de sus apellidos, que era la amiga de Lucía, me condujo a su despacho. Ella me atendió de manera cortés.

-Buenos días, siéntese. ¿En qué puedo ayudarla?

-Creo que esto es para usted. Lo he encontrado casualmente -le dije tendiéndole la carta.

Mercedes terminó de leer la carta con lágrimas en los ojos y su mirada era tan amarga que supe en ese mismo instante que Lucía se había equivocado. Aunque, puede que hubiera tomado la decisión acertada. Nunca lo sabré.

 Paco Gómez Escribano, ALGECIRAS (Cádiz), 22-5-2008

 

 

 

 

EL ASCENSOR

 

Pulsó el botón de bajada con rabia. La jefa de mantenimiento la tenía tomada con ella. No había día que pudiera salir a su hora; en el último momento siempre surgía algo urgente, algo que no podía esperar a mañana: “Adelaida, antes de irse suba a la planta veintisiete y déle una pasadita a los despachos, que mañana hay una reunión muy importante”; ¡“una pasadita a los despachos…”! ¡Como si fuese cosa de unos minutos! Pero ¿qué podía hacer ella? Solo callarse y aguantar; no estaba en situación de plantarle cara a nadie, ¡gracias tenía que dar de haber conseguido aquel trabajo! Y encima, el maldito ascensor parándose en todas las plantas… No le gustaba estar en las oficinas cuando empezaban a llegar los empleados, la miraban con condescendencia, con desprecio; siempre había alguna secretaria que le hacía vaciar un cenicero, una papelera; solo por demostrar su superioridad, para humillarla. Estaba irritada y cansada, se sentía sucia; lo único que deseaba en aquel momento era salir del edificio y refugiarse en la pequeña habitación del piso compartido en el que vivía, darse una ducha y descansar. ¡Maldito ascensor! ¡Por fin…! El timbre de aviso anunció su llegada y el indicador luminoso señaló la planta veintisiete; antes de que las puertas metálicas se abrieran tuvo tiempo de ver su reflejo en ellas y le disgustó el aspecto enmarañado de su cabello. Pero lo peor estaba por venir: dentro del ascensor estaba él, Gonzalo, el hijo del director general. Adelaida titubeó; él le lanzó una rápida ojeada que   la recorrió de arriba abajo, y seguidamente desvió la mirada con un mal contenido gesto de fastidio; “¿Piensa entrar o no?”, dijo molesto. Ella musitó una disculpa y entró encogida, con la vista clavada en el suelo; se dirigió a un rincón y se ovilló allí, como si quisiera desaparecer, fundirse con el ángulo que formaban las paredes del habitáculo. En la planta veintiséis el ascensor se detuvo de nuevo y entraron un hombre y una mujer que saludaron a Gonzalo con familiaridad e intercambiaron con él algunas frases pueriles. Eso, a Adelaida le dio un respiro; le permitió observar a Gonzalo discretamente, posar la mirada en su nuca bronceada por el sol invernal de alguna estación de esquí, detenerse en sus anchos hombros y recorrer su espalda a placer, contemplar sus cuidadas manos y detenerse en cada uno de sus largos dedos como si los acariciara,  cerrar los ojos e inhalar su fragancia…En la planta vigésima la pareja se despidió de  Gonzalo y volvieron a quedarse solos; estaba segura de que él había olvidado por completo que ella se encontraba allí y no se atrevía ni a respirar. Entonces el ascensor dio una sacudida y se detuvo entre dos pisos; “¿Y ahora que pasa?” dijo Gonzalo para sí mismo mientras pulsaba con insistencia el botón de la planta baja sin que la máquina respondiera, seguidamente hizo lo mismo con el de alarma, con creciente nerviosismo. Adelaida no se movió, no sabía qué hacer ni qué decir hasta que Gonzalo empezó a golpear las puertas al borde de un ataque de pánico. “No se preocupe” dijo tímidamente, “este ascensor falla a veces, enseguida volverá a ponerse en marcha”. Gonzalo se volvió hacia ella y le lanzó una mirada cargada de rencor, como si la joven tuviera la culpa de lo que estaba ocurriendo, se aflojó la corbata y se dirigió con paso vacilante y respirando con dificultad hacia el fondo de la caja metálica, allí pegó las manos y la espalda a la pared y miró angustiado hacía arriba buscando una salida: no había ninguna; su frente se había perlado de sudor y estaba pálido; Adelaida temió que fuera a desmayarse. “Será mejor que se siente” sugirió tomándole del brazo y empujándolo hacia el suelo; Gonzalo la miró como si estuviera loca: ¿su traje de Armani por los suelos? Pero una nueva sacudida que hizo descender el ascensor unos centímetros más transformó su protesta en un grito de pavor y se aferró con tal fuerza a Adelaida que la arrastró al suelo consigo. “tranquilo…tranquilo, no pasa nada…” susurró la muchacha. Gonzalo trató de sonreír, pero el pánico que reflejaban sus ojos convirtió su gesto en una mueca grotesca; “padezco claustrofobia”, confesó a modo de disculpa, “me aterrorizan los ascensores y los aviones…”, “no se preocupe” repitió ella componiendo una tímida sonrisa para tranquilizarle mientras en un impulso inconsciente le secaba la frente con su raído foulard. Él, en lugar de rechazarla, sonrió agradecido; de pronto, acuclillado en el rincón sin soltar el brazo de ella parecía un niño indefenso y a Adelaida le pareció más guapo que nunca, tanto, que tuvo que reprimir sus  deseos de besarle. Entonces el ascensor se desprendió y se precipitó al vacío en una alocada carrera hacia el fin. Tras el aterrador estrépito que produjo el choque contra el fondo, Adelaida todavía tuvo tiempo de mirar a Gonzalo y sonreír, apoyada su cabeza sobre el pecho de su amado, antes de abandonarse a su abrazo para siempre.

 

Lola Mariné, 7-5-2008

 

 

 

EL HORROR

SUBTERRÁNEO

 A H.P. Lovecraft,

que vislumbró los horrores que acechan en la oscuridad

 

Las últimas impresiones que recuerdo de aquella cueva son la desesperación y el pánico, la huida y la búsqueda de la salvación, todo ello mientras aferraba fuertemente el libro que nos había guiado hasta allí y que, seguidamente, había desatado el apocalipsis.

El agua, que se filtraba entre las rocas y goteaba desde las estalactitas, empapando el suelo y haciéndolo resbaladizo, dificultaba mi avance.

Notaba a los murciélagos, que agitaban las alas y revoleteaban a mí alrededor, buscando desesperadamente una vía de escape, un camino por donde huir de aquel horror subterráneo que, tras dormir, durante siglos, eones incluso, había vuelto a la vida ahora, por culpa de nuestra inconsciencia.

Sí, el gran Ek-Xaran’tulh, un antiguo dios olvidado, relegado a las profundidades subterráneas por otros dioses, había salido de su letargo milenario y avanzaba ahora por las profundas galerías de la cueva, preparando su salida a la superficie. Si tal cosa se llevaba a efecto, la humanidad conocería el final de su existencia.

No, eso no debía ocurrir. Al menos, eso era lo que me susurraba una vocecita (¿mi conciencia?) en un rincón de mi mente. Algo, la voz-yo, me recordaba que yo era uno de los culpables de aquella catástrofe. Y, puesto que los demás, estaban muertos, debía ser yo quien hiciera algo para impedir que el maligno dios subterráneo alcanzase la claridad del día.

Sin embargo, después de lo que había visto, la razón me instaba a salir corriendo, a alejarme lo más posible de aquella abominación, aquel ser antinatural compuesto por una especie de masa gelatinosa, putrefacta y maloliente, con esos mil ojos capaces de ver en la oscuridad y, según creo, también en la mente de los seres pensantes.

Ek-Xaran’tulh, el Devorador, el Destructor, el Horror Reptante, estaba cerca, muy cerca. Podía sentir su presencia, lo que me abrumaba e incluso enloquecía con un miedo insano. Me llevaba a correr alocadamente hacia mi perdición, pues en la profunda negrura de la gruta no hacía más que tropezar y golpearme con todas las piedras y salientes rocosos que había en mi camino. El pánico no me permitía pensar con claridad. Estaba ofuscado, concentrado únicamente en hallar una salida, en escapar del infierno que habíamos abierto.

No era para menos: ver cómo mis dos compañeros eran tragados por aquella masa informe en la que, según el libro, uno era digerido dolorosamente durante una semana, sufriendo al final una terrible muerte, no sólo del cuerpo sino también del alma, era para volverse loco. Si hubiera conservado mi revolver, sin duda habría preferido acabar yo con mi vida antes que dejarme coger por aquella monstruosidad.

            Ek-Xaran’tulh era un ser imposible, una aberración tan terrible que los propios dioses le confinaron en el reino del submundo para mantenerlo alejado de ellos. Al menos, eso era lo que afirmaba aquel maldito libro, cuyas páginas no debimos haber ojeado nunca.

            Recuerdo que, al principio, todas aquellas leyendas nos fascinaron, atrayéndonos finalmente a lo que habría de ser no sólo nuestra perdición, sino la de todo el planeta. ¿Cómo íbamos a imaginar nosotros que aquellas terribles historias, que entonces se nos antojaron fruto de una mente enfermiza, podían ser reales? En nuestro mundo cotidiano, donde todo está controlado por el ser humano, no hay lugar para monstruos ni rituales mágicos. No, eso no era posible. Por eso nos aventuramos a realizar la expedición, pues creíamos que la única parte del mito que podía tener algo de credibilidad era aquella que hacía referencia a los Guardianes, un pueblo desconocido para el resto del mundo, dedicado a custodiar las salidas de la caverna donde dormía el horror, así como el Monolito Sagrado que era el pilar fundamental de su religión.

Ahora me doy cuenta del gran error que cometimos al ir allí y, sobre todo, al pronunciar frente al Monolito la invocación que debía devolver a la vida a un demonio en el que ninguno de nosotros creíamos en ese momento. Mis compañeros han pagado ese error con su vida y yo, aunque sobreviví, sé que ya nunca volveré a ser el mismo.

Como decía, trataba a toda costa de escapar de lo que en ese momento pensaba que sería mi final. Ciego como iba, debí golpearme tanto con las paredes y el suelo que ya no sentía mis magulladas piernas ni mis amoratados brazos. El Devorador estaba tan cerca que podía sentir su fétido aliento. ¡Lo tenía encima! Estaba acabado.

Un resplandor tenue a lo lejos, frente a mí, trajo un leve soplo de esperanza. ¡La salida! Tenía que alcanzarla, aunque fuera lo último que hiciera. Sabía que allí no estaría a salvo, pero prefería que me cazara al aire libre que en el interior de aquel pozo oscuro. Por eso corrí desesperadamente, alocadamente...

La Cosa estaba cerca, pero me obligué a mí mismo a no pensar en ella. Sólo en la luz.

¡La luz!

Esa idea me proporcionó la fuerza que necesitaba...

Alcancé la salida milagrosamente. Y también debió ser un milagro que la criatura maligna no me persiguiera en el exterior. Ni siquiera la vi asomar. Pienso que debió volverse a su cubil subterráneo, a preparar su gran momento, el instante en que saldrá a apoderarse del mundo. Estoy convencido de que ese día llegará, tarde o temprano.

Ahora, mientras escribo estas páginas con mano temblorosa, pienso si todo esto no será fruto de mi imaginación, si no lo habré soñado todo. Desearía que así fuera. Quisiera ser un loco y que esto no hubiera sucedido más que en mi mente. Así la humanidad estaría a salvo... Pero eso no es posible. Mis compañeros no han aparecido y yo sé porqué: están muertos.

Hasta el momento, no había revelado a nadie este secreto, pues sé que me encerrarían en un sanatorio psiquiátrico. No obstante, quiero que ahora quede constancia de ello, pues, finalmente, he decidido volver allí. He de resolver lo que he provocado con mi inconsciencia. Debo usar los sortilegios contenidos en el libro para inmovilizar al Caos Devastador y sellar de nuevo su prisión. Ésa es la única posibilidad…

Soy plenamente consciente de que es un suicidio, pero mi sacrificio habrá valido la pena si logro con ello salvar a la humanidad.

Ruego a Dios que me dé fuerzas para culminar con éxito esta descomunal empresa que es tratar detener a Ek-Xaran’tulh. ¡Debo conseguirlo! De lo contrario, dará igual, pues será el final de todo…

Rubén Serrano, 6-5-2008

 

 

 

SABOR A HIEL


     Desperté sumido en una extraña sensación de ingravidez que me hizo sospechar. Algo andaba mal. Y al instante recordé: mi frente acababa de golpear contra la luna delantera del vehículo, haciéndola añicos.  Rápidamente, llevé mis manos a la cabeza, palpé. No percibí nada anormal. Suspiré aliviado al darme cuenta de que sólo había sido un mal sueño. Incluso llegué a sonreír. Busqué el volante y la llave del contacto, dispuesto a dejar atrás el área de descanso. Pero al alzar la vista, llegó la sorpresa: el vehículo ya estaba en marcha. Mi corazón comenzó a latir desbocado, mi cuerpo a temblar como un flan. ¡Dios mío! Exclamé angustiado. No había carretera. Sólo azul, azul celeste por doquier. Descendía como un avión de papel arrojado al viento, en dirección a un afilado rompeolas sobre el que arremetía con furia desmedida el mar. Me había dormido al volante y salido en una curva, deduje precipitadamente... ¿O estaría de nuevo soñando?, barajé, atenazado por la taquicardia.

 De pronto, el mar desapareció; el día se hizo noche cerrada y empecé a percibir un insano olor a carne quemada. Sin pensármelo dos veces, abrí la puerta y salté del vehículo, salté al vacío...  La hamaca quedó tambaleándose a mi vera, y yo en el polvoriento suelo, lleno de hormigas y moscas que revoloteaban frenéticas sobre un enorme chuletón de vaca a medio hacer que, incomprensiblemente, había escapado de las brasas humeantes.

 -¡Francisco, que no te enteras! ¡Te tiro encima la revista y sigues roncando como si nada! -gritó mi mujer, visiblemente enojada-. Casi salimos ardiendo, el fuego se había extendido a esos matojos de ahí y tú en las nubes-señaló a mi vera-. Menos mal que he encontrado un cubo de agua y lo he podido apagar a tiempo.

 -Lástima de comida campestre -le respondí-. Por cierto, ¿y los…?

 -Los niños están bien, gracias a Dios; jugando en los columpios.

 Me incorporaba, ayudándome con una rama quebrada que hallé en el suelo, cuando recibí un contundente golpe en la cabeza. Súbitamente, desperté. Estaba tirado sobre arena húmeda, muy fina, con la piel quemada por el sol, temblando de frío, o miedo; sediento, hambriento, doloridas todas mis articulaciones. Hacía días que no sobrevolaba la isla ningún avión o avioneta.

La tormenta estaba ya muy cerca. Pronto anochecería. Los jaguares rondaban la playa desde hacía horas, acechaban ocultos en la espesura de la jungla, pero ya no me quedaban fuerzas ni para correr. Así que, mejor dormir, y con suerte soñar con algo bonito, quizá con una gran ciudad, con sus calles abarrotadas de gente, alcantarillas vomitando humo y oscuros fluidos, centros comerciales repletos de luces de neón, casas de comida rápida.

 El aliento agrio y tibio de una respiración acelerada acarició mi mejilla, despertándome una vez más. El mar rugía enardecido a pocos metros. Las gotas de agua, gruesas y tibias, golpeaban con fuerza mi piel. Aquel lugar me era amargamente familiar. Cerré los ojos, y mi garganta se inundó de hiel.

 

Manuel Pérez Recio, Valencia, 25-4-2008

 

 

 

 

VASIJA

 

FIN

 

Indolente, atravesó el maizal abriéndose paso entre la afilada hojarasca con las manos ensangrentadas. No importaba. Ya nada tenía valor porque nadie jamás le creería. Lo había visto todo. Ella estaba muerta. Un sentimiento contradictorio nubló su mente empujándole a correr y no pensar. La ropa se rasgó a su avance como si garras de funesto vegetal trataran de arrancársela en jirones. No conseguía borrar de su cabeza los ojos de Aquello de lo que huía. Esas pupilas de animal que le penetraron en el preciso instante en que ocurrió. El reflejo de su propio rostro en la mirada de aquella especie de aparición hirsuta, persistía con macabra crueldad en su recuerdo. .............

...............Continuar con la lectura............

Rafael Negrete, Madrid, 23-4-2008

 

 

 

 

 

BARCO ENCONTRADO EN UNA BOTELLA

 

     Le conocí hace muchos años en los muelles de la ría de Bilbao, en un tiempo en el que en éstos atracaban muchos barcos. Le apodaban El Marlín (su nombre de pila, en realidad, nunca lo supe) quizá porque era delgado y larguirucho y tenía un rostro afilado en el que destacaban unos ojos grises y penetrantes que tenían una forma de mirar inquisitiva. Cuando nadaba  lo hacía  con tal rapidez y elegancia en el agua, que prácticamente se deslizaba,  recordando vagamente a ese pez.........

...............Continuar con la lectura............

Ricardo Cayón García, 23-4-2008

 

 

 

 

Fragmento del relato

UMBRELLA

 

.............Plasmaba en aquel lugar lo que encerraban los corazones de los habitantes del edificio. Umbrella recolectaba sus esperanzas, sus promesas, sus anhelos…. Sin embargo había en una esquina despejada un hueco inmaculado, sin dibujos ni colores… Lo había reservado sin saber por qué. Aquel rincón era como un regalo, un secreto aún no desvelado.

En la azotea jamás llovía, pues la lluvia era viajera del pasado, cubría con su manto las calles desiertas allá abajo......................

 

Maite Rodríguez Ochotorena, Haro (La Rioja), 20-4-2008***

 

 

EL SANTUARIO DE ANUSIR-BET

 

            Todos aquellos que han sido iniciados en el santuario de Anusir-Bet, como yo lo fui una vez, saben cuál será mi suerte tras dejar escritas estas páginas.

            Fueron varias las razones que me impulsaron a aceptar la vida de retiro y la rigurosa regla del santuario. Mis padres me animaron con sus palabras, pues suspiraban por los honores reservados a los progenitores de los hombres santos. Tampoco a mí me desagradaba la vida virtuosa de los elegidos de la diosa. No es fácil acceder a un lugar destinado a los más nobles jóvenes. Pero el oro de mi padre supo recompensar colmadamente la generosidad de los grandes sacerdotes......

...............Continuar con la lectura............

Juan Antonio Barros Jódar, Granada, 19-4-2008

 

 

 

LA CASA DEL ESCRIBANO

 

           El viejo escribano don Alonso de Padilla se consideró satisfecho de su buena fortuna. Allí estaba su sobrina Inés inclinada sobre el tosco bastidor. Un débil haz de luz se derramaba sobre sus cabellos rojizos. El anciano la miró con gratitud. Habían tenido que pasar tres largos años, pero había merecido la pena.

            Ahora la recordaba como era cuando llegó a su casa: una niña de doce años huérfana y desvalida. Era hija póstuma de un hermano de don Alonso, y su madre acababa de morir de una extraña dolencia........

...............Continuar con la lectura............

Juan Antonio Barros Jódar, Granada, 19-4-2008

 

 

 

LOS TRENES DE LA NOCHE

 

  El viejo se caló la gorra y entornó los ojos. Aún no se escuchaba el bramido del Estrella de Andalucía, pero a él no le hacían falta pruebas para presentir su llegada. Hoy no traía retraso. Como debe ser, pensó con orgullo. Toda su vida había transcurrido en aquel humilde apeadero. No había más mundo para él que las lomas plateadas de los olivares y la sierra allá al fondo. El resto era como un mal sueño....

...............Continuar con la lectura............

Juan Antonio Barros Jódar, Granada, 19-4-2008

 

 

 

LOS ANILLOS PERDIDOS DE AVALON

 Mi nombre es Safert y tengo una misión: encontrar los Anillos Perdidos de Ávalon.

 

Todo empezó una tarde gris hará un par de meses. Disfrutaba del sabor amargo de un café mientras leía una interesante novela de fantasmas en la terraza de una cafetería cualquiera. Mi teléfono móvil comenzó a sonar estridentemente por encima de las voces de la gente. Al descolgar, una suave voz femenina me indicó que tenía un trabajo para mí si lo deseaba. Anoté la dirección en una servilleta y sin nada mejor que hacer, pagué el café y me levanté de la incómoda silla........

...............Continuar con la lectura............

Montserrat Navarro Ríos, 19-4-2008

 

 

 

 

LA VERDADERA BELLEZA

 

Hace mucho, mucho tiempo, en un reino mágico de oriente…

 

El gran califa fruncía el ceño de preocupación, mientras paseaba nervioso de arriba abajo por toda la estancia. Sus pobladas cejas negras veteadas de gris, formaban una única línea en su frente, cubriendo de sombras sus oscuros y brillantes ojos.....

...............Continuar con la lectura............

Montserrat Navarro Ríos, 19-4-2008

 

 

 

RUIDOS

La atronadora y repetitiva música retumbaba por las insonorizadas paredes de Rone’s Bar. En un callejón oscuro y solitario, donde la niebla dormía humedeciendo las antiguas baldosas del barrio del Carmen, era dónde se ubicaba aquel antro de dudosa reputación y más sospechosa clientela.....

 ...............Continuar con la lectura............

Montserrat Navarro Ríos, 19-4-2008

 

 

 

 

Fragmento del relato

¡ARRIBA ESE MUERTO!

.....................

El que más y el que menos, todos se miraban unos a otros con un ojo medio guiñado y algo escéptico, pues empezaban a comprender que lo de encontrar un difunto para resucitar no era cosa tan fácil, que lo único que hasta entonces había conseguido la extraña propuesta del nuevo médico era sólo remover los bajos fondos de las personas y enturbiar el ambiente. Únicamente el propio médico continuaba muy entero y muy seguro de sí, proponiendo que se intentase con otra familia. Y dejó caer su mirada sobre uno que estaba presente. Mas éste, antes de que le hiciesen pregunta alguna, se excusó diciendo que tenía una obligación muy urgente en su casa, y se marchó. Lo mismo ocurrió con un tercero, con un cuarto y con todos los que estaban allí. Hasta que el médico y la Feliciana se quedaron solos.

....................

Julián Sanz Pascual, Segovia, Haro (La Rioja), 15-4-2008***

 

 

TRAVESÍA

 

Corrió por los pasillos del aeropuerto porque el avión despegaba inminentemente. Si no se daba prisa, se quedaría en tierra. Había mucho tráfico en la ciudad. El taxista le había asegurado, ante las sonoras y numerosas reclamaciones que le había lanzado, que no podía hacer nada debido al alud de vehículos que poblaban las calles de la urbe. Casi sin resuello y con los nervios a flor de piel, pagó al conductor y bajó del vehículo sin despedirse y sin dar las gracias por tan desafortunado trayecto. Los altavoces ya anunciaban el embarque para el vuelo con destino París. Ana María estaba excitada. Era la primera vez que subiría en un avión. Así pues, desconocía la experiencia de viajar en un aparato que se sostiene en el aire.
Después de facturar el equipaje en el mostrador correspondiente, se dirigió, a grandes zancadas, hacia donde le indicó el empleado de la compañía.

-Dése prisa, señorita, o se irán sin usted- la avisó el guardia que se encargaba de examinar el equipaje en el detector.

-El tráfico estaba imposible- se quejó, jadeante.

La cola para entrar en el avión había menguado considerablemente cuando Ana María llegó, exhausta. Extendió el billete a la azafata y caminó deprisa por el pasadizo que conducía al aparato.
Tenía que partir antes de que él se presentara.

La discusión de la noche anterior había sido demasiado violenta y él la había amenazado con matarla, si bien no era la primera vez que lo hacía. Antes de que cumpliera la amenaza, Ana María había resuelto comprar un pasaje de avión y alejarse de él. En silencio, sin anunciar que marchaba, Ana María salió por la puerta principal con la intención de no regresar.
Tenía que partir antes de que él se presentara. Antes de que intuyera por qué medio había huido. Antes de que cogiera el teléfono y comenzara a llamar a estaciones de tren, al aeropuerto, al puerto, a estaciones de autobuses y compañías para averiguar si ella viajaba en alguno de los medios de transporte al alcance de la mano.

Los motores ya estaban en marcha. Tomó asiento en el sitio que le correspondía. Esperó pacientemente las instrucciones que una voz daba por megafonía. Una azafata iba señalando la parte delantera, la parte trasera y los costados del avión. Ana María se impacientó. Si el avión no despegaba, estaba perdida porque a él le daría tiempo de saber que había comprado un billete y había embarcado en un avión.

Por fin la aeronave empezó a circular. Ana María se creía salvada. A medida que aumentaba la velocidad, el corazón y los ánimos se le tranquilizaron, al comprobar que las posibilidades de que la encontrara eran cada vez más remotas.

Se abrochó el cinturón de seguridad. Al levantar vuelo, Ana María sintió un ligero vahído y como si la cabeza se le separara del cuerpo. Cuando el aparato se estabilizó en el aire, la materia volvió a la normalidad.

Una amiga íntima de la infancia la había invitado a acudir a su casa y le había ofrecido refugio. París era una ciudad lo bastante grande y desconocida como para que él no la hallara entre la barahúnda de habitantes y turistas que la habitan todos los días del año. Ana María respiró aliviada. Miró a través de la ventanilla, pero sólo vio cielo y nubes. No pudo divisar nada más que no fuera el azul de la bóveda inmensa manchada ligeramente de blanco de algodón. Así se sentía ella. Si no pletórica, sí sosegada. Daniela la acogería en su hogar desinteresadamente, la ayudaría a buscar trabajo y a encontrar la estabilidad emocional de la que había carecido durante los últimos años.

El avión empezó, entonces, a dar bandazos. Los componentes de la tripulación informaron de que atravesaban una zona de turbulencias, cosa que extrañó al pasaje, pues el cielo era casi límpido. A Ana María se le encogió el alma.

-¿Tiene miedo, señorita?- preguntó un señor de unos cincuenta años, con traje y corbata, con el pelo cano, perfectamente en armonía con el resto de cabello, negro.

-No, sólo estoy un poco intranquila- contestó ella, como si quisiera disimular el estado de pavor que la embargaba-. Es la primera vez que subo a un avión.

-Para todo hay una primera vez- apuntó el señor, muy risueño.

Ana María sonrió y volvió a mirar a través de la ventanilla. El aparato se ladeó bruscamente como si una fuerza de dimensiones colosales lo empujara.

-No se preocupe, estas cosas pasan- la calmó el hombre, al tiempo que se aflojaba el nudo de la corbata y se desabotonaba la camisa. A él también lo invadía una extraña sensación de pánico.
-Si ocurriera algo, no tenemos a donde saltar. No hay escapatoria.

-Es lo bueno de los viajes en avión. Si hay un accidente, ni heridos ni mutilados. Todos los pasajeros mueren. Las probabilidades de sobrevivir son escasas.

-Es un consuelo- respondió ella con un mohín.

Ana María profirió una mueca de desazón harto evidente. La intención era que él se diera cuenta de que la conversación no resultaba de su agrado y que solamente servía para que el espanto se le instalara definitivamente en el cuerpo y le hiciera pasar una mala travesía.
-Imagine usted que viaja en tren o en coche y sufre un accidente. Si queda viva pero ilesa, las secuelas psíquicas son incalculables. Si queda herida, aparecen secuelas físicas y psíquicas, también imborrables. Si muere, no hay secuelas. Mírelo por el lado positivo.- Ana María maldijo a aquel hombre por hablarle de aquella manera tan cruda.

Lo miró a los ojos. Eran unos ojos oscuros. Las facciones, redondeadas, albergaban una nariz puntiaguda y unos labios sensuales. A pesar de la edad, ejercía un cierto atractivo. Ana María no profirió palabra alguna. Luego bajó la mirada y volvió la vista hacia la ventana. No había ningún tipo de turbulencias. El cielo continuaba claro, aunque algo entelado.

Las azafatas pasearon los carros con las viandas por el estrecho pasillo que mediaba entre las dos filas de asientos. Una de ellas se dirigió amablemente al señor. Ana María rechazó cualquier ofrecimiento de comida o de bebida.

-¿No tiene hambre?- inquirió él, curioso.

-No suelo comer en los viajes.

-Nervios- dedujo hábilmente.

Ana María asintió y esbozó una sonrisa inocente. La elegancia con que deglutía él creó una fascinación indescriptible en la chica.

-¿A qué va a París?- le preguntó entre bocado y bocado.

-A visitar a una amiga de la infancia.

-Dicen que París es la ciudad de la luz y del amor. Le recomiendo los paseos por el Sena. ¿Ha estado alguna vez?

-No.

La muchacha entrelazó las manos y las depositó en el regazo, avergonzada. Quizá el hombre creyera que no visitar París era un pecado imperdonable y que era una de las cosas que todo ser mortal ha de hacer antes de traspasar la línea.

Nuevamente, los vaivenes. De repente, el avión descendió bruscamente unos metros. Ana María se agarró fuertemente a los brazos del asiento. Por megafonía se oía la voz de la tripulación que aconsejaba a los pasajeros que se abrocharan los cinturones. Ana María no movió un dedo porque ella lo llevaba abrochado desde que subió a la aeronave.
-Esto no me gusta nada. Me da mala espina- dijo con voz entrecortada.

-No se preocupe.

El avión continuaba dando bandazos y cayendo. La muchacha intuyó que la situación se complicaba y que se avecinaba una catástrofe de consecuencias insospechadas. El hombre la miraba y reía. Enseñaba las hileras de dientes blancos, relucientes. Los ojos le centelleaban. El avión se precipitaba al vacío. La voz pedía a los pasajeros que se tranquilizaran y que echaran los cuerpos hacia delante hasta colocar la cabeza entre las piernas. El hombre no paraba de reír. Ana María estaba cada vez más excitada. Tenía un miedo horrible y el corazón encogido, en un puño. Si el aparato se estrellaba, no saldría nadie vivo. Quizá era mejor así. De esa manera él no la encontraría jamás. La muerte le sobrevendría sin que él se la provocara. El hombre le gritaba frases inconexas al oído y carcajeaba convulsamente. Ella no quería escuchar. El avión entró en un torrente succionador que lo absorbió irremediablemente.
Ana María despertó de súbito, sudorosa. Miró por la ventanilla. El cielo era diáfano y no se vislumbraban nubes en el horizonte. Francisco degustaba un bocadillo a su lado. Respiró hondo.
-He tenido un sueño espantoso.

-No sé qué tienen los aviones, que te acunan y te hacen dormir.

Una explosión soliviantó a los pasajeros. El aparato comenzó a precipitarse. Ana María se aferró con ahínco a los brazos del asiento.

-Estoy soñando. Estoy soñando. Soy propensa a tener sueños catastróficos. No sé por qué. Quizá porque mi vida es demasiado plácida y alguien me envía señales para que reaccione, para avisarme que la vida es como un río con corrientes y remansos de paz. No todo puede ser una balsa de aceite.

-¿Qué dices, Ana María?- preguntó Francisco, aturdido por las palabras de la muchacha.

-Estoy soñando- reiteró tozudamente.

-El avión se desploma- informó él.

-¿Qué avión?

-Este.

-Es un sueño. Como tantos otros- repetía sin cesar.

Ana María seguía asida enérgicamente a los brazos del asiento. Inclinó el cuerpo hacia delante sin dejar de repetir:

-Es un sueño.

Antes de que el avión se estrellara violentamente en una altiplanicie, alguien la oyó farfullar.

-Es un sueño.

 

Pilar Torrijos Lopez, Hospitalet de Llobregat (Barcelona), 15-4-2008

 

 

 

Fragmento del relato

Bernardo de Plasencia

.........

Al clarear el día, partió con su botín camino de la ciudad más próxima. Tan cargado iba de reliquias y objetos de valor, que necesitó cinco jornadas para llegar. Cuando franqueó las puertas de la villa, sintió un vértigo insoportable. El espectáculo que se ofrecía a sus ojos era infernal. Los estragos de la enfermedad adquirían dimensiones apocalípticas. Renunció a llegar hasta la plaza porque el tufo de la aniquilación se hacía absolutamente irrespirable............

 

Juan Antonio Barros Jódar, Granada, 3-4-2008***

 

 


 

 

SE ROBA TODO: SE COMPRA TODO LO ROBADO

             Se dice que el oficio más viejo del mundo es el de  la  prostituta… yo pienso que el  más viejo es el del  ladrón y ello es fácil de deducir; sencillamente, por cuanto es mucho más fácil robar lo que se pretende, que trabajar honradamente  para conseguirlo.

            Cuando esto escribo,  en la actual España (paraíso de todo tipo de  ladrones) aparecen unas noticias, en  los informativos televisivos, que con videos demuestran el ya abundantísimo robo de cables de cobre, lo que en volúmenes industriales se está produciendo y que por toneladas y  toneladas, es robado y comprado por quienes se dedican a la chatarra, de los que en ese informativo se afirma haber cerrado tres establecimientos; se supone por complicidad con los ladrones;  puesto que en estos  negocios suele ganar  más “el que compra lo robado que el que lo roba”.

            Días atrás, eran otros similares informativos, los que  nos mostraban el  robo de líquidos y en cantidades industriales también; puesto que se afirmaba el “pinchado”  en conducciones de agua, de  oleoductos, y el asalto a fábricas o  cooperativas aceiteras; por equipos tan bien organizados, que incluso “el denso aceite de aceituna”; lo aspiraban con bombas especiales y de gran potencia y en poco tiempo, robaban quince o veinte toneladas, que aunque sea a más bajo precio, valen  cantidades importantes de dinero. No hablemos del gasóleo y del agua por miles de metros cúbicos.

            También por esas fechas, eran unos agricultores los que se quejaban de que les robaban hasta las lechugas,  coles, cebollas y en fin,  todos los cultivos que a  punto de  cosecha, los ladrones  llegan y se los  llevan.

            Ni que decir tiene que no cogen apenas a nadie y a los que cogen, como ya ni  hay plazas carcelarias, pues se supone que hechas las diligencias (que van a dormir  años y años en cualquiera de los ya atascados juzgados) los  ponen en la calle y a otra cosa mariposa. Por otra parte es presumible que la mitad de “las  policías”; son  empleadas para guardar mandatarios y bienes oficiales, más que para lo que nos ocupa; y los ladrones saben que hay poco personal  para perseguir el robo.

            Los  ladrones de guante blanco, esos son intocables por cuanto estamos viendo y padeciendo; por lo que esa clase tiene de privilegios, manga ancha o patente de… “guante blanco y compañía”… normalmente ninguno pisa la cárcel y si  la pisa…?

            Pero es que los  ladrones suelen ser muy listos y se saben las leyes  mucho mejor que incluso algunos jueces y abogados; y por ello campan con esa  libertad que ya asombra; pues saben que en el caso poco probable de que los cojan, han de probarles tantas cosas y a tan bajo coste, que presumen que aún cogiéndolos,  la cogida les va a resultar puede que hasta ventajosa… con unas vacaciones en la cárcel.

            Pero lo que ya es de risa… pues  no es cosa de ponerse a  llorar es lo que está pasando en Granada, donde se confirma ese dicho que  la cubre  y que afirma que… “todo es posible en Granada”… Y sí, allí están robando  a cientos o a miles, hasta  las tapas de las  alcantarillas, tragonas, o  bocas de las  cloacas; las que se llevan los ladrones simplemente para venderlas como chatarra; lo que  aparte de ser  un  robo singular, piensen en el peligro que conlleva el  que un  pobre despistado, a pie o  en vehículo a motor, simplemente se puede matar  en uno de esos pozos abiertos de forma tan rápida como inesperada.

            Pese a todo ello, el electo Presidente, sigue con el  mismo equipo de ministros que debe velar por todo este desastre, incluso el de  Justicia, continua tan pancho y campante y… “aquí me  las traigan todas, que esto es jauja”.

            ¿Y la oposición u oposiciones al gobierno o gobiernos? (esto  ya es una menestra  o ponche que apenas lo entendemos)… pues hablando de sus cosas; de cómo quitar del sillón al que manda y ponerse ellos  y poco más… ¿De las cosas que verdaderamente preocupan al pueblo?... de eso no interesa hablar; mejor esperar a fin de mes, cobrar los suculentos sueldos y conseguir prebendas; los meses pasan pronto, los años también; después y en las  próximas elecciones… o nos mantenemos o mejoramos el sueldo.

            ¡¡Y viva España!!... “país, nación, o territorios, felices donde los  haiga”. 

 Antonio García  Fuentes

(Escritor y Filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí más)

 

 

    

EL MISTERIO DEL  CUADRO 


               Hacía un par de meses que estaba inapetente y había perdido peso. Acababa de romper una relación sin futuro y todos pensaron que aquel desengaño, unido al cansancio por el exceso de trabajo, acabarían sumiéndome en una depresión; pero yo sabía que ésa no era la verdadera causa.

No me fue difícil engañar al médico sobre el verdadero motivo de mi estado para que me recomendara tomarme unas vacaciones porque ya había adquirido la habilidad suficiente para disimular con eficacia mi angustia, por entonces terrible e inconfesable. Gracias a esa capacidad nadie sabía de la batalla que se libraba en mi interior; nadie excepto yo, y aunque ya ha pasado bastante tiempo, recuerdo aquellos días como si los acabara de vivir.
             Todo empezó una tarde en la que llevaba horas caminando sin rumbo, parándome en ocasiones frente a algún escaparate donde aparentaba mirar en el interior, pero en realidad sólo miraba mi reflejo en el cristal y la imagen que me devolvía era patética.

Sin saber cómo, me encontré en la acera, tragado por un grupo de personas esperando que se abriera el semáforo para cruzar la calle y me dejé llevar por el gentío, como si de verdad fuera a alguna parte. Una vez al otro lado seguí con mi paseo sin destino cambiando de dirección y deteniéndome de vez en cuando; mirando sin ver lo que había detrás de los cristales: zapatos, muebles, utensilios de cocina…, nada.

Aquel escaparate no parecía contener nada. La luna estaba tan sucia que me sorprendí esforzándome por ver el interior y, de no descubrir luz dentro, hubiera pensado que se trataba de uno de esos viejos edificios a la espera del derribo inminente.
                Vislumbré a duras penas los objetos desordenados sobre un trapo que en tiempos pudo ser un tapiz. Eran como mi vida:  marcos desconchados alrededor de fotos de un color tan sepia que ya casi no podía  reconocerse lo que representaban; cucharas ennegrecidas, un picaporte verdoso, y  así, innumerables trastos que fueron valiosos y formaron parte de la vida de  unas personas que probablemente ya estarían muertas. Espectros de un tiempo pasado que lucieron espléndidos y ahora eran pedazos de recuerdos amontonados sin orden entre tanta suciedad.

Era tarde ya y casi todos los comercios de la calle habían cerrado. Empujé la puerta y entré en aquella especie de chamarilería. Parecía un túnel del tiempo y me quedé mirando los chismes diseminados por todas partes. Olía a humedad y a herrumbre.

Me disponía a salir otra vez a la calle cuando una voz desde el fondo me detuvo.
                -¿Qué desea?

Al volverme a mirar vi una mesa abarrotada de pequeñas piezas, sobre todo ruedecillas y tuercas, y tras ella, sentado, un hombre con gafas componiendo lo que parecía la maquinaria de un reloj de cuerda.

-Nada –respondí-. Sólo he entrado a mirar.

 -¿Y ya lo ha visto todo? –Me preguntó.

 -En realidad no hay aquí nada que me interese.

-Todos los que entran dicen lo mismo. Luego, cuando miran bien, acaban encontrando cosas de valor. A veces en estos sitios se puede adquirir a bajo precio eso que uno lleva mucho tiempo buscando.

            Aquel tipo hablaba sin levantar la vista de su trabajo como si no le importara mi presencia; en cambio a mí la amalgama de piezas desperdigadas por la mesa sí que consiguió llamarme la atención.

-¿Qué es eso que está arreglando?  –Pregunté.

-Un reloj de pared. Lo desecharon porque no funcionaba, y aunque lo he desarmado por completo no encuentro nada roto. A veces no es más que un problema de equilibrio, y basta con colocarlo en el lugar adecuado para que vuelva a marcar el tiempo con exactitud; pero antes tendré que poner cada pieza en su sitio.

 Me fijé entonces en una caja de metal oxidado que estaba tirada en el suelo, junto a la mesa.

 -¿Qué contiene esa caja?

-Una pintura. Un óleo, creo. Al parecer no le gustó al autor, porque lo rasgó en pedazos tan pequeños que ni siquiera he podido comprobar si falta alguno. Si lo quiere lléveselo. No le cobraré nada, y si consigue recomponerlo y le gusta puedo restaurarlo. Entonces hablaremos del precio.

Sin darme tiempo a decir que no, tomó la caja mugrienta y la metió en una gran bolsa de plástico arrugada, como las que dan en los supermercados. Insistió con un gesto para que cogiera el paquete.

 No me interesaba en absoluto, pero me vi saliendo de la tienda con la bolsa de plástico arrugada colgando del brazo. Ni siquiera me despedí del hombre de la mesa al salir.
                En la calle el paisaje había cambiado. El bullicio de las compras se había tornado en gente que entraba y salía de los bares o que regresaba a su casa después del trabajo. Había estado deambulando desde media mañana y ya era de noche. Empezaba a hacer frío y apreté el paso Por primera vez en mucho tiempo me alegré de tener un sitio donde ir y volví a mi casa.

Al entrar olía a cerrado y había tanta suciedad y desorden que tiré al suelo la bolsa con el cuadro roto a falta de un hueco libre donde dejarla. En la cocina, entre botellas vacías y cáscaras de fruta, seguía la bandeja con el plato del día anterior y los restos resecos de la cena. Abrí la nevera y el paisaje desolador me recordó que había salido para comprar algo de comida, y en su lugar había vuelto con aquel ridículo paquete. Mi estómago empezaba a protestar y a falta de otra cosa tuve que conformarme con un poco de leche y un trozo de pan duro y desmigado que había quedado junto al plato sucio.

 Dejé el plato entre los demás, amontonados en el fregadero. No quedaban vasos limpios, puse la botella de leche junto al mendrugo y me derrumbé en un sillón con el simulacro de cena, dispuesto a engullirlo mirando cualquier cosa que dieran por televisión, con la esperanza de que el cansancio y la mala programación nocturna me ayudaran a dormir un poco. Busqué inútilmente el mando a distancia entre los trastos que cubrían la mesa y por fin lo encontré tirado, asomando bajo la bolsa de plástico arrugada.

 Tipo curioso el relojero –pensé-, y saqué la caja para ver que contenía.

No cabía duda de que lo habían roto a propósito. En efecto era una tela pintada al óleo, arrancada a tirones del bastidor y rajada en tantos trozos que me pareció imposible formar algo reconocible con ella. Los había de varios colores: verde, azul, violeta, gris, todos bastante sombríos; nada que hiciera sospechar de qué se trataba.

 No sabría decir cuánto tiempo pasé poniendo y quitando jirones de tela en la bandeja. Ya había conseguido encajar algunos y me dio la impresión de que lo que había pintado era una arboleda, unos arbustos o algo vegetal. Luego me quedé dormido.

Me despertó la claridad de la mañana y al abrí los ojos e intentar levantarme toda la habitación se movió a mi alrededor. Los cerré otra vez asustado, hasta que recordé que llevaba más de treinta horas sin comer algo caliente. Me había quedado dormido en el sillón la noche anterior, mirando la pintura rota.

A duras penas me levanté y entré en el dormitorio. Me quité la ropa frente al espejo del armario y la imagen que me  devolvió me pareció penosa: barba de dos días, pelo sucio, bolsas bajo los ojos,  y al fondo, en el suelo de la sala, una botella de leche agria junto a un trozo  de pan mordido y reseco como únicos víveres

Todavía mareado me metí bajo la ducha, pensando que era el candidato perfecto para esas noticias en el periódico sobre un sujeto encontrado en su domicilio, muerto por inanición desde hacía varios días.

Debía ser mediodía cuando salí a la calle, porque los bares estaban llenos de gente tomando el aperitivo, y devoré un café y un pincho de tortilla, que me pareció la mejor alternativa entre las tapas que se ofrecían a esas horas. Mi apartamento estaba hecho un desastre y no me quedaba ropa limpia, pero no tenía otro sitio mejor donde ir. Hacía frío y al menos en mi casa disponía de una agradable calefacción, así que regresé dispuesto a poner un poco de orden, pero ese destello de buenas intenciones se apagó nada más entrar.

Me desmoralicé ante la suciedad y la multitud de trastos desordenados y tirados por todas partes. Sobre la mesa estaba aún la bandeja con algunas partes de la pintura dispuestas de manera que se veía algo de vegetación difuminada. Vi un jirón de tela que bien podía encajar en uno de los huecos entre los ya colocados y lo puse en su aparente lugar; luego encontré otro, y uno que antes no había advertido, y otro, y otro...

El paisaje se iba formando poco a poco sobre la bandeja, y ya podía apreciarse que correspondía a una de esas pinturas surrealistas que bien hubiera podido ser un jardín.

 No me extrañó que al autor no le gustara. Manchas que parecían flores brotando anárquicas aquí y allá; hojas, tal vez arriates de cemento y algo parecido a una fuente cuyos chorros formaban espuma al caer en un estanque. Era vulgar, falto de vida. Demasiado uniforme y triste. Nada destacaba.

 Sólo quedaban unos huecos por rellenar para concluir el cuadro, y busqué por la mesa más trozos de tela.  Rebusqué entre el montón de vasos sucios, revistas atrasadas, ceniceros y migas; y allí estaban. Habían quedado del revés y se confundían con el resto de basura y trastos. Cogí uno con cada mano y al volverlos me sorprendió el colorido de aquellas pinceladas. Era evidente que no pertenecían a esa obra, toda ella en tonos sombríos y lo más probable es que ya estuvieran en la caja antes de que metieran la pintura rota, porque tenían matices en rojos tan vivos que no encajaban en aquella paleta de grises, verdosos y pardos

Los metí en la caja y la dejé en la misma bolsa de plástico arrugada, dispuesto a tirar el estúpido rompecabezas junto con el resto de basura. Llené unas cuantas bolsas más con los desperdicios diseminados por toda la habitación y bajé cargado con ellas; pero cuando iba a tirarlas en el contenedor recordé que no había pagado la pintura al relojero. No tenía nada mejor que hacer y la tienda estaba de camino al supermercado donde pensaba ir a comprar algo de comida, así que no me supondría ningún trastorno devolvérsela. Me sorprendí a mí mismo haciendo algo tan estúpido, pero poco después estaba entrando de nuevo en el establecimiento con la bolsa colgando de mi mano.

 El hombre seguía sentado detrás de la mesa, donde todavía quedaban sin armar bastantes piezas, y me saludó sin levantar la vista de su trabajo. Debió creer que había arreglado el lienzo, porque me preguntó:

-¿Qué tal ha quedado?

 -No tiene arreglo –respondí- Faltan trozos y hay restos de tela que no son de esta obra.
            -¿Está seguro de haber colocado todo en el sitio que le corresponde?

 -Claro que estoy seguro. Se trata de un paisaje de jardín, bastante anodino.
            El hombre levantó la vista sobre las gafas por un momento y volvió a fijarla en su trabajo.
            -A veces las cosas no son como nos parecen. Vemos lo que creemos querer ver sin   prestar atención, y no nos damos cuenta de que la imagen que recibimos es muy distinta de la real. ¿No le ha pasado eso nunca?

 Ya me estaba sacando tanto de quicio que me daban ganas de tirar la bolsa sobre la mesa y desparramar todas las ruedecillas.

-Ya le he dicho que no se puede arreglar, y aunque se pudiera no creo que me guste este estilo de pintura.

-Tírelo entonces. Se lo di por si merecía la pena ya que la firma es de un autor con futuro, aunque he oído decir que últimamente se ha negado a pintar. ¡Lástima que alguien con ese potencial desperdicie su vida!

 El hombre calló, esperando algún comentario por mi parte; y en vista de mi silencio continuó insistiendo en que reparase el lienzo.

-Yo de usted no me desharía del cuadro. Puede que si cambia algo consiga encajar las piezas que le faltan, y hasta es posible que no le parezca tan… ¿cómo dijo? …tan anodino.
            No aguanté más y salí de allí sin despedirme. El estómago volvía a recordarme que era humano y caminé hasta el supermercado a comprar comida; latas de cerveza y un par de botellas de vino.  Volví a mi casa y dejé las bolsas en el suelo, escaso espacio libre en la cocina que seguía llena de platos sucios. Saqué un paquete de fiambre rosáceo y lo puse entre dos rebanadas de pan de molde, abrí una botella de vino y me senté a comer delante del televisor. La bandeja de la noche anterior seguía en la mesa y después de la exigua cena y media botella de vino me dormí intentando recordar donde había tirado la caja con el maldito cuadro.

Debí de pasar allí varias horas porque me desperté entumecido. Me dolía la cabeza, probablemente por el exceso de vino, y tenía tanta sed que me hubiera bebido un pantano con tal de aliviar la resaca.  Otra vez la casa estaba en penumbra y tomé conciencia de que anochecía cuando, al entrar en la cocina, tropecé con las bolsas de compra que aún estaban en el suelo. Había pasado un día más sin salir del pozo sin fondo en el que había caído.

 Mascullé una maldición culpando a los demás de mi desgracia. Estaba convencido de que me habían obligado a ser como ellos querían que fuese, reprimiendo mis propios deseos a cambio de nada; o mejor dicho, a cambio de frustraciones, una tras otra. Mi vida estaba llena de insatisfacción por complacer a todos, de éxito ajeno con mis logros personales y profesionales. Nadie podía sospechar entonces que vivía entre disimulos y mentiras mientras mis padres presumían de hijo modélico, mis amigos me consideraban un buen tipo y mis compañeros de trabajo un triunfador.

Sumido en estos pensamientos fui sacando la comida de los paquetes. Envases de fiambres cerrados al vacío; latas de conserva… La bolsa de pan, abierta la noche anterior se había volcado y presentaba ya el aspecto de alimento caducado. La vacié para deshacerme de los trozos resecos que cayeron al suelo, sobre la dichosa bolsa que contenía la caja del cuadro.
            -¡Mira que es impertinente el relojero! –Pensé- Se ha empeñado en que me quede con el cuadro y lo arregle.

 No sé por qué lo hice, y me lo he preguntado muchas veces, pero acabé volviendo a sacar los trozos de tela rajada y colocándolos en la misma bandeja donde ya lo había hecho. Traté de recordar inútilmente donde encajaba cada pedazo y, uno por uno, volvieron a formar un paisaje. A medida que los hacía coincidir no daba crédito a lo que estaba viendo.

 No era una pintura surrealista sino más bien lo contrario. Era de un realismo estremecedor y en nada recordaba el insulso jardín casi monocromo que había imaginado. Lo que en realidad había pintado en el lienzo era un mar embravecido, agitado por una tormenta terrible que parecía querer pulverizar las olas. Estas se levantaban entre crestas de espuma, como si intentaran defender su territorio.

 No fui consciente del tiempo hasta que el sol, entrando por la ventana, me deslumbró mientras seguía intentando encajar perfectamente cada trozo de tela. Había conseguido captar tanto mi atención que estaba dispuesto a mandarlo reparar y pagar lo que me pidieran por aquel cuadro. Tan extraordinario era que no veía momento de abandonar y no podía explicarme como el autor habría destruido algo tan lleno de fuerza y de vida.

 La pintura estaba casi completa y yo no podía creerlo. Quedaban sin rellenar dos huecos, uno a cada lado del paisaje, y era evidente que se trataba de los dos trozos con las pinceladas rojizas, que no encajaron en el anterior. Cuando las coloqué en los espacios que quedaban vacíos descubrí que eran la clave de la obra.

 Por fin había terminado y pude comprobar que, en efecto, era una tormenta sobre el mar. Las pinceladas rojizas representaban el último rayo de sol, ahogándose sin remedio, engullido por los nubarrones negros que antes había interpretado como alcorques de cemento. Los pardos, violetas y verdosos, que me parecieron flores y hojas sin vida, eran en realidad olas gigantescas con destellos violetas que, atraídas por la fuerza de  la tormenta, luchaban entre ellas por apagar la última llamarada de luz. En el extremo opuesto del cuadro, unas pinceladas de rabioso púrpura representaban un débil reflejo de sol enrojecido, antes de que la oscuridad total se hiciera en el paisaje.

Me gustó. El hombre de la tienda tenía razón y el cuadro merecía la pena. Lo llevaría a enmarcar y lo colgaría en mi casa, y repasé mentalmente dónde quedaría mejor. Por primera vez en mucho tiempo me sentí capaz de seguir adelante. Me apetecía hacer algo más que vegetar; cualquier cosa, aunque sólo fueran adecentar mi apartamento y hasta puede que mandara pintar las paredes de un color más luminoso.

Comí algo, esta vez sin acompañarlo de vino, mientras ideaba la manera de transportar la bandeja con el cuadro sin que se descolocaran los pedazos. Busqué periódicos viejos, los había de varios meses, envolví cuidadosamente la bandeja y até repetidas veces el paquete hasta que me pareció lo bastante seguro, lo puse dentro de la bolsa de plástico arrugada y regresé a la tienda de cachivaches. Estaba tan excitado que ni siquiera saludé al entrar.

-¿Cree que podrá reparar el cuadro? –pregunté.

-¿Qué cuadro? –El hombre de la mesa llena de ruedecillas me miró como si fuera la primera vez que me veía-. ¡Ah, es usted! ¿Qué quiere?

-Quiero que restaure el cuadro que me vendió.

-No se lo vendí; no recuerdo que me lo pagara.

-Me dijo que si me gustaba se lo pagara. Pues bien, me gusta; aunque creo que nadie puede reparar un destrozo así.

-Veamos, –respondió- antes de comprometerme tengo que ver de qué se trata para decirle el precio del trabajo.

-No se preocupe por el precio, -le dije- se lo pagaré sin regatear.

Extraje con cuidado la bandeja del burujo de periódicos y cinta adhesiva con que la había embalado y se la mostré.  El hombre observó un momento, ladeando la cabeza a uno y otro lado.

-No parece un jardín anodino.

-Lo reconstruí, como usted me sugirió.

-¿Y le gusta el resultado?

-Sí que me gusta. Pienso colgarlo en alguna pared de mi casa.

-¿Ya ha elegido su sitio?

-Da igual. Todas están vacías y no será difícil encontrar donde ponerlo.

El relojero se levantó y salió de detrás de la mesa, cogió la bandeja y se fue con ella hacia el mostrador con actitud tan displicente que temí que se desencajaran todos los trozos del cuadro.

-Tenga cuidado –le advertí- no vaya a desencajarlo otra vez.

-No se preocupe, –dijo sonriendo-, tengo mucha práctica en restaurar destrozos como este, incluso algunos peores. Mire, -señaló- hay dos trozos descolocados; son estos rojos, los pondré en su sitio.

Los alisó y giró hasta que encajaron de nuevo en su lugar.

-Vea, ya están donde les corresponde.

Me acerqué para comprobar si todo estaba en orden y lo que vi me puso de punta todo el vello del cuerpo. El hombre notó mi expresión de incredulidad.

-¿Qué le pasa? –Preguntó- A mí me parece que lo ha hecho muy bien. Debe de haberse esforzado mucho para conseguirlo, pero el resultado merecía la pena. ¿No cree?

El cuadro que tenía delante era distinto. Aquel hombre había colocado las piezas al revés, cada una en el lugar opuesto al que yo había elegido, y a pesar de ello seguían encajando a la perfección en los huecos.

Donde antes veía el último reflejo del sol, a punto de ahogarse, ahora se advertían los primeros rayos de un amanecer radiante. Las olas encrespadas, que antes parecían querer tragarse la luz, avanzaban gallardas expulsando a la tormenta, que se alejaba vencida, dejando ya un resquicio en el cielo, donde se reflejaba la luz de un día prometedor.
             Salí de allí sin poder decir una palabra, pero, una vez en la calle, volví sobre mis pasos y entré de nuevo en la almoneda.

El hombre había vuelto a enfrascarse en su trabajo. Ya no quedaban ruedecillas sobre la mesa y le encontré colocando las manecillas al reloj. Arqueó las cejas sobre las gafas al verme allí otra vez.

-¿Olvidó algo?  –Preguntó

-Si, -respondí- darle las gracias.

-No hay por qué; es mi trabajo. Venga mañana a recogerlo.

 Me parecía imposible que lo acabara en tan poco tiempo pero volví a la mañana siguiente. No vi al relojero y un hombre joven que estaba tras el mostrador me saludó con amabilidad. 
            -Buenos días. Vengo a buscar un cuadro. Había que reparar el lienzo y poner un marco.

-¿Tiene el resguardo, señor?

 -No. Había un hombre sentado en esa mesa. –Estaba vacía-. Me dijo que podría venir a recogerlo hoy.

-Ya sé. Lo dejó preparado antes de marcharse y dijo que un caballero vendría a retirarlo.
            Me mostró el cuadro. Lo había reparado tan bien que no fui capaz de descubrir las uniones del lienzo roto. El enmarcado también era perfecto.

-¿Cuánto le debo?

- Por detrás hay una nota de ”pagado".

- Debe de ser un error. Yo no lo pagué.

-No lo creo. –Respondió- Tal vez lo dejara pagado la persona que hizo el encargo.

 No supe que contestar, así que pregunté por el hombre que me había atendido.

-Se fue anoche –me dijo-. En realidad no trabaja para mí. Viene de vez en cuando y se sienta en esa mesa.  Arregla cualquier cosa por muy deteriorada que esté. Es el mejor restaurador que he visto en mi vida.

-Entonces… ¿No es empleado suyo?

-No. Nunca aceptó que le pagara, así que llegamos a un acuerdo y él cobra personalmente los arreglos que hace para algunos clientes; y le aseguro que es un precio simbólico comparado con la calidad que ofrece. A cambio de trabajar aquí se hace cargo del negocio cada vez que tengo que ausentarme.

-¿Dónde está ahora?

-No sé. Anoche se despidió de mí.  Dijo que había terminado todos los encargos y me dejó ese reloj para que lo pusiera a la venta, –Le mostró el reloj que había visto componer al hombre- pero sigue sin funcionar. No creo que le interese a nadie.

-Yo lo compraré. ¿Cuánto cuesta?

-No sé qué decirle; ni siquiera es una pieza antigua, así que deme lo que le parezca.

Dejé un billete en el mostrador, mientras el dueño de la tiende descolgaba el reloj de la pared y lo empaquetaba.

-Si vuelve por aquí dígale que yo he comprado el reloj.

-Nunca sé cuándo va a regresar. Habla poco y la mayor parte de las veces no entiendo lo que quiere decir. Ayer, sin ir más lejos, me dio una disertación sobre el equilibrio. A veces creo que está un poco chalado.

-Se equivoca. –Le aseguré- Ese hombre sabe muy bien lo que dice.

Aquel día comprendí que mi cobardía era la única responsable de mi desdicha, y que yo era el único que podía acabar con tan lamentable situación. Lo que tenía que hacer era aceptar el reto y enfrentarlo con decisión para ver con claridad lo que la vida me estaba poniendo delante de los ojos.

Llevé a la práctica los planes hechos hasta convertir mi apartamento en la vivienda acogedora que siempre había sido. Me compré ropa nueva y retomé el contacto con mis compañeros de trabajo.  Antes de terminar las obras de remodelación en mi casa me incorporé otra vez a mi puesto y no tardé en volver a saborear el gusto del éxito profesional.
             Cuando todo estaba acabado colgué el misterioso cuadro frente a la ventana, donde mejor recibía la luz, y a su lado, el reloj de pared.

El año estaba a punto de acabar y me pareció que el comienzo de uno nuevo era el mejor momento para hacer lo que tenía pensado. Mi total recuperación y la nueva decoración del apartamento me sirvieron de pretexto para organizar una gran fiesta y despedir el año en mi casa. Invité a   las personas que me importaban y acudieron todos, la mayoría sólo porque me aprecian y algunos también por conocer los cambios que les había anunciado. Desde entonces los reúno cada año en una gran fiesta de Nochevieja y nos reímos recordando aquella que ninguno olvidaremos fácilmente.

Ese año llegó por fin la normalidad a mi vida, porque cuando el reloj de pared dio las campanadas que anunciaban el comienzo del nuevo año, levanté mi copa, les agradecí su presencia, les felicité y, tras unos segundos de suspense, les  dije tranquilamente que soy homosexual.

 

IPARAY


Pilar Arteaga Yáñez, Pinto (Madrid), 2-4-2008
 

 

 

 

La Caja

 

Ana no se sentía segura de lo que estaba a punto de hacer. Era la vista desde donde se hallaba un océano infinito de olas remotas, como  sus recuerdos; era la altura sobre la que se apoyaba vertiginosa. 

Como su inseguridad, como el precipicio de sus indecisiones. La brisa soplaba a su espalda, sibilante, de fresco sabor a mar, al salitre húmedo de la costa abierta a base de frenéticas pinceladas... La brisa ondulaba sus ropas, enredaba su cabello. Ana no lograba centrarse en lo que deseaba hacer.

- Adelante, no seas estúpida.

Su voz fue la expresión de la duda en su pensamiento. Sin embargo había llegado hasta aquel acantilado, a pesar de esa duda perenne, apoyaba los pies desnudos sobre la negra roca, notaba sus afiladas aristas, recortadas contra el vacío que tanto la llamaba.

Entre las manos trémulas, la caja. Ni demasiado grande, ni demasiado pequeña.

- Si lo hago, ya no habrá vuelta atrás -reflexionó en voz alta-. Si lo hago, puede que no me libre de ella.

La brisa se tornó viento. Sacudió su cuerpo hacia delante, hacia el peligroso abismo abierto al mar. Pero Ana no se movió de donde estaba. Se apartó los cabellos de la cara y miró aquella caja de metal, una pieza perfecta de cúbica apariencia, sin cerrojo, sin tapa, sin rendijas. Su superficie pulida, lisa y brillante, encerraba el secreto enigma del lado sombrío del corazón. Debía arrojarla lejos, donde el océano la atrapara, donde las olas la engulleran y con su eterno vaivén la hundieran en el fondo olvidado y plácido de la durmiente arena.

Ana cerró los ojos un instante efímero; un suspiro en el tiempo acumulado de miedo al vacío, a perder la identidad, e incluso el alma. La caja encerraba el secreto de su vida, el negro pozo de la melancolía, el amargo sabor de las desilusiones, la pérdida y el temor a la pérdida, la perfidia de sus escondidos pensamientos, el rencor anclado en el corazón, la desidia del pasado y el error aún no cometido... La caja encerraba lo peor de sí misma, y la duda nacía de la desconfianza. Ana temía no librarse de aquel contenido mezquino, por muy lejos que pudiera arrojarlo. En cierto modo no deseaba desprenderse de esa parte de sí misma.

El cubo metálico centelleó a la luz del sol tardío.

- Tírala ya. Líbrate de las sombras, sólo así podrás volver a empezar.

El instante pasó. Ana levantó la caja sobre su cabeza, la agarró con fuerza, tomó impulso y la lanzó describiendo un amplio y poderoso arco de arrojo no premeditado. El cubo de metal giró y giró sobre sí mismo en un certero vuelo hacia el horizonte. Ana lo vio ascender, destacarse contra el cielo vespertino, relumbrar al sol en la cúspide de su ascenso, y finalmente caer veloz como un meteoro... hasta zambullirse en el océano y desaparecer en la distante marea.

Su mirada permaneció clavada en el punto donde la caja acababa de hundirse. En esa mirada fría se reflejaba el desconcierto. Ana esperaba haber sentido algo al deshacerse de ella, un desgarro del alma, arrepentimiento, el brote de un nuevo secreto en el corazón que reemplazara al que acababa de arrojar. La imaginó hundiéndose lentamente entre reflejos, burbujas... en su viaje a la oscuridad del fondo marino, donde se posaría levantando algo de arena plácida. En la quietud oceánica permanecería para siempre oculta.

- He lazando lejos mi secreto, pero esté donde esté sigue existiendo - susurró vertiendo algunas lágrimas-. Si ha de formar parte de mi alma mientras yo exista, entonces habré de aceptar que soy esto -se señaló a sí misma- ...y también lo que guardé en su interior con tanto celo.

Ana estaba segura ahora de lo que había hecho. Era la vista desde donde estaba un océano infinito de olas remotas, como su memoria; era la altura sobre la que se apoyaba vertiginosa. Como su seguridad, como el precipicio de sus decisiones. La brisa soplaba alrededor, impregnada de fresco sabor a mar, al salitre húmedo de la costa abierta a base de frenéticas pinceladas... La brisa onduló sus ropas, enredó su cabello. Ana sabía ahora lo que deseaba ser.

 

Maite Rodríguez Ochotorena, Haro (La Rioja), 28-3-2008

 

 

 

Ella y el alcohol

 

Ella, de improviso se sentó en la cama, y comenzó a balbucear, hablando vaya a saber uno con qué invisible ser, y este hecho tomó de sorpresa al hombre que escribía en el teclado de la computadora.
Se acercó, dejando inconclusa la frase, y comenzó a observar cómo ella enhebraba incoherencias, como si fuera la conversación más normal del mundo, y sin que diera muestra de notar su presencia, esa presencia del hombre, que desde tanto tiempo atrás había sido el destinatario de esas palabras.

Permaneció un rato inmóvil, como no queriendo ver esa realidad, y decidió suspender el monólogo de la mujer, y con la voz más tranquila que logró dijo aquel... ¿necesitas algo?

Unos ojos que desconocía lo miraron, y por respuesta obtuvo aquel...!con vos no se puede hablar¡.., y el cuerpo delgado y pálido de la mujer se sumergió nuevamente en la cama.

Aquel hombre la miró un poco más, pensando por qué grieta de la piel había escapado la cordura, y sintiendo que más palabras serían inútiles, salió de la habitación y se sentó frente a la pantalla mirando al profundo pozo de ese tubo iluminado; al rato la mano apagó los controles, y la oscuridad invadió el cuarto casi como había invadido su vida. Lentamente encendió un cigarrillo más, y sintió un vacío en el estómago, sintió que los años caían con su pesada carga sobre sus hombros, poniendo así, de un golpe, sobre el cuerpo cansado la edad justa,... esa edad que realmente tenía.

 

Víctor Iglesias Gois, Buenos Aires - (Argentina)  - Madrid  -  ( España), 28-3-2008

 

 

 

 

ESPADAS EN LA FRONTERA

de Eugenio Fraile

 

"Durante los épicos y turbulentos años de la Reconquista medieval hispánica en lucha contra el invasor musulmán, no sólo brilló con luz propia la mítica figura de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. Hubo una serie de héroes anónimos, hombres tenaces y valientes, que con el acero y el fuego defendieron cada palmo de tierra que lograban recuperar de manos infieles.

                Esta es la crónica de uno de aquellos guerreros y de lo que ocurrió cuando Castilla era aún un condado dependiente de la soberanía de los reyes de León, en la parte más oriental de sus territorios.

                Al amparo de los escudos castellanos, familias enteras de colonos que bajaban de las estribaciones de las montañas cántabras, gallegas y navarras, con la azada en una mano y la espada en la otra, marchaban por la Meseta Central hacia los fértiles valles reconquistados en el sur.

                De trecho en trecho se alzaban poblados fortificados ganando tierras a las extensas llanuras y bosques profundos recorridos por osos, lobos y abundante caza.

                Corre el año 943 y el conde castellano Fernán González, aprovechando las luchas internas que dividen a los nobles leoneses, ha alzado a sus caballeros y al pueblo por la independencia de Castilla contra la dominación leonesa del rey Ramiro. Mientras los nobles de brillantes armaduras y los rudos soldados chocan atacando y contraatacando en las ensangrentadas llanuras cercanas a Burgos, los hombres de las marcas fronterizas luchan en las umbrías espesuras y oquedades serranas conteniendo a las partidas de beréberes que recorren la frontera en acciones de saqueo y pillaje, protegiendo el camino hacia el valle del Ebro ..."

- De la Crónica Histórica-

 

1. Una Escaramuza Nocturna

 

                Me detuve en el borde del claro del bosque. Acababa de abrirme paso por entre unos densos matorrales y procuraba aguzar el oído para localizar cualquier ruido inusual a mi alrededor. Reinaba una aparente quietud, sólo rota en parte por el lejano y monocorde ulular de alguna lechuza oculta en la floresta circundante. Más cercanos, podían escucharse los poderosos gorjeos nocturnos de las chotacabras y los agudos silbidos de las vivitas.

                Por encima de mi cabeza los húmedos bejucos formaban un techo espeso, y más arriba aún, las tupidas ramas de los añosos robles, olmos y abetos, se entrelazaban en un abrazo más cerrado.

                No se alcanzaba a ver una sola estrella a través de la bóveda de hojas que una débil brisa agitaba mansamente. Unas nubes bajas parecían apretarse contra las mismas copas de los árboles y entre los escasos claros del cielo nocturno, de vez en cuando, acertaba a asomarse lúgubremente el desvaído halo luminoso de una rojiza luna. Aquellas circunstancias eran ideales para mí, ya que la oscuridad me beneficiaba en mi labor de exploración por la línea fronteriza, recorrida día y noche por grupos de jinetes beréberes ávidos de sangre y botín fácil.

                Así pues, avancé rodeado por el manto de la noche, tanteando cuidadosamente el aguzado filo de mi ligera hacha de doble hoja sujeta al cinturón de mi arnés por una fuerte tira trenzada de cuero curtido y notando en mi espalda, a cada paso que daba los reconfortantes golpecitos de mi arco de haya con la funda de piel a su lado repleta de flechas.

................................

...............Continuar con la lectura............

Eugenio Fraile, 28-3-2008

Ilustración: Juan Arocas

 

 

MISIVA AL MAR


 Hoy he vuelto a ver el mar.

Tan cerca como estamos y tan lejos que nos quedamos, tres meses pasados de largo.

He llegado hasta ti con recelo, temiendo tu desprecio, como el enfado del amante rechazado con el que te cruzas tras cierto tiempo.

Temía no ser bien recibida, que me vedaras tu aroma, que me privaras de tu aliento, que tus olas me negaran el saludo, que la arena escupiera mis piernas y que me regañaran las gaviotas.

¿Cómo no te conozco todavía? Si tanto te amo, debiera saberlo.  Que me estabas esperando, que llorabas mi ausencia tanto como yo, que tus ansias se han saciado en el mismo instante en que me acercaba.

Yo lo he sentido, he sentido que me esperabas, me has envuelto en tu abrazo de sal y no me querías soltar. Las olas en la orilla besaban mis pies y me hacías cosquillas, me hundía en la arena y tus brazos me salvaban y me mojabas entera.

Ay, mar mío, mar infinito, inmenso, todo mío.  Me posees y te poseo, eres como el amante que cuando menos se goza más se desea, y cuando estoy siempre contigo, más se enardece mi anhelo por ti. Nunca me cansas ni me aburres, contigo me divierto y río, contigo me siento libre, eres mi dueño pero no me aprietas ni reclamas ni te encelas, me respetas, me acaricias, me haces tuya con tus besos y yo te cuido, te mantengo limpio, te defiendo de extraños.

Yo sentada en tu orilla te has parado a charlar conmigo y hemos recordado los días de verano, cuando madrugaba para verte amanecer, cuando permitías que el sol saliera de tu vientre para acariciarnos, cuando la multitud te invadía y tu paciencia todo soportaba, cuando la tarde te apaciguaba y dormías la siesta, junto a mí, boca abajo en la arena, las noches que escapaba de mi cama para que me enseñaras la luna, dorada de sol, que formaba la senda de plata en tu regazo.
¿Recuerdas cómo me llamabas? Tu leve brisa, tu olor, todo me incitaba, pero ¡ahí no ganabas! nunca lo has conseguido. Sumergirme en tus tinieblas ¡qué miedo! ¿Qué dices? ¿Que este verano será? Ay, querido mar, qué risa me das. No lo creo, lo sabes, temo tu salobre oscuridad. Pero, tranquilo, nunca te fallaré, aquí volveré a estar.

Me despido, mar querido, me das vida nueva, espíritu de sal, aroma de viento libre, refugio de esmeralda y turquesa, sin fondo y en paz. Vélame los sueños, dame tu espuma por almohada y por sábana tu arena. Quédate con mi desesperanza y entiérrala en tu abismo para que nunca vuelva a golpearme. Y vísteme con algas, que tengo frío, que el sol se ha ido y te has puesto frío, mar querido, hasta pronto, muy prontito.

 

María Teresa López Pastor, Crevillent (Alicante), 26-3-2008

 

 

 

 FLOR

 

          Flor siente una predilección nerviosa por tardes como ésta, en la que el cielo se avergüenza de colores cargados de agua: morados, añiles, azules…Flor no se despega de la ventana, con la tacita de tila que se le va enfriando en las manitas, pálidas. Con los ojos vedados, mira más allá del crepúsculo y no atiende a nada ni a nadie.

Tiempo atrás, Flor hizo construir en lo más alto de la colina una linda casita rodeada de rosales y sauces y cuyo tejado dispuso fuera rematado por una buhardilla por entero acristalada. En tardes como ésta, abrumadas de lluvia, Flor ascendía a esa habitación y sólo allí la encontraban sus escasas amistades. Ella les preparaba toda suerte de infusiones y, mientras los cocimientos se entibiaban, ella miraba a la carretera retorcerse una y otra vez hasta ciento y a los automóviles ascender o descender el audaz puerto de montaña; los frenazos se amplificaban en el eco de las barrancas. Entonces Flor, con un hilillo temblón de voz, refería cómo en una tarde como aquella, o como ésta, de viento, agua y frío, su enamorado, su compañero, su esposo, sin duda en la impaciencia de abrazarla a la vuelta al hogar, había perdido el control de su automóvil en la última curva. A resultas de tan terrible accidente, habían muerto los dos, sí, ¡ay!, también el principito, el hijo adorado. Flor, con un último suspiro, dejaba que la lagrimita bailara en suaves meandros en una mejilla, mientras las visitas, azoradas, se miraban unas a otras, oponiendo algún carraspeo, alguna excusa para despedirse tan pronto…

La madre de Flor, que a la estrafalaria idea de construir la casita tan sólo se había encogido de hombros murmurando: “le servirá para vestir santos”, reaccionó a la manera enérgica, común a la familia,  a la novedad del accidente. Así, hizo vender precipitadamente la casita y varios médicos traídos de lejos certificaron rápidamente el mal de Flor, que fue internada en una clínica especializada, ¡qué iba a hacer en la hacienda, sino estorbar!. Flor se dejó hacer, con la sonrisita en los labios descoloridos y el repicar nervioso de un dedo en la cadera.

Esta tarde, la enfermera le trae una tila, que ella agradece con sus ojillos aún asustados. Luego, a pasitos de muñeca, pega su rostro a la cristalera y arrastra las palabras. Los otros locos cesan de chillar, de patalear, de mugir, para, de pie, sentados o tirados en el suelo, en torno a Flor, escuchar, con rara emoción, su historia. Y la ven llorar, como la llovizna, sin el menor ruido.

 

 

 

 

            LA CONDENA                                                 

   

      El coronel ha recibido el honroso encargo de revisar las condenas de los implicados en la conjura contra el mando supremo de la patria. Todas las condenas son de Alta Traición. El coronel cree firmemente que no cabe clemencia contra la grave falta de esos perros. No está dispuesto a dudar. Se cuadra ante la mesa de su despacho y mira, agradeciendo infinitamente la confianza, a los ojos del Glorioso Generalísimo en el retrato. Se acomoda en el asiento de piel y selecciona una vistosa pluma estilográfica. Toma el sobre oficial y lo desgarra, extrayendo la cuartilla. Acerca el tintero rojo y rubrica con decisión la firma que ajusticia a los condenados. Pero en un descuido, una negligencia casi, ojea la lista. Y el primer nombre es el suyo propio.

 

 

 

 

      EL TAHÚR

 

Enarca las cejas, tose con arrogancia, boquea el humo de su puro, toma más aire malsano, bebe de su anís. Al fin, altivo, lanza con seguridad las cartas, boca arriba, contra el tapete. Pero enfrente, ellos muestran las suyas. No había farol. Escalera, póquer… El tahúr sonríe, se levanta, se mesa la barba, silba despreocupado. A grandes zancadas recorre la sala. Parece meditar.

Mientras, recibo una carta. Desgarro con manos torponas el sobre, es un aviso de embargo. Desesperado, lo arrugo y lo arrojo a la papelera, maldiciendo al cielo. Tembloroso aún, recupero el papel, lo estiro... Sí, sí, es cierto, tengo la posibilidad de presentar un recurso. Una esperanza...

El tahúr lo observa todo con supuesta indiferencia, allá en las alturas. Siempre seguro de sí mismo, enumera en voz tronante sus bienes y se enciende otro habano. Se sirve más anís, pide cartas. Vuelve a enarcar las cejas y enseña los dientes, cariados y amarillentos. Sin duda, ésta que viene es la buena, le han subido inmejorables naipes. Dobla la apuesta.

Ya casi ha acabado conmigo.

 

Jesús Rodríguez Silva, Alicante, 19-3-2008

 

 

 

La enfermera de Morfeo


Lo último que recuerdo con meridiana nitidez, es la brusca entrada al quirófano. Puerta número seis. La camilla golpeando las puertas abatibles, los batas verdes esperando junto a las bandejas de material quirúrgico... y la mesa de operaciones, de cuero negro y acero inoxidable, fulgente bajo los focos ya encendidos. Frente a mí, dos enfermeras con el pelo y rostro cubiertos con gorro y mascarilla. Y un gotero en la cabecera. Después, la oscuridad y el silencio absoluto. En ese punto debí de perder toda noción del tiempo y el espacio.

Despierto en una habitación de planta, completamente solo, y algo aturdido. Siento que poco a poco voy recuperando el tacto en los dedos de mis manos, de mis pies... y percibiendo la angustia en mi garganta, que asciende en bocanadas aleatorias desde el estómago, debido a la anestesia, que antes o después y de una manera u otra expulsará mi cuerpo.

El tiempo transcurre muy despacio, y no viene nadie a verme. Quizá aún es demasiado pronto para las visitas.

No consigo recordar por qué estoy aquí. ¿Será por las muelas del juicio? me pregunto, convencido de acertar. No hay problema, ya iré acordándome poco a poco conforme avance el día. Suspiro y trato de relajarme.

De repente, la puerta se abre. Aparece una enfermera joven, yo diría que incluso atractiva, pero mi visión aún no es del todo buena y no logro definir muy bien los rasgos de su cara y el contorno de su cuerpo. Trae una pequeña jeringuilla en una bandeja plateada, junto a lo que parece un rollo de algodón, una cápsula de cristal y una botellita con un líquido transparente, que dudo sea ginebra. No me gustan nada las agujas, pero aún me siento débil para afrontar un pinchazo, así que me hago el dormido. Cierro los ojos y sosiego mi rostro... Por suerte, ella no se ha percatado de que estaba despierto.
Vete, por favor, vuelve más tarde, le apremio con el pensamiento. Pero, con ella, mi telepatía no sirve de nada.

Se acerca a mí, al llegar a la cama se inclina ligeramente, me toma una mano y calcula el pulso. Luego sujeta firme mi barbilla y desplaza a izquierda y derecha mi cara. Finjo ser un peso muerto, me dejo llevar. Acto seguido debe mirar el reloj de su muñeca, pues ladea el rostro y dice para sí: "A este todavía le quedan unos minutos". Entonces deposita la bandeja sobre la mesilla, se acerca a la ventana, situada sobre la cama, apaga la luz desactivando el interruptor que cuelga del cabezal y levanta unos centímetros la persiana, lo justo para que entre un ligero haz de luz. Aprovecho ese furtivo instante en que me da la espalda para entornar la mirada, que dirijo hacia sus nalgas, firmes y altas bajo el redondeado contorno de su bata blanca impoluta, ajustada en su cintura y sus hombros. La sombra de sus pechos, casi inamovibles pese al movimiento de su cuerpo, cubre mi rostro eclipsando el tibio sol naranja del atardecer. A esa distancia puedo oler su piel, amalgama de sudor y perfume caro, que recibo en sutiles efluvios. No puedo evitar una embriagadora sensación de placer, seguida de un pequeño calambre en mi espalda que despierta el resto de mi cuerpo.

Ahora sí, me siento mucho mejor. Incluso veo con algo más de claridad.
La enfermera recibe la luz en su rostro y suspira: "Qué calor...". Se desabrocha un botón de la bata, dejando a descubierto unos centímetros de piel rosada en la comisura de sus senos y el sencillo dibujo del encaje del sujetador, rojo como la sangre, que asoma unos milímetros a ambos lados, como una mariposa gigante posada sobre su pecho. Siento en ese instante cómo fluye la sangre por todo mi cuerpo, cómo aumenta la temperatura, y empiezo a tener una erección.

Avergonzado, cierro rápidamente los ojos e intento controlar la excitación, sin conseguirlo.
Comprobando que no hay peligro de que caiga la bandeja, la enfermera se torna de nuevo hacia la puerta, dispuesta a salir de la habitación. Pero entonces, da un paso hacia delante y se detiene bruscamente. Algo le ha llamado la atención. La curiosidad y la vergüenza me matan, pero no debo abrir los ojos o delataré mi miedo a las agujas, y algo más...

Siento que se acerca a mí, ahora muy despacio, con cautela, y que se inclina hacia delante.
"No puede ser..." oigo de sus labios. Al momento, una mano furtiva y tibia roza mi cuello, agarra la sábana que cubre mi cuerpo y comienza a descubrirlo con delicadeza hasta las rodillas. Se va a dar cuenta de que estoy fingiendo, me digo, incapaz de mantener la cabeza fría: las dos.

Entorno de nuevo la mirada. Veo su cara de perfil. Es morena, lleva el pelo recogido en la nuca, en una pequeña coleta cubierta con un gorro de hospital. Y sí, es una mujer muy atractiva; quizá no tanto como la había imaginado, pero demasiado para mi débil estado. Tiene los ojos claros, de color miel con reflejos dorados, la nariz pequeña y algo respingona, y la piel muy blanca.

Lo que a continuación sucede, no me atrevo a relatarlo. Soy cobarde, lo admito, y demasiado vergonzoso. Esa escena la guardo sólo para mí. Aún hoy la recuerdo con todo detalle, y no puedo evitar excitarme de nuevo al evocarla con el pensamiento.
Minutos después, el golpeteo de sus zancos de hospital se desvanece sutilmente en la distancia del largo pasillo. Nadie creerá lo que ha ocurrido, así que no lo contaré jamás, me dije. Pero mentí, pues ahora se lo estoy contando a ustedes...
Abro los ojos de par en par. Verifico que, efectivamente, sudo como un animal en celo. La sábana debe haber caído, pues no la siento encima. Entonces miro entre mis piernas, para felicitarme por aquella extraña pero fascinante suerte... y el horror se apodera de mí. ¡Grito, grito de dolor, de ansiedad, de desesperación! ¡Mierda, mierda, mierda! ¿Pero qué pasa aquí? ¿Qué es esto? ¿Dónde están mis piernas? ¡No, no puede ser...! No es posible. No puede...

Súbitamente, recupero una parte importante de mi memoria: la que concierne a unos minutos antes de entrar en el quirófano. La verdad más cruel y perversa se desnuda ante mí, se muestra sádica, impúdica...


Cuando, horas después, los médicos me explicaron que era normal tener sueños eróticos y la sensación de eyacular aunque ya no pudiera tener una erección, al haber perdido toda sensibilidad de cintura para abajo, sentí de nuevo aquella misma punzada en la nuca que experimenté en el instante en que aquel médico del SAMU delgado, ojeroso y sin afeitar me quitó el casco. "¡Rápido, un torniquete y cubridle las piernas que nos lo llevamos ya!" dijo a una auxiliar joven de ojos claros y tez muy clara, morena, de pelo recogido en una pequeña coleta, que atónita contemplaba las profundas heridas que casi sesgaban mis piernas a la altura de los muslos, provocadas por el "quitamiedos" de la carretera.
  "Suminístrenle un calmante y llévenlo a quirófano. Pero al moverlo tengan mucho cuidado con la columna, puede tener alguna vértebra desplazada", comentó otro médico ya en la sala de espera de urgencias del hospital.

No se equivocaba. Más que diagnóstico, sus palabras eran una oscura premonición.
¡Claro que no había venido nadie a verme! Había sido todo tan rápido. Aún estarían de camino. ¿Pero, por qué a mí? Me quedaban tantas cosas por hacer. Y yo allí, o lo que quedaba de mí.

Me quedo con la falaz sensación de haber despertado de la anestesia con un placentero sueño, que durante unos minutos me apartó del dolor, de la decepción, del arrepentimiento por una soberana estupidez en una curva muy cerrada; y de la amarga voluntad de querer estar muerto y enterrado en lo más hondo de la Tierra, cuando estoy vivo y apenas puedo abrir mis labios resecos para respirar por una insípida cánula de silicona.
El sexo es algo mental, aseguraba impasible el psicólogo de guardia, sentado a mi vera. ¿Acaso usted introduce su cerebro, cuando practica sexo con su pareja? Le respondí, llevado por la ira y una buena dosis de desesperación. Si hubiera podido mover los brazos, lo habría estrangulado.

Manuel Pérez Recio, Valencia, 13-2-2008

 

 

 

 

Fragmento del relato

El ascensor

........

Sus manos, amoratadas y cubiertas de llagas ambarinas, temblaban como una vela a punto de apagarse. Percibí que estaba algo asustado, así que le dejé un poco más de espacio, retirándome un paso atrás, para que no se sintiera agobiado por mi presencia. Entonces, tornó unos centímetros su cabeza hacia mí, y su mirada acuosa y gris, que partía del fondo de sus profundas cuencas violáceas, rasgó mis ojos como una fría cuchilla de afeitar. Apenas coincidimos unos segundos más en el ascensor, pero jamás olvidaré aquel olor nauseabundo, a orín y vino agrio, que desprendían sus ropas y su aliento; ni su cadavérico rostro, arrugado y seco como una pasa, que todavía hoy me hace temblar en sueños. Y es que por un instante me vino a la memoria la imagen de mi difunto abuelo en su lecho de muerte, pocos años atrás. Dirigí la mirada hacia la puerta metálica del ascensor, rehuyendo aquella horrible sensación. Pero instantes después, aguijoneado por una mezcla de inquietud y curiosidad, no pude evitar volver a fijarme en él una vez más. Y al hacerlo descubrí, bajo su nariz de cuervo plagada de pequeños cráteres de sudor y sus estrechos labios blanquecinos, un oscuro hilillo de sangre que había esparcido de forma involuntaria con una mano por una de sus pálidas mejillas.

........

Manuel Pérez Recio, Valencia, 12-2-2008***

 

 

 

 

ALBATROS

 

Por distraerse, a veces, suelen los marineros

dar caza a los albatros, grandes aves de mar,

que siguen, indolentes compañeros de viaje,

al navío surcando los amargos abismos.

 

Charles Baudelaire

  

La corriente helada cruzaba los árboles, mientras su cuerpo se deslizaba, boca abajo, entre las aguas. Imponente, el viento soplaba en dirección al océano y mecía los pliegues de su vestido. Las hojas de los avellanos, marchitas por la llegada del otoño, la acompañaban hacia el abismo, velando sus sueños. A lo lejos, las estrellas brillaban, perdidas en el infinito, con tranquila resignación. Recuerda su rostro pálido, las flores muertas que flotaban alrededor de sus miembros, sus párpados apagados, los colores que se arremolinaban en sus brazos: negro, verde, púrpura, amarillo... Poco a poco, la joven pasó las lomas achaparradas y descendió hacia la desembocadura del Támesis. Las colinas perladas de estío le dieron la despedida y los primeros peces comenzaron un voraz ceremonial atraídos por la sangre que escapaba de sus heridas: surcos carmesíes que cruzaban sus muñecas de derecha a izquierda. No podía tener más de dieciséis años, sus rasgos aún conservaban la inocencia, la bondad que sólo los niños poseen. Recuerda sus cabellos oscuros, su frente amplia y despejada, sus ojos verdes, sus labios abiertos en un último grito que nadie escuchó. Lentamente, la lluvia cubrió la tierra, ocultó el sonido de los albatros que recorrían los cielos en busca de un nuevo amanecer y golpeó los charcos donde yacía sin posibilidad de escapar. Su alma se pudriría entre los bajíos, las rosas que adornaban su pelo desaparecerían y la salitre se alimentaría de sus restos. Y te preguntas si algún día los marineros contarían historias sobre aquella muchacha cuando encontraran su cadáver flotando sobre las olas. ¿Quién recordaría su rostro cuando pasaran las décadas? Los barcos que navegaran por océanos sin nombre no podrían dar marcha atrás, retroceder en el tiempo y recobrar sus esperanzas destrozadas. Entonces, el amanecer cubrió el horizonte, las nubes enrojecieron, la brisa marina lamió la punta de las olas y su traje de novia se desvaneció para siempre en la espuma...

 

Alexis Brito Delgado, 10-2-2008

 

 

 

 

Fragmento del relato

ETERNIDAD

 

Los amantes encuentran un hueco en su agenda y se citan en el hotel. Se ven, se abrazan, lloran. Entre besos corren por la escalera y uno en brazos del otro entran en la habitación. Está oscuro y ella dice, necesito verte, y el dice . Encienden la lámpara y entre los crujidos de la cama susurran, se lamentan por no haberse conocido cuando... o que sin los niños... sin el otro... Mientras hablan una mano ansiosa va soltando unos clips y la cinta de velcro, al rasgarse, revela el último pedazo de piel oculta.

 

El viento, en la ventana, aúlla, agita las cortinas, llena la habitación de humedad. Una polilla revolotea furiosa alrededor de la lámpara quemándose las alas. Los cuerpos de los amantes proyectan sombras de acróbata en la pared. El tictac del reloj que los une marca el ritmo.

 

Jadean. Entre el sudor que resbala llega el momento y los amantes, gritando, imploran que dure siempre, eternamente, ese instante. Se miran excitados, subyugados al ver su propio reflejo en las pupilas del otro mientras sus cuerpos como fuelles se encogen y se estiran. ¡Dios, la eternidad!

 

(Pero no es Dios, sino el Diablo, que siempre ha tenido un pacto con los amantes, quien los escucha y decide concederles su deseo. En el rostro quemado aparece una sonrisa de dientes blancos cuando apunta hacia ellos su tridente).

.............................

José Ignacio Fernández Piñeiro, Madrid, 6-2-2008***

 

HUIR DE LAS CENIZAS

 

            Durante el trayecto en coche pensó, por un momento, que podrían salirse de la carretera. Lo demás fue en Luis, aunque no dejó de hablar con Richard. Luego, al entrar en el vestíbulo, lo primero en que pensó fue también en Luis, en la cara de Luis, en el cabrón de Luis. Después se pasó una mano por la frente  y por el pelo y se alisó el vestido. No miró directamente a Richard, pero comprobó que el seguía el movimiento de sus manos sobre su cuerpo por el rabillo del  ojo.

Se detuvo y encendió la luz. Le pareció cruda, demasiado blanca. Nunca le había parecido tan blanca incluso en las noches de espera. Encendió dos de las lámparas y apagó la luz del techo. La semipenumbra la hizo sentirse un poco mejor. Después se volvió hacia Richard.

- ¿Has visto alguna vez las cenizas de un muerto?

- ¿El qué?

- Las cenizas de un muerto.

Richard no contestó. Por el mohín estuvo segura de que se lo había tomado como una broma de mal gusto. Se dio la vuelta y caminó hacia la chimenea. Estaba apagada. Era agosto y hacía calor. Tomó el atizador y removió los restos, unos rescoldos renegridos que no había quitado desde el invierno. ¿Para qué? Los estuvo moviendo durante un rato antes de volverse hacia Richard. Esperó que la sensación de desagrado se hubiera disuelto antes de volver a mirarle, un ligero malestar que le subía desde el estómago como un amago de náusea. Sin embargo, Richard se parecía a Luis. Tocó suavemente, apenas con la yema de los dedos, la urna de cristal sobre la repisa. Richard, con el impecable traje gris y la camisa de rayas azules, verticales e impolutas; el pelo negro, engominado. Debían ser más o menos de la misma estatura, delgado también; fibroso, suponía, aunque el tejido del traje disimulara un poco las formas.  ¿De qué color eran sus ojos? Se volvió, demasiado bruscamente, como si esperara encontrar un fantasma en lugar de Richard.

- ¿Quieres una copa? ¿Un whisky? ¿Un coñac?

- Sí, cualquier cosa.

 

Los ojos de Richard eran marrones. No feos, simplemente de un marrón vulgar. No feos, pero tampoco el verde claro de los ojos de Luis. Contrariamente a lo que esperaba, eso la tranquilizó. Sintió cómo retrocedía la náusea hasta quedar agazapada de nuevo en el estómago. Caminó hacia el mueble-bar y tomó dos vasos. Los llenó de whisky hasta la mitad. Mientras se alzaba para coger los hielos el espejo  le devolvió su imagen. La sorprendió ver de nuevo su cuerpo delgado, pero de formas sugerentes. Un rostro joven, de proporciones regulares, en el que sólo la nariz, un poco ganchuda y un mentón demasiado ancho añadían toques de irregularidad. Le sorprendió también, no sólo porque después de dos años hubiera decidido acabar con la melena que le gustaba a Luis, sino porque en aquellos dos años su imagen física no parecía haber cambiado en absoluto. Su físico no había cambiado, pero ella sí, y seguía viviendo. ¿Por qué no iba a hacer lo que le diera la gana?

 

- Vamos a brindar, Richard.

Richard estaba ahora frente a ella. Miraba alternativamente su copa y sus tetas.

- ¿Por quién?

- Podíamos brindar por nosotros - dijo - pero por el momento preferiría brindar por mí.

Golpeó la copa de Richard. El tintineo la irritó. Richard continuaba mirando sus tetas. Los dedos que sujetaban la copa eran finos y, sin embargo, le parecieron  torpes, como si no fueran en realidad sus dedos. Siempre había pensado que los dedos finos eran sinónimo de habilidad. Tal vez porque los dedos de Luis  también eran finos. En el borde de su copa había quedado la marca del carmín, una marca ancha y roja, como una gota de sangre.

 

- ¿Te gustan mis tetas, verdad Richard?

Richard dio un paso atrás, pero ella se echó a reír.

- Lo siento, sí...

- No te hagas el idiota, Richard -dijo- Sabes perfectamente por qué estamos aquí.

Después cogió la mano de Richard y la puso sobre su pecho.

- No son ni muy grandes ni muy pequeñas. ¿Verdad?

Luis siempre decía que eran perfectos, ni muy grandes ni muy pequeños.

- ¿Te gustan, verdad?

No supo si la torpeza de Richard era por sus dedos o simplemente por la sorpresa, una especie de pudor que no le había parecido que tuviera. No, desde luego, en el bar, cuando la había invitado a una copa, ni después, durante el trayecto de coche, cuando había recurrido a todos los tópicos para hacerla sonreír. Ella había sonreído, a pesar de todo.

 

- Vamos a brindar otra vez -dijo.

- ¿Esta vez por quién?

En cierto modo era tan fácil... Luis debía de saberlo bien; tan fácil. Ahora era ella la que decía cómo.

- Por nosotros, si tu quieres.

Brindaron. Las copas volvieron a hacer un sonido desagradable. Después dejó la suya sobre la mesa y tomó a Richard de la cintura. Notó el cuerpo ; no tan duro como hubiera esperado, la grasa comenzando a acumularse en algunos sitios. Desde el cuello le llegó el olor acre, la mezcla de colonia y sudor. Lo besó. Lo besó en el cuello, cerca del mentón. Sintió en los labios la aspereza de la barba que comenzaba a crecer. Una aspereza como un recuerdo, la misma aspereza de la barba creciente y de las noches de espera.

Él trató de tomarla también por la cintura, pero no le dejó. Le apartó las manos y fue hacia el sofá. Se sentó. Sentía calor, a pesar del vestido tan corto que apenas le cubría los muslos. Las piernas se pegaban al sofá, húmedas. Una de las lámparas parpadeó un instante. Richard la estaba mirando, inmóvil en medio del salón. Descorrió las piernas y dejó que Richard hiciera un rápido barrido.

- ¿Hace calor, verdad? - dijo- ¿Por qué no abres la ventana y te sientas a mi lado?

Richard continuaba mirándola. Después, sin decir nada, se dirigió a la terraza y abrió la puerta. Esperaba que entrara algo corriente, aire fresco, pero no ocurrió nada. Tal vez afuera hiciera aún más calor, todo inmóvil. Notó que el sudor comenzaba a acumularse en su frente, en sus sienes.

 

- ¿Por qué no te quitas la chaqueta? - dijo - Hace calor.

Richard se quitó la chaqueta y caminó hacia ella. Se sentó a su lado pero no intentó abrazarla. Sacó un cigarrillo y lo encendió. Después tomó el vaso. Los hielos se habían derretido y el whisky era ahora un líquido espeso de color naranja. Después puso una mano sobre la de él y tocó el anillo; un anillo de oro, simple, una alianza.

- ¿Estás casado, Richard?

- ¿Eso importa?

- ¿Te importa a ti?

Tomó dos sorbos del líquido naranja, acuoso. Richard giraba el anillo en su dedo.

- De todas formas te lo iba a decir.

 

El líquido salió de su boca junto con la risa. Se dio cuenta de que era un risa tonta, un poco histérica, pero no trató de controlarla.

- No seas mentiroso, Richard - dijo -, vosotros nunca decís nada. ¿Es rubia?

Pensó que no iba a contestar, pero luego dijo que no, que era morena, muy guapa.

- ¿Y te quiere?

Richard se revolvió en el asiento. Tenía manchas de sudor bajo de los sobacos.

- Supongo que sí.

Tomó otro sorbo. En realidad Richard era un cerdo. En realidad todos eran unos cerdos. Miró la copa y trató quitar la mancha de carmín. Solo consiguió que se extendiera por el borde. El filtro del cigarro también tenía carmín. Sudaba. Quizás se hubiera corrido algo del maquillaje. Sentía el cuerpo húmedo y se le pegaba el vestido. La presión de las sienes se había convertido en un ligero dolor. Richard se había desanudado la corbata y se había abierto la camisa. Pudo ver una mata de pelo negro a través de la abertura, justo antes de que Richard pusiera la manos de dedos delgados sobre su hombro.

- ¿Tienes hijos, Richard?

Él quitó la mano inmediatamente. Notó cómo se ponía rígido.

- Sí, una niña - dijo - ¿Qué es esto? ¿Un interrogatorio?

- No te enfades - dijo - Sólo quería saber algo más de ti. ¿Supongo que piensas en ella?

Richard no contestó.

- Claro que piensas en ella - dijo -. ¿Sabes? Yo no tuve hijos. Luis no quería tener hijos - notó ahora cómo el sudor de la frente se convertía en una gota que lentamente recorría el camino hacia sus ojos. Si seguía sudando así se quedaría sin maquillaje - Yo sí quería, pero el decía que era pronto, que aún teníamos  tiempo.

- ¿Tu marido?

- Sí. El muy imbécil se mató en un accidente de coche. Tu también tendrás que volver en coche después.

 

La actitud de él cuando preguntó por su hija le hizo gracia. ¿Cómo podían ser tan cínicos? Ofendido, casi tímido. Volvería a la casa y acariciaría a la niña, con aquellos dedos finos y torpes, y después le daría un beso a su mujer, mientras decía que una reunión, un bar o unos amigos... Quizá otro día, cuando regresara bebido se mataría como Luis y en el coche encontrarían también dos cuerpos, en lugar de uno, dos cuerpos en alguna posición insólita. La gota de sudor resbaló por su mejilla y llegó hasta el cuello. Giró el cuerpo  y le echó las piernas encima. Después descorrió los muslos y dejó que él llevara la vista allí. El dolor de cabeza era ahora más fuerte y sintió que jamás podría despegar el vestido de su piel, del sofá, de todo el asco que sentía.

- Quítate los pantalones, Richard. Quiero verte desnudo.

- Preferiría que me los quitaras tú.

- Ponte de pie y quítate los pantalones. ¿Quieres acostarte conmigo  o no?

Metió un dedo por el ojal de su camisa. Tocó la mata de pelo que en aquel lugar tenía un tacto suave, casi sedoso.

- No me digas que te da vergüenza - lo dijo en un tono blando, casi seductor.

Después se levantó y fue hacia el equipo.

- Está bien, déjalo.

Apretó el botón y sonó algo de los Dire Straits. Un disco que siempre le había gustado a Luis. Se dio la vuelta. Richard se había incorporado. Ahora estaba sentado con la espalda recta y las manos sobre las rodillas. Ella lo tomó de una mano y lo llevó hacia el centro del salón. Él se dejó hacer. Mientras bailaban se desabrocho los cierres y dejó caer el vestido. Richard bailaba sin ritmo  y también sudaba. Podía notar su espalda húmeda y los surcos de la frente que estaban llenos de puntitos rojos y amarillos. El olor del cuello era aún más agrio, más penetrante.. La mano de él comenzó a recorrer su espalda. Lo dejó hacer hasta que notó que  se posaba sobre el borde de las bragas y trataba de bajárselas. Lo empujó.

- Quítate los pantalones, Richard.

 Esta vez Richard no se opuso. Se desabrochó los pantalones deprisa y los dejó caer. Observó un momento las piernas blancas, un poco delgadas. Después puso una mano en la entrepierna, por encima del calzoncillo, y comenzó a restregar. Escuchó el clic del frigorífico al ponerse en funcionamiento. La respiración de él se hizo entrecortada, como una máquina de tren cuando toma velocidad. Intentó besarla en los labios, pero lo esquivo.

- Ahora yo - dijo.

Quería haber dicho que ahora era ella la que decidía, pero no acabó la frase. La música había dejado de sonar. Sólo podía escuchar  la respiración de él y el silencio; un silencio opresor que le recordaba a otros silencios.  Volvió a sentir de nuevo la náusea y el dolor de cabeza comenzaba a convertirse en algo insoportable, un animal que le royera el cerebro por dentro. Comenzaba a sentir que algo se rompería dentro de ella.

- Quiero verte desnudo - dijo.

Se echó para atrás y lo dejó solo en medio del salón.

- Quiero verte desnudo ahora.

Richard estaba ridículo con los calzoncillos largos, los zapatos y los calcetines. Ella sentía ganas de vomitar, una bola ascendiendo por su estómago, una bola caliente desde los intestinos hasta la garganta. Una bola que se le pegaba a los dientes y a los labios, amarga. Cruzó los brazos sobre el vientre. El cuerpo de Richard era más blanco aún de lo que había imaginado. Blanco y rojo. ¿También se lo habría parecido a los que sacaron del coche el cuerpo de Luis? Los policías sacando a Luis. A Luis y otro cuerpo, y pensó, cabrón, mientras se tocaba el vientre desnudo, el vientre vacío. Cabrón, su vientre, el suyo, y una niña de cabellos negros, una casa vacía, una mujer que espera, y se tapó la boca para no vomitar. La bola estaba en su boca, casi incontrolable y la cabeza le iba a estallar.

- Lárgate, Richard.

Richard se detuvo, con los calzoncillos en los tobillos, todo aquello colgando ahora como un pez muerto.

- ¿Qué? ¿Qué me largue? ¿Tu estás loca?

Richard se subió los calzoncillos.

- Lárgate. Quiero que te vayas. Eres un cabrón.

 

Luis era un cabrón. Miró directamente a Richard a los ojos, los ojos marrones que no eran como los de Luis. Richard no era Luis y a la vez era Luis, aunque no tuviera los ojos claros y verdes. Y en aquellos ojos marrones comenzó a ver la ira, ocupando todo el iris, ocupando las arrugas alrededor de los ojos,  la cara, extendiéndose hasta que todo el cuerpo estuvo tenso, rígido. Después lo vio avanzar hacia ella, gritando, una mano levantada. Le escuchó puta mientras notaba su cabeza ardiendo, su estómago ardiendo. Y fue entonces cuando todo estalló. Las mentiras de Luis. Todo mentira. Demasiado trabajo. Todo mentira. Te quiero. Todo mentira, y ahora no había futuro. Allí. Ahora. No había futuro. Notó en la mano el metal. La cabeza ardiendo. El atizador. La bola en el estómago. Lo tomó con las dos manos y golpeó, con todas sus fuerzas. Escuchó el estallido, una resonancia de vidrios rotos, en las sienes, en el estómago, vidrios rotos. Se le metieron en los ojos, dentro, todo borroso, negro, todas las cenizas de Luis sobre su cuerpo, en el suelo, flotando aún en el aire, lo que quedaba de Luis, como un recuerdo que se aleja. Y mientras aún escuchaba el sonido de vidrios rotos sintió cómo se vaciaba la cabeza, como si la cabeza, como la urna, hubiera estado también llena de cenizas o de recuerdos.

Dejó caer el atizador y por un instante también creyó que ella misma se iba a desplomar. La sobresaltó el ruido de la puerta. Aún quedaba ropa de Richard un poco más allá, la corbata y un calcetín. Se sentó en el sofá. Sonrió.  Lo primero que pensó fue en Richard corriendo desnudo por la calle; después en una niña de pelo negro jugando en el vestíbulo. Se palpó el vientre. También la bola había desaparecido.

 

José Ignacio Fernández Piñeiro, Madrid, 6-2-2008

 

 

 

 

Fragmento del relato  

La tumba

 

..........

Ya Prudencio mascaba y tragaba su decepción desde que él mismo, su mujer, y la gente en general toda, dejaron de encontrar en los niños parecidos físicos con todo el mundo emparentado para rebuscar, donde era evidente que no existía, alguno con él. Y por fin, el día en el que el menor cumplía los cinco años, tanto Prudencio como el resto de los adultos que asistían a la fiesta ya no necesitaron hacer más conjeturas sobre esos parecidos, al tiempo que Lupe presentaba, visiblemente azorada, a una pareja que nadie parecía conocer: la formaban su jefe y esposa, que habían acudido de improviso a la celebración.

Hacía años que Prudencio deseaba conocer aquel paradigma de la bondad patronal, pero Lupe siempre lo había evitado de mil sencillas maneras. Al fin pudo saludar al más humanitario de los jefes, al que accedía de buen grado a  todos los permisos que Lupe pedía, al que siempre concedió cuantos aumentos de sueldo ella le solicitó, al que jamás la llamó al orden por sus constantes retrasos, y, por su fisonomía de acusados rasgos, al padre de sus hijos.

 

            Prudencio desde aquel momento, y de súbito, alteró su hábito y comenzó a mascar y a tragarse su orgullo. Se juró no hablar con nadie del caso, ni siquiera una palabra al respecto cruzaría con su mujer; pero también se juró hacer de ella la más torturada de las mujeres hasta acabar dándole la más cruel posible de las muertes. De puertas afuera seguiría manteniendo su fama del hombre pacífico, cerebral y flemático que todos conocían, pero en su casa no sería sino la furia ciega desatada hecha hombre.

 ...........

Toaj Tagore Dauchna,, 6-2-2008 ***

 

 

Sheerezade

 

“Oigo voces. Eso es todo lo que sé”

No es mi voz, son otras voces, voces de hombres y de mujeres. No estoy loca. Lo que ocurre en mi cabeza no es locura. No me invento las voces. Las voces no me piden nada, hablan entre ellas, o pronuncian discursos. Son como fantasmas abandonados que no saben donde ir, fantasmas que se han quedado dentro de mi cabeza…

Ana Karenina dice: no vi el tren.

Gregor Samsa dice: me quedé plano y vacío.

Pinocho dice: siempre fui un ser humano, excepto que nadie lo vio.

Ivan Ilich dice: mi mujer siempre me quiso, excepto que se olvidó de mí.

Cuando camino por la habitación (a veces estoy sola aunque la habitación esté llena de gente) las voces me hacen compañía. Al principio tuve miedo de las voces, ahora ya no, ahora no sabría vivir sin ellas. Me aterra pensar que me puedo quedar en silencio, que todo se puede quedar en silencio, que me puedo quedar en mi sillón mirando durante horas una pared blanca.

Eso es lo que me ocurría en el hospital. No estaba loca, simplemente no tenía nada en qué pensar; o tal vez eso es la verdadera locura, tener la conciencia de que uno piensa, pero no tener otros pensamientos que una pared vacía. Pensar: estoy contemplando una pared vacía, estoy mirando una pared vacía, veo una pared blanca y vacía…

 

En esa pared blanca apareció Sheerezade, amenazada de muerte y narrando; contándole al sultán una historia, y después otra historia; una historia dentro de otra historia. ¿Cuántas historias son necesarias para seguir viviendo? ¿Y si no hubiera sultán?, ¿y si el sultán hubiera sido sólo una excusa para seguir narrando? Todos tenemos a un sultán blandiendo una amenaza, la última amenaza, la muerte, un día u otro, o la locura. La locura es la muerte. La locura es el vacío. Lo demás no es locura.

 

(Gregor Samsa dice: me he quedado sin voz. Quiero decirle a mi hermana lo que pienso, quiere decirles a mis padres que los quiero, pero de mi garganta (¿es esto que tengo una garganta? No salen más que chirridos. Con chirridos no se puede hablar).

Ana Karenina dice: no vi el tren.

Gregor Samsa dice: Pinocho, al menos, podía contar mentiras y tenía forma humana.

Pinocho dice: Gregor por lo menos sabía lo que es haber sido humano, sabía  que es ser tratado como humano. ¿por qué no iba yo a contar mentiras?

 

¿Cuántos días pasé mirando la pared en blanco? No lo sé. Si uno no cuenta, si uno no se cuenta a sí mismo, los días no existen. Sólo existe el antes y el después. Si uno cuenta y no lo escuchan (la bata blanca es una pared vacía también) no existe. Sólo Dios puede narrar y no ser escuchado. Sólo Dios puede narrar desde el vacío y para el vacío.

 

Iván Ilich dice: ¿Fue la pierna la que me mató? ¿Puede una pierna matar o ya estaba muerto antes, antes de golpearme, antes de que mi pierna enfermara? Al menos Gregor producía repugnancia. Hablaba con su repugnancia. Yo no era repugnante. Yo no era nada.

 

Ana Karenina: no vi el tren.

Pinocho: Yo me convertí en niño. ¿No es verdad?

Jonás: viste el tren. Yo estuve en la ballena y después salí.

Ana Karenina: no vi el tren. Tú tuviste más suerte. Una ballena no es un tren.

Jonás: Háblame del tren.

Ana Karenina: no lo ví.

Jonás: dentro de la ballena todo estaba oscuro.

Iván Ilich: en mi habitación todo estaba oscuro también.

Jonás: una habitación no es una ballena.

Iván Ilich: si lo es.

Jonás: yo salí de la ballena.

Iván Ilich: tu no saliste solo de la ballena. Tú saliste de la ballena porque alguien habló contigo. Tú lo llamaste Dios.

Ana Karenina: los trenes no hablan.

Iván Ilich: las habitaciones tampoco.

Pinocho: no hubo ningún tren ni ninguna habitación.

Ana Karenina: no vi el tren. Alguien me ha dicho que hubo un tren, pero yo no lo vi. Sólo sentí la oscuridad.

Pincocho: yo era de madera. Si uno es de madera no puede salir. Uno no puede salir de sí mismo. ¿Me convertí en un niño?

Gregor Samsa: si uno es un insecto no puede salir de sí mismo. ¿Cómo podría? Yo quería ponerme de pie, pero las patitas se movían en el aire.

 

Sheerezade se casó con el sultán. Tal vez ésa sea la única manera: casarse con el sultán. Casarse con el sultán y no dejar de narrar. ¿Cómo podría escapar uno al sultán? Es mejor no dejar de narrar, aplazar la condena todo lo posible, tal vez pensar que no hay condena. El sultán no es la muerte. El sultán quizá es tan sólo la locura.

 

José Ignacio Fernández Piñeiro, Madrid, 24-1-2008

 

 

El vuelo del pájaro

 Iba yo mirando distraídamente a través de la ventana del autobús que me llevaba de regreso a casa. El viaje se hacía largo y pesado, el calor agobiaba, pero el paisaje era siempre el mismo y siempre distinto.  La obscura silueta de las montañas contra el horizonte.., pájaros de plata surcando las nubes y los cielos, unos descendiendo hacia la gran ciudad, otros alzando vuelo hacia lejanos destinos.., pueblitos que se sucedían en sus diferencias.., trabajadores extranjeros de rostros y cuerpos agotados y sudorosos que anhelaban el descanso.  El silencio en el autobús solo era roto por el ruido del motor y las melodías de los móviles, chillonas e indiferentes a mis resignados oídos.

 Intenté  concentrarme en el espectáculo que se ofrecía a mis ojos,  pero fue inútil, una voz de mujer dominaba el espacio sin dar lugar a pensamientos íntimos ni miradas distraídas. Miré con disimulo hacia atrás y vi a una mujer joven, muy morena, cuyo negro pelo estaba desarreglado de cualquier manera, gruesos labios siliconados, cuerpo de irregulares formas, grandes pechos, piernas cortas y corto cuello, estrechas caderas y vestimenta desaliñada y tosca que dejaba ver los tirantes de un sujetador negro y descubría un muslo regordete balanceándose sobre el otro.  A pesar de su aspecto y de la estridencia de su voz, me sorprendió el buen dominio que mostraba de algunos idiomas, alternando sus conversaciones entre el español, inglés, francés y alemán. También eran chocantes los temas  que abordaba y la diversidad de sus interlocutores ... Francois, John, Hans, Juanma, Javi..., alguna mujer cuyo nombre olvidé, fueron todos ellos protagonistas de largos monólogos con un denominador común: ciertos servicios prestados por la mujer morena y el no pago de los mismos por sus desagradecidos receptores. La intervención de la mujer cuyo nombre olvidé se limitaba a escuchar un agrio resumen de cada conversación, salpicado de innumerables quejas por tales incumplimientos.

 

Yo escuchaba esto, no había forma de evitarlo, tal como lo escuchaba el resto del pasaje. Todos callábamos y mientras más callados nos quedábamos, más subía el volumen de voz de la mujer morena.  Sentí la necesidad en algún momento de gritar: "Basta!! ¿cómo puedes invadir y violentar mis pensamientos, mi sensibilidad, mi silencio?... Y no supe ni pude hacerlo...  Me di cuenta con desánimo de que todo un grupo de personas parecíamos intimidados ante un lenguaje procaz proferido por unos labios de mujer que eran todo menos suaves y delicados y mucho menos femeninos..., en realidad, eran la insolencia y la grosería en sí. Y me pregunté si estábamos intimidados o ya nos habíamos acostumbrado... Me quedé en la duda..,  ¿cobardía?..... ¿costumbre?..  ¿ quizás diversión?  No lo sé.

 

Sumida en estas interrogantes e indignada conmigo misma capté de pronto un movimiento a mi derecha, a través de la ventana. Giré la cabeza, levanté la mirada y le vi.., el pájaro aleteaba y volaba en la misma dirección y a la misma velocidad del autobús, justo a mi lado, casi a mi altura.  Era todo belleza, fuerza y armonía e inquebrantable determinación.  Era evidente que seguiría volando, seguiría aleteando hasta alcanzar una meta para mí desconocida, quizás para él también, y que jamás cejaría en su empeño.  Su pequeño pecho palpitaba con fuerza, su cabecita rompía fieramente el aire, sus alas se elevaban  y descendían en un compás interminable, ocultando y descubriendo las patitas pegadas a su cuerpecillo..,  y seguía volando, aleteando sin cesar.  Quise creer que en algún momento intercambiamos una mirada de comprensión y complicidad, pero quizás fue sólo mi imaginación.  Porque si eso hubiese ocurrido, si hubiese existido esa mirada fugaz y cómplice que quise adivinar, era sin duda un mensaje.  En toda mirada hay siempre un mensaje, sólo hay que entenderlo.

 

A partir de ese momento mis pensamientos volaron por otros caminos, mucho más placenteros y gratos.  Solo podía mirar a mi alado compañero de viaje y ya no escuchaba la voz estridente y grosera de la mujer morena, ni el ruido del motor del autobús ni el suspiro agobiado de los pasajeros ni la melodía insolente de los móviles.  Le vi dar un brusco giro y desviar su rumbo.  Le vi alejarse y perderse en la distancia en un fantástico vuelo de libertad.  Y ni siquiera me di cuenta de que la mujer morena se había apeado en algún momento, en algún lugar, seguramente quejándose ruidosamente de todos los Francoises, Johneses, Javies  de este mundo, y algunos otros más..,  nada quedaba de ella..,  en mis ojos sólo cabía la imagen del pájaro en un vuelo incansable a lo desconocido y en mis oídos un apacible silencio que lo llenaba todo.

 

Finalmente llegué a casa..... ¿a dónde habrá ido él?

 

María Gabriela SOFFIA FONCEA, Rascafría (Madrid), 8-1-2008

 

 

 

LA PALOMA BLANCA DE PATA COJA Y

EL GATO NEGRO DE RABO CORTO

 

            La niña salió a la terraza.  Quería ver las montañas y el sol de las primeras horas de la mañana que ascendía lentamente desde el oriente a través de los picos nevados.  Con sus brazos sobre la baranda y su carita apoyada en las manos, contempló las montañas azuladas y sus blancas cumbres, que ya no eran tan blancas…, mostraban pinceladas rosas, celestes y grises…, sintió la calidez de los rayos del sol que asomaba su sonriente cara redonda, tocó, olfateó y acarició las flores y plantas que decoraban la terraza, dijo algunas palabras a una avispa que zumbaba revoloteando a su alrededor, miró otro techo vecino donde anidaban un matrimonio de pajarillos y sus hijos…  y se sintió feliz.  Quería llamar a sus padres, a sus hermanos y a su mascota Chimpun, un cachorro de seis meses que sólo sabía jugar y ladrar sin parar hasta que le acariciaran y alimentaran para que disfrutasen todos juntos de esos preciosos momentos…  Pero antes de llamarles, cerró sus grandes ojos oscuros de niña y dio un largo suspiro…, quería gozar de ese minuto único.

 

            Cuando los abrió, el sol, las montañas y el paisaje, los olores y los colores seguían allí, eran los mismos, pero había ahora dos personajes nuevos:  …una paloma blanca y coja de su patita derecha, que parecía extrañamente torcida hacia atrás…, …un gato negro de corto rabo porque algún no amante de los animales se lo había cercenado cruelmente por la mitad.  El gato y la paloma se habían encontrado mientras deambulaban sobre las tejas rojizas y gastadas de un pajar abandonado.  Se miraban con inquietud, la paloma blanca cojeando, mientras avanzaba y retrocedía sin saber bien qué hacer…, el gato negro moviendo su media cola, de acá para allá, de allá para acá, el lomo algo erizado y también inseguro de sus movimientos…, es que no se conocían…, no sabían qué esperar el uno del otro…

 

            La niña les observaba…, repentinamente estaba triste, no sonreía, no suspiraba…, y ya no deseaba llamar a sus padres ni a sus hermanos ni a Chimpun…  No quería compartir con ellos la tristeza que sentía al ver el gato negro y la paloma blanca tan desamparados e infelices.  La negrura del gato y la blancura de la paloma eran tan grises, tristes y apagadas que sentía pena al sólo mirarles y ver el  temor que mostraban sus ojillos y sus movimientos.  La niña quería ayudarles, hablarles, alimentarles, acariciarles…, pero no sabía cómo. 

 

            De pronto supo lo que tenía que hacer…  Había visto una larga escala apoyada sobre una de las paredes del pajar y creyó que podría llegar al techo y reunirse con la paloma blanca y el gato negro.  Tan pronto lo pensó salió corriendo, no sin antes advertir a su madre de que tenía algo muy, muy urgente que hacer y que la esperasen para desayunar todos juntos.

 

            Se introdujo en el solar por uno de los muchos agujeros que mostraban sus paredes exteriores y se dirigió inmediatamente al pie de la escala apoyada en la pared del pajar.  Al mirar hacia arriba, se dio cuenta de que era muy elevada y sintió algún temor, pero no se amilanó y dijo…. ¡vamos allá!...  Escaló lentamente al principio, porque un pequeño miedo no la abandonaba, pero decidió mirar el cielo y olvidarse del suelo que se iba alejando de sus ojos y pies.  Cuando sólo faltaban cuatro o cinco peldaños, asomó su cabecita sobre el techo y vio con sorpresa que el gato negro y la paloma blanca ya estaban ahí, a menos de un metro de distancia…, esperándola, casi tan sorprendidos como ella.  Se miraron todos, la niña, el gato, la paloma…, y algunos otros que sobrevolaban o revoloteaban alrededor también miraron…, la avispa que volaba y se revolvía en círculos infinitos, el matrimonio de pajarillos y su prole que iniciaban una nueva vida, una araña que no sabía bien si subir o bajar por la pared del pajar, y en lo más alto de las alturas, otras parejas, esta vez de buitres y águilas reales que flotaban y volaban al compás de las corrientes de aire.  Una vaca que pastaba en un campo quiso también fisgonear un poquito pero realmente se encontraba muy lejos y parece que, además, era un poco cegatona.  Y un perro que solía pasar por el lugar mostró algún interés, pero rápidamente lo olvidó para salir corriendo y ladrando tras su amo.

 

            La niña hizo un último esfuerzo y logró finalmente sentarse en el tejado, intentando afirmarse en las tejas montadas una sobre otra para no resbalar y caer.  Cuando se sintió segura, les miró.  El gato y la paloma también la miraban, inmóviles.  Ella quería hablarles pero sabía muy bien que no podían responderle.  Y sólo pudo extender sus manitas, una hacia la paloma blanca y la otra hacia el gato negro.  Mientras las extendía invitándoles a acercarse, les vio temerosos al principio y confiados e ilusionados después.  Ambos se aproximaron cautelosamente a sus manos extendidas, y la niña sonreía.  Les susurraba palabras de aliento y cariño, el gato ronroneaba y la paloma emitía su cucurrucutú, y parecía que estaban conversando.  Ella les hablaba en voz muy baja, y el gato y la paloma la miraban con atención, los ojitos amarillos del gato y los ojitos rojizos de la paloma, clavados en ella…  Les explicó que nunca más estarían solos, porque se tenían el uno al otro y ella estaría allí con ellos, nunca les abandonaría.  Que juntos los tres encontrarían un lugarcito cálido y amable donde refugiarse y protegerse de los fríos, las nieves, las lluvias…, y donde ella podría alimentarles, porque vendría todos los días, subiría uno a uno los peldaños de la larga escala, les traería cositas ricas para comer y pasaría muchos minutos con ellos para acompañarles y conversarles.  Y quien estuviese observándoles en ese momento, habría visto la cabecita de la niña, inclinada y casi rozando a sus nuevos amiguitos que alargaban, el gato su patita, la paloma su cuello, para estar muy cerca de ella.  Después de unos momentos de silenciosa conversación que sólo ellos entendían, la niña extendió una mano y les mostró una ventanuca que sobresalía del techo del pajar.  A pesar de sus vidrios rotos y aspecto desaliñado, era un lugar habitable y protegido y los dos estarían muy bien allí.  Quizás hasta podría albergar en algún momento a otro u otros desamparados que por el lugar vagaran.  Y mientras les veía dirigirse hacia la ventanuca para entrar en su refugio, la paloma blanca renqueando y el gato negro con su medio rabo bien parado y recto, intercambiando miradas de mutua confianza y cariño, la niña empezó a bajar la escala, sin miedo alguno.  Antes de que su cabecita desapareciera en su camino descendente, alcanzó a gritarles:  …¡Mañana os veo…! …¡Esperadme…!

 

Una vez en el suelo, abandonó el pajar y volvió corriendo a casa.  …¡Mamá!..., … ¡Papá!...  ¿Está listo el desayuno?...  Tengo mucha hambre…

 

María Gabriela SOFFIA FONCEA, Rascafría (Madrid), 8-1-2008
 


 

 

Giro inesperado

 

Si lo ves quieto, Hipólito es un hombre normal. Cuando comienza a andar la cosa cambia: se convierte en un ser estrambótico. No se conoce el origen de su manía, pero lo cierto es que los médicos que ha visitado no han sabido darle una solución. A él le da igual, es a su familia a quienes les importa.

El problema de Hipólito consiste en que sólo es capaz de girar hacia la izquierda; a la derecha no puede.

Vive en el cuarto piso, justo encima de nuestra casa. Compró allí por la ubicación del ascensor, saliendo de su puerta y a la izquierda. Las escaleras están a la derecha pero la obsesión le prohíbe bajarlas. Cuando llega a la calle, se coloca de espaldas y sale de la cabina dando un giro de doscientos setenta grados (tres cuartos de vuelta) a la izquierda sobre su propio cuerpo para evitar una columna que le obligaría a torcer a la derecha. De esa forma queda alineado con el portal de entrada y puede salir sin mayores inconvenientes. Es lo único que sabe hacer de espaldas, pues tampoco puede caminar de ese modo durante mucho rato; es torpe y se cae con facilidad.

Cuando compró el piso tuvieron que tirar todos los tabiques abajo y construirlos de nuevo para que Hipólito pudiera desenvolverse. La vivienda perdió algunos metros cuadrados útiles que se dedicaron a hacer pasillos laberínticos. Un día me invitó a que entrara y me recordó a la banda de Moebius que mi papá tiene colgada en su despacho.

Hipólito tuvo que abandonar su vida -el trabajo, los amigos, la diversión- porque  no podía acceder a los sitios. Intentaba, por ejemplo, buscar la calle de su oficina pero le era imposible aproximarse a ella siguiendo aquel sentido de rotación continuo.

Muchas veces no es capaz de regresar a casa porque no encuentra la ruta apropiada, aunque ya hace tiempo que no se pierde porque también se ha acostumbrado a repetir el itinerario.

«Es una persona muy inteligente», me dijo ayer mamá. Ella cree que ésa es la causa de su mal. Dice que la gente que es inteligente tiene manías raras. «Ése es Hipólito», pensé.

Hipólito ya tenía sesenta años cuando supe de él. Somos nuevos en la comunidad y, al poco tiempo de llegar, me lo encontré liado en la escalera, un día que saltaron los plomos del edificio. Se sentó conmigo en el descansillo y allí nos hicimos amigos. Es como un abuelo para mí; a los míos nunca los conocí.

Siempre me comenta que en la vida todos damos vueltas alrededor de lo mismo y que pocos encuentran la senda exterior. «Sal a tiempo de la rueda», me aconsejó.

La semana pasada dio un giro inesperado a la derecha y entró en un estado de desorientación perpetuo: sigue dando vueltas delante del ascensor, en la planta baja, buscando una salida.

 

David Macías Verde, Las Palmas de Gran Canaria, 2-1-2008

 

 

 

COLABORADORES Y OBRAS

Las obras tituladas en amarillo se destinan

a publicación gráfica, por lo que sólo

se exponen fragmentadas

 

Alexis Brito Delgado

Albatros

Los perros de la guerra

Álvaro Adrián Perdigón Delgado

Él, el escritor y él mismo

Ana Clara Breature

Los aires de la granja

Pausa

Saciedad

Sobrepaño

Ancora Bikey

El secreto mágico del abuelo Rafael

Última carta a Julia

Ángel Navas Rodríguez

Virtudes

Ángel Ruiz Cediel

Alas, por fin

El círculo

El héroe

El tango de las dos españas

Germen de Dios, semilla del diablo

Minueto

Objetos perdidos

Olvido

Querida madre

Subastas

Visiones

Vivalda ya tiene su flor

Antonio García Fuentes

Se roba todo: se compra todo lo robado

Clara Peñalver Jurado

La cordura de Isabel

Conchi Postigo

Grata infancia

Sanaa

Charo Rodríguez

Impotencia

David Macías Verde

Giro inesperado

Una tarde en la plaza de Caraisco

David Temprano de Miguel

La huida

Eugenio Fraile

Espadas en la frontera

Félix Jaime Cortés

Esta casa es un puñetero desastre

La charla informal

Tarifa plana

Fernando Gómez Albarrán

Adagio a cuatro voces

Gemma Cantador

Delicatessen

Guillermo Cabrera Hernández

1936

Horizontes

Los suspiros del viento

Lucía

Iván Periáñez Bolaño

El juicio de Eros

Javier Pellicer Moscardó

El día que cambió el mundo

El retorno a la inocencia

Yo siento

Jesús Rodríguez Silva

Eva

El tahúr

Flor

La condena

Jesús Sanz Perrón

Cuatro siglos de nada

El cuerno de la abundancia

El maquinista

Jorge Margall

Silencio

La senda

Sol de Levante

José Ángel Ordiz

Nunca seremos ángeles

José Antonio Martínez Sánchez

Fría y sin embargo...

Hay que tomar medidas

José Claudio Suárez

Todos hemos sido niños

José Ignacio Fernández Piñeiro

Eternidad

Huir de las cenizas

Sheerezade

José Luis Muñoz

COLABORACIÓN ESPECIAL

La Oficina

Juan Antonio Barros Jódar

Bernardo de Plasencia

El santuario de Anusir-Bet

La casa del escribano

Los trenes de la noche

Juan Ortega

La cacatúa

Juan Pan García

Los Rosales

Matador

Julián Granado Martínez

Interior de reloj averiado

Julián Sanz Pascual

¡Arriba ese muerto!

Lola Mariné

De la muerte y del deseo

El ascensor

Luis D. Gutiérrez Espinoza

Gabo, el memorioso

La jodida manía de escribir

Luis Miguel Blázquez

El mentalista que nunca fallaba

Objetividad

Magali Baudru

Un crimen espantoso

...Y luego, seguir caminando

Maite Rodríguez Ochotorena

La caja

Umbrella

Manuel Darío Quintana

Ra- El Porqué de algunas cosas

Manuel Pérez Recio

El_ ascensor

Esperando la lluvia

Hasta que la muerte os separe

La enfermera de Morfeo

La mirada tras los barrotes

Sabor a hiel

Mar Toharia Terán

Luces en el Horizonte

María del Carmen Guzmán

Diamantes malditos

María Gabriela Soffia Foncea

El vuelo del pájaro

La paloma blanca de pata coja y el gato...

María José

Fotos de cementerio

Ma. Rosario Ruiz Castillo

Tantaz

María Teresa Lezcano

El despertar de Federico Montiel

Geometría final

Urbe

María Teresa López Pastor

Misiva al mar

Maribel Egido Carrasco

...A Juana

Adiós, viejo amigo

Aquel baúl

Así no, Namir

El sueño

La marcha

No se fíe de Anselmo

Tenía razón Don Guillermo

Una carta imposible

Volver al pueblo

Miguel Ángel Gordillo

Tres princesas.com

Montserrat Navarro Ríos

La verdadera belleza

Los anillos perdidos de Ávalon

Ruidos

Nadia Hamam

Negro

Octavio A. Gómez Fernández

El tránsito

Paco Gómez Escribano

El cerrojo faz

El síndrome de Peter Pan

La caja

La carta

Las apariencias engañan

Un amigo en la noche

Vacaciones mentales

Pilar Arteaga Yáñez

El misterio del cuadro

Pilar Prieto

Amar sintiendo...

Aquel desconocido...

Miedo tonto...

Palabras, palabras...

Vivir con miedo...

Pilar Torrijos López

Travesía

Rafael Negrete

Una ecuación. La nuestra

Vasija

Ricardo Cayón García

Barco encontrado en una botella

Raúl Alberto Lilloy

Más Sócrates y menos Bill Gates

Rocío García Maraver

Ansia

Horas distintas

El azar cautivo

Tropiezos

Rubén Serrano

El horror subterráneo

Serge Olivier Leuba

El loco de la India

Severiano Gil Ruiz

Sus pies

Toaj Tagore Dauchna

Don Roberto et sa petite Françoise Hardy

El electoralismo y el postre

El terror tangible

La tumba

Meramente rojo púrpura

Utopía de un idioma común

Vinieron una tarde

Víctor Iglesias Gois

Ella y el alcohol

Xaro Cortés

Cualquier tiempo